Alexa

El hospital curó más de 5000 juguetes que fueron donados para regalar a los niños y niñas en su día

El hospital de juguetes Misiones realizó la donación de más de 5000 juguetes que serán repartidos entre los niños de distintos puntos de la provincia para celebrar el mes de las infancias. Silvia Moreno, quién está al frente del hospital, contó como es el trabajo voluntario que viene realizando desde hace 7 años.

“Trabajamos todo el año, de febrero hasta esta fecha. Y después, seguimos trabajando, para Navidad y Reyes”, contó Moreno y agregó que, “trabajamos los 6 días de la semana, pero este año se notó mucho la merma en la cantidad de donaciones, comprendo que está complicado para todo el mundo. Nosotros hacemos es un traspaso de trabajo entre lo que está roto o lo que ya no se usa más, para ponerlo en condiciones para que otro chico lo disfrute, esa es nuestra tarea” desde el hospital de juguetes.

Dentro del hospital se desempeñan alrededor de 10 voluntarios que se toman el trabajo de reparar cada uno de los juguetes y dejarlo en condiciones para darles una nueva oportunidad, “a veces son más, a veces menos. La gente viene cuando puede, cuando tiene disponibilidad horaria o cuando le gusta. Eso está fantástico”, cuenta Moreno.

Y agrega que, “Tenemos dos señoras que se dedican a arreglar bebes, y una a arreglar barbies, que lleva mucho detalle, mucho tiempo ponerlas en condiciones porque llegan bastantes deterioradas. Hay que limpiarlas, ponerlas en condiciones, vestirlas. Lo mismo pasa con los camiones, con los autitos”.

En el hospital todo se recicla, y reciben las donaciones en cualquier condición, juguetes rotos, piernas, brazos, ruedas sueltas, “pedimos a los padres que no tiren esas partes, que nos traigan todo. Nosotros reutilizamos para armar para volver a armar otras”, contó Moreno y agregó que, “el 85 % o 90 % de lo que arreglamos no es como, era originalmente”.

 

Tal vez le interese leer: Día de las Infancias: realizan una donación solidaria para comprar juguetes para niños

 

Rodeados de tantos juguetes, no es difícil imaginar que estos voluntarios regresen a la niñez por un momento. Y como Moreno lo cuenta, muchas veces cuando lo terminan de reparar se toman un tiempo para ver cómo quedó el juguete, y ¿Por qué no? jugar un rato.

 

Buscan la transparencia en las donaciones

Para recibir donaciones del hospital los distintos merenderos, comedores, escuelas y hogares pueden enviar una nota, especificando la cantidad de niños que van a recibir estos juguetes, “tratamos de trabajar lo más transparentemente posible, de modo que el donante vea a donde van sus donaciones. Pedimos notas para que quede todo documentado y, después fotos donde muestran lo que les mandamos para que el donante vea que están ahí sus juguetes”.

A la vez que solicitan que estas sean enviadas con anticipación, “para el día del niño recibimos pedidos con 2 meses de antelación. Creo que andamos alrededor de los 5000 juguetes donados, el año pasado entregamos 6000, el anterior en plena pandemia también entregamos 6000, el anterior 7000 y el anterior 10000 porque teníamos muchas donaciones. Muchas veces las donaciones, para felicidad nuestra vienen con poco trabajo, entonces uno puede sacar más rápido las cosas”, reseñó Moreno.

Y agregó que, “les pedimos que en cada nota nos detallen la cantidad de nenas y varones, que sean honestos. Nosotros tratamos de trabajar con toda honestidad, tratamos de ser estrictos con eso y de repartir lo más posible”.

Además de la reparación de los juguetes, cada regalo es casi personalizado, es por ello que desde el hospital piden el detalle de los niños que van a recibir estos juguetes, sus nombres y sus edades, para así poder seleccionar uno para cada uno.

En el hospital todo se recicla, Moreno cuenta que aquellas partes que no se utilizan para reparar otros juguetes, son utilizados para crear cosas nuevas en un taller de reciclado que lo dicta otra de las voluntarias. Allí se crean nuevos juguetes, nuevas versiones.

También “recibimos mochilas, cartucheras útiles escolares todo el año. Tenemos una voluntaria que se dedica a reciclar todo y armamos lo mejor que podemos para entregarlas en las escuelas de frontera”, a principio del año escolar.

Las donaciones o bien las notas solicitando donación de juguetes reciclados, puede acercarse a Martin Fierro 3807, esquina comandante Miño. “Estamos de 8 a 12 y de 14 a 16, de lunes a viernes y los sábados estamos de 8 a12. Trabajamos todo el año, hacemos un receso en enero”.

“El reciclaje es un trabajo lento, trabajamos de febrero a agosto para el día del niño y nos queda muy poquito tiempo de agosto a diciembre, para Navidad entonces hace falta gente que colabore y hacen falta juguetes fundamentalmente”, puntualizó la voluntaria.

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas