Entre las escuelas amenazadas se encuentran las que funcionan en aldeas aborígenes.

Reclamo ejecutivo de sindicato de no docentes pone en riesgo a más de 200 escuelas en Misiones

Más de 200 escuelas de gestión privada de toda la provincia fueron sorprendidas con una catarata de cartas documento y notificaciones enviadas por un sindicato que no tiene presencia en Misiones y que amenaza con juicios ejecutivos por un monto global que supera los 9 millones de pesos. La situación pone en riesgo la continuidad de instituciones que brindan educación a unos cien mil misioneros, ya que a la supuesta deuda sindical que reclama el gremio, deberían afrontar además un incremento  exagerado de su plantel de trabajadores no docentes.

La noticia que  obliga a analizar la continuidad o no de varios establecimientos educativos parte del  sindicato de obreros y empleados de la educación y la minoridad (Soeme), entidad que les reclama a todas las escuelas una deuda de 43.788,81 pesos cada una, en concepto de aportes patronales. El gremio se ampara en una resolución de la Afip que presume cuántos empleados deberían trabajar en una escuela privada según la cantidad de alumnos que concurran a ella, en base a ese parámetro, reclama deudas por aportes patronales sobre la cantidad de porteros, administrativos y demás personal no docente que supuestamente debería tener cada establecimiento, tenga esos empleados o no.

El Soeme envió notificaciones a 212 escuelas de Misiones, entre ellas Efas, escuelas especiales y las que funcionan en aldeas aborígenes en reclamo de una deuda global de más de 9 millones de pesos.  Desde la asociación que nuclea a las instituciones de educación privada de la provincia, advierten que la resolución de AFIP no se ajusta a la realidad local y pone en jaque la continuidad de un sistema que atiende a más de cien mil alumnos.

El presidente de la Asociación de Institutos Privados de Educación de Misiones (Aipem), Luis Bogado, advirtió que el Soeme, un gremio que no tiene presencia en la provincia, inició juicios ejecutivos en la esfera nacional contra las escuelas de Misiones, lo que podría tener consecuencias inmediatas, como el embargo de las cuentas sueldo, lo que determinaría la imposibilidad de continuar operando para muchas instituciones.

Aseguró que el sindicato actuó de mala fe, porque sus representantes afirman que no fueron recibidos en sus visitas a las escuelas, lo que fue desmentido de plano por Bogado, y se basan en ese antecedente falso para presumir que en las escuelas hay personal no declarado y reclamar el pago de los aportes correspondientes. “Falseando documentación y a la verdad, afirman que fueron y no se les dejó entrar, eso les permitiría hacer una determinación de oficio y en base a eso determinaron una deuda que es reclamable a través de un juicio ejecutivo”, dijo.

Más allá de lo que ocurra con la deuda que reclama el sindicato, Bogado se mostró preocupado por las condiciones que establece la resolución de la AFIP, totalmente alejadas de la realidad de las instituciones misioneras. “Esta resolución de la AFIP establece por ejemplo que una escuela con 30 alumnos debería tener tres porteros, lo que es absurdo, el Roque González por ejemplo debería tener 48 empleados entre porteros y serenos y una EFA con 100 alumnos, debería tener cinco porteros”, señaló.

Para Bogado, la resolución se pensó tomando en cuenta a la educación privada de Capital Federal, que está orientada a los segmentos económicos más altos de la población y maneja tarifas que rondan los mil dólares por alumno. Explicó que la realidad de Misiones es bien distinta, ya que el 70 por ciento de las escuelas prácticamente no cobran cuotas y muchas de ellas atienden a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Detalló que en la provincia hay 212 escuelas de educación pública de gestión privada, que dan trabajo a diez mil docentes, de los cuales seis mil solamente trabajan en ese sistema y los restantes cuatro mil comparten cargos con escuelas de gestión estatal. Destacó que alrededor de 100 mil alumnos concurren a alguna escuela de gestión privada, entre las que se cuentan 22 escuelas de la familia agrícola (EFA), 15 escuelas ubicadas en aldeas aborígenes  y una enorme cantidad de escuelas especiales como el Centro del Ciego.

“El 90 por ciento de los alumnos que concurren a una escuela de gestión privada en Misiones  pertenece a familias de clase media, media baja y baja”, dijo.

Explicó que la gran mayoría de estas “escuelas pobres”, no necesitan de mucho personal, porque el mantenimiento se hace en gran parte en colaboración con la comunidad, especialmente con las familias de los alumnos. “En las Efas las tareas de limpieza y de mantenimiento forman parte del proceso formativo y son las familias las que cocinan. En las escuelas de educación especial es muy alto el grado de colaboración de las familias de los alumnos, que realmente tienen un compromiso muy alto sin el cual estas escuelas no podrían funcionar”, consideró.

No dudo en afirmar que si se exigiera el cumplimiento de lo que indica la resolución de indicadores medios del trabajo, tal cual como lo marca la norma, sería el fin de todas las escuelas de administración privada de Misiones.

JRC – MAA EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE