Alexa

Advierten sobre “el principio de una epidemia de consumo de alimentos ultraprocesados”

A fines del 2019 la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizaron un informe donde revelaron el aumento en el consumo de estos productos.

“Estamos observando el principio de una epidemia de consumo de alimentos ultraprocesados”, afirmó Fabio da Silva Gomes, asesor regional en nutrición de la OPS, mientras se realizaba el informe. “Su venta crece desproporcionadamente en comparación con la de otros alimentos, invadiendo los platos con productos que no contribuyen a la buena salud”, sostuvo.

El informe que analizó el consumo de más de 250 productos alimenticios se realizó con información sobre Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Venezuela, que juntos constituyen el 80% de la población de la región de América Latina y el Caribe.

Según este estudio, todos los productos analizados “contenían cantidades excesivas de al menos uno de estos nutrientes críticos relacionados con las enfermedades crónicas no transmisibles (ENT) como son los azúcares libres, el sodio y las grasas totales, saturadas y trans”.

Y son justamente los alimentos ultraprocesados los que contienen mayor cantidad de estos componentes.

“Los alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales principalmente a base de sustancias extraídas o derivadas de alimentos, además de aditivos y cosméticos que dan color, sabor o textura para intentar imitar a los alimentos. Estos productos están nutricionalmente desequilibrados. Tienen un elevado contenido en azúcares libres, grasa total, grasas saturadas y sodio, y un bajo contenido en proteína, fibra alimentaria, minerales y vitaminas, en comparación con los productos, platos y comidas sin procesar o mínimamente procesados”, detalla el informe.

Tras este estudio, la OMS y la OPS concluyeron que “tanto la hipertensión arterial, como la hiperglucemia en ayunas y el sobrepeso o la obesidad, están estrechamente relacionados con la mala alimentación, debido en gran parte a la ingesta excesiva de nutrientes críticos relacionados con las enfermedades crónicas no transmisibles (ENT) como son los azúcares libres, el sodio y las grasas totales, saturadas y trans”.

También sostiene que “la ingesta excesiva de estos nutrientes es resultado, en gran medida, de la amplia disponibilidad, asequibilidad, publicidad y promoción de productos alimentarios ultraprocesados y procesados que contienen cantidades excesivas de estos nutrientes”.

“Estos factores fueron responsables de 44,5% de las muertes en la Región, es decir, cerca de 3,2 millones de muertes. Por otro lado, son los factores que más contribuyeron a la pérdida de años de vida sana en la Región, con 83 millones de años de vida sana perdidos”, alertaron los investigadores en este documento tras finalizar el estudio.

Lee el informe completo: 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas