Alexa

3 Miradas | Gustavo Pona, empresario gastronómico habló de la “Ruedita”, el “Rancho Asador Criollo” y su último proyecto “Rustic Beer Bar”

El dueño de “La Ruedita”, ubicada en Arrechea 835 en Posadas, habló sobre su negocio gastronómico y explicó cómo trabajan para mantenerse vigente desde hace 19 años en el rubro. Además, se refirió al “Rancho Asador Criollo”, y “Rustic Beer bar”, su último proyecto en pandemia.

Gustavo Luis Pona, empresario gastronómico, sostuvo que sus inicios fueron en relaciones públicas, luego pasó al sector gastronómico en el cual está hace 19 años. “La Ruedita es un día a día, ya que es un lugar de mucha trayectoria y somos la segunda generación de la misma”, indicó.

Sostuvo que es un trabajo de muchas horas para que todo salga de la manera que corresponde. Además, destacó que al ser de una nueva generación con su socio, tratan de fortalecer todos los puntos para mantener los clientes antiguos.

Para Pona, su restaurante es elegido porque los clientes se sienten a gusto y no se equivocan con respecto a menú, platos y atención. “Ir a La Ruedita es una tradición, no le falla a la gente que nos visita, y siempre mantiene su mismo standard de mercadería, comida y cantidad”, resaltó.

Incluso, señaló que tratan de mantener los precios, “sostener los precios no muy altos en la Argentina es una actividad constante, y lleva mucho tiempo”. Aseguró, que detrás de cada detalle del lugar hay un gran grupo de trabajadores que están desde las 7 de la mañana hasta las 2 de la madrugada. Detalló que el pensamiento sobre los platos es que sean “rico, mucho y barato”.

En cuanto a la atención, dijo que “realizan las labores para que cada cliente se sienta bien, su paso por el lugar salga de excelente manera y se sientan como en su casa y disfruten”, señaló. Afirmó además que quienes allí trabajan “se caracterizan por prestar atención de calidad a los visitantes”.

Sin embargo, comentó que si algo falla, esto se puede solucionar y los empleados tienen la orden de hacerlo inmediatamente, “puede pasar con la carne, si está dura o sucede con otra cosa porque somos humanos, el cliente avisa, se cambia de plato o se le da a elección otras opciones”, manifestó.

Otros lugares gastronómicos

Sobre el “Rancho Asador Criollo”, ubicado en Avenida Roque Pérez, Pona señaló que el restaurante surgió en una época difícil dónde Paraguay era competencia. Por el contrario, destacó que eso cambió ya que hoy en día el caudal de gente que lo elige, es mucho mayor.

Pona mencionó que cada lugar se caracteriza por su comida, “La Ruedita por sus galetos, El Rancho por sus asados, sopa paraguaya y a veces los clientes mencionan las caipirinhas”, expresó. En este sentido, explicó que cada restaurante tiene su identificación que consideró es resultado del trabajo.

Por otro lado, habló de su último proyecto “Rústico Beer bar”, ubicado en Alfonso de Arrechea 893 en Posadas, el cual inició en pandemia. De este modo, recordó que la obra ya estaba terminada, pero debido al confinamiento obligatorio decretado por Nación en aquel momento, solamente había delivery.

En primer lugar, Pona indicó que las mesas eran reducidas, de a dos o tres personas y luego se fue extendiendo hasta la reactivación total del sector, “fue una época difícil”, lamentó.

Con respecto a la elección del personal, Pona expresó que la mayoría tiene experiencia en el rubro gastronómico, pero que cuando toman personas nuevas sin trayectoria, buscan que estás sean buenas personas. Sobre esto último, sostuvo que quien es buena persona comienza desde abajo y va escalando de manera progresiva.

Por otra parte, señaló que más allá de las capacitaciones constantes que tiene el personal de cada perfil gastronómico, los trabajadores aprenden con el día a día y la atención a los clientes. “Si es buena persona y aprende con facilidad sabrá llevar la labor diariamente”, destacó.

Pona detalló que a nivel nacional existen capacitaciones con directrices de accesibilidad, que tienen que ver con la inclusión de las personas con capacidades diferentes. “En nuestros restaurantes tenemos una carta en braile desde el 2013 y un baño familiar para personas en silla de rueda”, expresó.

Sello cocinar

Pona detalló que esto se trata de que cada lugar se identifique con productos regionales. En tanto, señaló que “La Ruedita”, como el “Rancho Asador Criollo y “Rustic Beer Bar” tienen en sus cartas pescado y mandioca.

Explicó que hay una receta de pizza de mandioca, y de otras que incluyen pescados de río como pacú y surubí. “Se está implementando que existan recetas con productos e ingredientes de la zona”, resaltó. Agregó que estos nuevos desafíos implican salirse de la zona de confort y que esto “es una tarea de todos los días”.

Tras la pandemia, muchos locales gastronómicos debieron recurrir a la venta a través de deliverys, el empresario dijo que lo hacían con anterioridad pero que en pandemia fue constante, además de implementar la utilización de WhatsApp, algo que aclaró no están utilizando en el presente.

Actualmente, utilizan una aplicación llamada “WhyTree” para que los clientes realicen pedidos, estos salgan directamente a la mano de quienes lo preparan. Luego, dijo que los motomandados son de cada restaurante, y de allí salen los pedidos.

Para finalizar, sostuvo que los medios de comunicación para realizar pedidos son los teléfonos fijos de cada restó e insistió en el uso de la aplicación “WhyTree”. Recordó que en la pandemia todos los canales, incluidas las redes sociales se utilizaban, pero decidieron achicar estos por la repetición de pedidos que sucedían de un mismo domicilio, lo que dificultaba la tarea de preparación y distribución de estos.

Sobre abrir otros negocios gastronómicos en el interior de Misiones y en otros puntos del país, Pona indicó que existe una proyección a futuro. En este sentido, descartó una franquicia por la dificultad de mantener la calidad de los productos.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas