comScore
Califican como “delictivo” el accionar de gremio que embargó cuentas de escuelas misioneras

Califican como “delictivo” el accionar de gremio que embargó cuentas de escuelas misioneras

El presidente de la asociación que nuclea a los institutos privados de Misiones, Luis Bogado, denunció que un sindicato de personal no docente que no tiene presencia local, inició juicios contra todas las escuelas de gestión privada de la provincia y que para sustanciar esos procesos se valió de documentación falsa y de la complicidad de “algún juez de Buenos Aires”. Afirmó que presentaron una denuncia ante el ministerio de Trabajo de la Nación contra el gremio para evitar que continúe “el accionar delictivo” que pone en riesgo a más de 200 escuelas.

La polémica que enfrenta al Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (Soeme) con las escuelas públicas de gestión privada de Misiones subió dramáticamente de tono en los últimos días con la llegada de los primeros pedidos de embargo a cuentas bancarias de escuelas. Según la Asociación de Institutos Privados de Educación de Misiones (Aipem), por ahora son cuatro los establecimientos que vieron embargadas sus cuentas, pero anticiparon que en poco tiempo las más de 200 escuelas de gestión privada de la provincia enfrentarían la misma situación si no se hiciera algo desde el plano jurídico para contrarrestar las acciones legales que interpuso el sindicato.

Para el presidente de la Aipem, Luis Bogado, “el accionar de este gremio es delictivo. Determinaron la deuda con instrumentos públicos falsificados, hicimos una denuncia, una presentación formal ante el ministerio de Trabajo de Nación en la que denunciamos esta situación. Ellos respaldan sus acciones con actas en las que dicen que estuvieron en el mismo día y a la misma hora en una escuela de Posadas y en otras de lugares distantes del interior. Falsificaron una diversidad de instrumentos públicos, evidentemente tuvieron acompañamiento de algún juez de Buenos Aires”.

El mencionado sindicato envió notificaciones y cartas documento a todas las escuelas de gestión privada de Misiones, incluidas las de educación especial, las de la Familia Agrícola y las bilingües a las que concurren guaraníes, reclamando una supuesta deuda por pago de aportes sindicales atrasados. Al comparar las notificaciones que recibieron, los representantes de las escuelas notaron irregularidades que los llevan a sostener que el Soeme actúa de mala fe.

Lo primero que llamó la atención de los representantes escolares es que todos los institutos recibieron exactamente las mismas cartas y notificaciones con los mismos reclamos, lo que, para los representantes legales de la Aipem, representa una clara muestra de que el sindicato manda cartas “al voleo”. En todos los casos se reclama una deuda por aportes solidarios atrasados desde 2010, tiempo en que muchas de las escuelas que recibieron las intimaciones ni siquiera funcionaban.

Otro dato que llamó la atención es que las actas están firmadas por el mismo inspector y en muchos casos tienen la misma fecha. Así aparecen actas por supuestas inspecciones realizadas el mismo día y por el mismo hombre en localidades tan lejanas como Posadas, Andresito, Leandro N Alem y Eldorado.

Otra desprolijidad  detectada en el proceder del Soeme, radica en que exigen aportes correspondientes a porteros que, según el sindicato, trabajarían en institutos que ni siquiera tienen una sede, como el Instituto de Política Lingüística.

El Soeme se basa en una resolución de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que determina índices medios de trabajo para las actividades no docentes que se desarrollan en las escuelas privadas, es decir que estima cuántos trabajadores destinados a tareas de limpieza, maestranza y administración, deberían tener las escuela privadas en función de la cantidad de alumnos que allí concurran.

Basándose en esta norma, el sindicato -que no tiene presencia en Misiones- se tomó la libertad de presumir que en las 212 escuelas de gestión privada que funcionan en la provincia, trabajan empleados no registrados y reclaman aportes sindicales impagos acumulados desde el 1 de enero de 2010 por esos supuestos empleados. Además exigen que todas las escuelas se ajusten a lo que dice la norma e incorporen personal a su nómina, mayormente porteros, serenos y cocineros.

JRC EP

elrafa.cortes@gmail.com-