Alexa

Análisis semanal: Los regalos de navidad de Alberto y el boom de actividad en Misiones

Papá Noel llegó por adelantado para el Gobierno nacional con un regalo del FMI y otro de la oposición, que en su afán por extender su racha triunfal en Diputados se terminó autoinfringiendo una insólita derrota. En Misiones el fin de año volvió a ser sinónimo de una frenética actividad comercial y del inicio de una temporada turística que muestra niveles de reservas superiores a la prepandemia.

Si el resultado de la votación del proyecto de Presupuesto expuso que el oficialismo nacional no está habituado a lidiar con un Congreso en el que no tiene mayoría, el tratamiento de la ley de Bienes Personales demostró que Juntos por el Cambio también está lejos de dominar esa materia. Como si se tratara de cocineros inexpertos, invitaron a todos a la mesa sin antes verificar si tenían todos los ingredientes, resultó que no les alcanzaron los porotos y se terminaron comiendo un plato muy distinto al que pretendían cocinar.

Envalentonados después de haber volteado el Presupuesto que había enviado el Ejecutivo, integrantes del variopinto interbloque de Juntos por el Cambio convocaron a una sesión en Diputados para tratar la reforma de Bienes Personales, con la pretensión de bajar impuestos al segmento de mayor poderío económico del país.

En un mismo golpe, Juntos por el Cambio esperaba cumplir con algo de retardo su promesa de bajar impuestos, con la ventaja de que siempre es más cómodo bajar la presión impositiva cuando el que está gobernando es otro. Además apostaba a retacearle ingresos fiscales a un Gobierno nacional que los necesita más que nunca, en buena medida para poder salir de la cuantiosa deuda que dejó la gestión de Macri.

Embarrarle la cancha a Alberto para que su gobierno termine de la peor manera posible –el sufrimiento de la gente no entra en esa ecuación- y de paso hacer honor al marketing de la baja de impuestos. Dos pájaros de un tiro.

Pero resulta que el tiro les salió por la culata, porque antes de convocar a la sesión los opositores se olvidaron de tomar lista y resulta que tenían a dos de los suyos de viaje y una tercera no pudo asistir contagiada de coronavirus.

Esta vez el oficialismo contó con el acompañamiento de la izquierda que por coherencia ideológica nunca respaldaría un planteo para bajar los impuestos a los más ricos.

El Frente de Todos negoció una reforma de Bienes Personales más alineada con sus necesidades recaudatorias y más afín con las posturas que históricamente defiende la izquierda y logró imponer ese proyecto por diferencia de un voto.

En Juntos por el Cambio no se tomaron bien la derrota. Rodrigo de Loredo, flamante jefe de uno de los diez bloques que componen esa fragmentada fuerza legislativa, el bloque Evolución que responde al camaleónico Martín Lousteau, consideró que “si se organizara un campeonato intercontinental de picardías, el bloque oficialista lo ganaría”.

Para los intereses del interbloque que representa hubiera resultado más útil que en vez de buscar excusas cuando la derrota está consumada, procure garantizar la presencia en el recinto de sus diputados, entre ellos su mano derecha Gabriela Brouwer De Koning, que estaba sacándose fotos con Mickey Mouse en la cálida Florida mientras se debatía la cuestión. “No sabía que había otra sesión después de la de Presupuesto”, adujo a posteriori la despistada legisladora.

Otro que faltó a la sesión fue Álvaro González -del PRO muy cercano a Horacio Rodríguez Larreta- que había viajado a Alemania para asistir al casamiento de su hija. “No la veía hace dos años”, se excusó.

Lo curioso es que los dos diputados que no asistieron por encontrarse fuera del país por motivos personales argumentaron que no fueron informados con la debida antelación de que se realizaría una sesión en esa fecha, cuando la mencionada sesión fue convocada por el interbloque ambos integran.

Evidentemente también desconocen una máxima de la política Argentina: en diciembre siempre pasan cosas importantes y hay que estar atentos.

En vez de culpar a la “picardía” del oficialismo, la presidente del PRO Patricia Bullrich cargó responsabilidades en la propia tropa y pidió sanciones contra los diputados ausentes. “Con la voluntad popular no se juega”, dijo la líder del escuadrón de halcones del PRO en una embestida con destinatarios directos en la interna opositora.

Más allá del resultado de la votación, este nuevo episodio legislativo expone la voluntad de Juntos por el Cambio de gobernar desde el Congreso. Lo grave de este intento de manejar el país desde el Legislativo es que no parece tener al bienestar de los argentinos como objetivo principal sino que más bien se propone menoscabar la gestión de Alberto para que el peronismo compita con menos chances en las presidenciales de 2023.

El riesgo real es que en esa búsqueda de complicarle la gestión a Alberto termine arrastrando a los gobiernos provinciales y en definitiva a toda la gente que en último término depende de un buen gobierno nacional para mejorar sus condiciones de vida.

El fracaso del proyecto de Presupuesto 2022, por ejemplo, dejó a los gobiernos provinciales sin los recursos que les aseguraba la sanción de dicha ley, ya sea a través de sistemas de reparto automático de fondos que vencerán este año y se quedaron sin la prórroga que estaba prevista en el Presupuesto, como a través de obras.

El hecho de que Juntos por el Cambio no haya presentado un proyecto alternativo de presupuesto o que lo haya volteado antes de agotar las instancias de debate –antes de votar se había propuesto devolver el expediente a comisión para resolver los planteos técnicos planteados pero la oposición desestimó esa moción- son pruebas del carácter no propositivo de la oposición que está planteado esa fuerza política.

Para el caso particular de Misiones, el rechazo al presupuesto tiene un costo altísimo, no solo porque significó un retroceso en el anhelo de contar con un sistema impositivo diferencial a través de un área especial aduanera, también porque se había acordado con el Gobierno nacional un paquete de obras por 100 mil millones de pesos, el equivalente al 40% del Presupuesto provincial 2022.

A partir del lunes, el gobernador Oscar Herrera Ahuad llevará adelante una intensa agenda que incluirá reuniones con el presidente y buena parte de su Gabinete con el objetivo de retomar negociaciones para traer a Misiones las obras que estaban estipuladas en el presupuesto derrumbado por la oposición.

Desde el Gobierno provincial aseguran que el área especial aduanera para Misiones contaba con el respaldo político de Alberto Férnandez, Máximo Kirchner y Sergio Massa, pero ahora no se podrá avanzar ante la ausencia de una ley que habilite al Ejecutivo a otorgar ese beneficio a Misiones. “Hubiera sido una herramienta para apalancar el desarrollo económico definitivo de la provincia, atrayendo empresas y generando empleo y riqueza”.

La reacción de los 77 intendentes, pero fundamentalmente de representantes de prácticamente todas las cámaras de comercio de la provincia dejaron en offside a los diputados nacionales misioneros de Juntos por el Cambio, Martín Arjol, Florencia Klipauka y Alfredo Schiavoni, quienes intentaron presentar el voto negativo al proyecto de presupuesto como un triunfo del republicanismo, pero terminaron llamándose a silencio ante la ola de repercusiones negativas.

En coincidencia con las voces del sector privado y los intendentes se manifestó el presidente de la Legislatura provincial, Carlos Rovira, quien remarcó que “se le hizo un daño irreparable a la República negándole un presupuesto que es la herramienta de vital importancia para desarrollar un gobierno y brindar soluciones al pueblo” y agregó que “desde el Congreso no se gobierna, se ayuda a gobernar a quien está en el Ejecutivo porque el lugar que tiene cada uno lo decidió la gente”.

Desde su rol de diputado y conociendo el trabajo legislativo remarcó que “si no hay coincidencia se debe presentar un proyecto superador, pero no se le niega el presupuesto al país” y trajo a la memoria la frase del histórico dirigente radical, Ricardo Balbín, quien hizo referencia al rol que debe tener el oficialismo y la oposición, cuando dijo: “el que gana Gobierna y el que pierde ayuda o acompaña”.

Hasta el gobernador de Jujuy y presidente de la UCR nacional, Gerardo Morales, criticó la “irresponsabilidad” de los diputados que votaron contra el presupuesto. La diferencia entre Morales y la mayoría de los demás referentes de Juntos por el Cambio, es que tiene la responsabilidad de gobernar una provincia, de allí que no le simpatice demasiado la estrategia de embarrarle la cancha a Alberto, porque sabe que la crisis que generaría el éxito de ese plan podría terminar arrastrando por el mismo tobogán a su gobernación.

 

Verano al rojo vivo

El sector comercial de toda la provincia cierra el año con números record, incluso superiores a los correspondientes a años previos a la pandemia, y con picos de actividad especialmente altos en las ciudades con mayor movimiento fronterizo.

Los locales céntricos de Posadas estuvieron abarrotados de clientes durante las semanas previas a las Fiestas y los supermercados mayoristas no dieron abasto frente a la demanda no solamente de posadeños sino también de paraguayos que encuentran en la capital misionera precios muy convenientes en una amplia gama de productos, especialmente alimentos.

El movimiento y la demanda agregada de los paraguayos pudo apreciarse en todo su esplendor en las filas frente a los surtidores de combustibles, que por momentos se extendieron hasta tres cuadras.

Fuera de Posadas y de las ciudades con mayor movimiento vecinal fronterizo, el principal motor del comercio fue el agro que durante todo el año aportó rentabilidad a los productores de los principales cultivos, especialmente yerba y tabaco, lo que generó un verdadero efecto derrame en todas las demás actividades.

El turismo se apresta a una nueva temporada record a pesar del golpe que significó la caída, por distintos motivos, de una gran cantidad de vuelos internacionales que tenían como destino a Argentina.

Con el visitante nacional como principal cliente, pero también con la llegada en número cada vez mayor de brasileños y paraguayos, la temporada de verano empezó temprano este año en Misiones y los niveles de reservas para enero y febrero se acercan al 90% en los principales atractivos.

Como siempre, Cataratas es el principal foco de atracción para los turistas que llegan de todo el mundo, pero a diferencia de otras épocas, los visitantes encuentran motivos para hacer recorridos cada vez más prolongados dentro de la provincia. Llegan para ver a la maravilla mundial en todo su esplendor, pero una vez que están en tierra colorada visitan el Moconá, las reducciones, saltos y cascadas y también Posadas.

El rápido desarrollo turístico que tuvo la capital provincial, especialmente desde que Lalo Stelatto asumió la intendencia, hizo que Posadas dejara de ser un lugar de paso a Cataratas para convertirse en uno de los puntos más atractivos de la provincia. El visitante ya no llega a Posadas para salir temprano al otro día y ahorrarse una noche de hotel en Iguazú, llega a para conocer su Costanera, para aprovechar su oferta gastronómica y de esparcimiento y, cada vez más, para disfrutar sus playas, especialmente Costa  Sur.

 

Gesto simbólico del FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) finalmente cumplió con un viejo anhelo del Gobierno nacional y publicó una crítica revisión del multimillonario crédito que le otorgó a Mauricio Macri con el único objetivo de sostenerlo en la presidencia con un alto costo para las finanzas públicas.

En su informe, el Fondo reconoció que al menos parte de los 44.000 millones de dólares que entregó en mano a la administración de Macri, terminaron financiando la fuga de capitales.

“El programa no cumplió con sus objetivos, a pesar de las importantes modificaciones de las políticas económicas. El aumento de los reembolsos, junto con la fuga de capitales de los residentes, ejerció una presión considerable sobre el tipo de cambio. A pesar de las intervenciones cambiarias más allá de las disposiciones del programa, el tipo de cambio siguió depreciándose, aumentando la inflación y el valor en pesos de la deuda pública, y debilitando los ingresos reales, especialmente de los pobres”, señala el reporte del organismo.

El informe concluye que “el programa no cumplió con los objetivos de restaurar la confianza en la viabilidad fiscal y externa y, al mismo tiempo, propiciar el crecimiento económico. El programa salió de su curso en agosto de 2019 y la Junta Ejecutiva solo completó cuatro de las doce revisiones previstas. Las autoridades decidieron cancelar el acuerdo el 24 de julio de 2020”.

Para el Gobierno representó un triunfo político que el FMI reconociera algo que sistemáticamente niegan desde Juntos por el Cambio: buena parte de los dólares que puso el Fondo, supuestamente para estabilizar la economía, terminaron alimentando la fuga de capitales.

“Es imperioso entender la dimensión de la deuda otorgada por el FMI a la Argentina, con el indudable propósito político de sostener un gobierno que solo lastimó los intereses de nuestro pueblo. Nos demandará mucho tiempo reponernos de semejante daño”, declaró el presidente tras conocerse el informe del FMI.

 

Además...

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas