Más de cien guaraníes están al borde de quedarse sin escuela por presión de un sindicato foráneo

Un sindicato que representa a personal no docente le reclama una deuda de casi 50 mil pesos a la escuela Tajy Poty, por el pago de la cuota sindical de empleados que el gremio presume que trabajan en la escuela y además exige que los blanqueen. El rector de la entidad, Roque Dos Santos, aseguró que esos supuestos empleados no existen, ya que allí los trabajos de mantenimiento y limpieza los realizan los propios alumnos y sus familias. “Somos una entidad sin fines de lucro y cumplimos una función social, no estamos en condiciones ni de pagar esa supuesta deuda ni mucho menos de contratar personal. Si este proceso avanza vamos a tener que cerrar y en todo caso que este gremio se haga cargo de educar a los 135 alumnos que van a quedar en la calle”, afirmó.

La primera escuela de la familia agrícola bilingüe, orientada a adolescentes y jóvenes de comunidades guaraníes, corre riesgo de desaparecer por las pretensiones de un sindicato foráneo que le reclama una deuda de casi 50 mil pesos y pretende que la entidad contrate más personal. Se trata del Instituto de Educación Intercultural Bilingüe (EIB) Tajy Poty, ubicado sobre ruta 6, en Cerro Moreno, Gobernador Roca, que brinda educación secundaria y formación profesional, además de alojamiento y comida, a 135 adolescentes y jóvenes, de los cuales 100 provienen de comunidades aborígenes y ninguno de ellos paga un peso.

Roque dos Santos, rector de la escuela fundada por el padre José Marx, aseguró que de avanzar la causa iniciada por el sindicato, la escuela debería dejar de funcionar, ya que a duras penas consigue financiamiento para afrontar los gastos de funcionamiento. Afirmó que la deuda que le reclaman no tiene fundamento y consideró que si el gremio pretende que contraten a porteros, deberían también gestionar los fondos para pagar los sueldos.

Carta Documento enviada por soeme a TAJY POTY

El instituto Tajy Poty, es una de las 212 escuelas de gestión privada que vienen sufriendo el acoso del  Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (Soeme), que reclama una deuda por aportes sindicales supuestamente impagos, correspondientes a empleados que el sindicato presume que trabajan en estas escuelas, pero que, según representantes de esas entidades educativa, no existen.

El Soeme se basa en una resolución de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que determina índices medios de trabajo para las actividades no docentes que se desarrollan en las escuelas privadas, es decir que estima cuántos trabajadores destinados a tareas de limpieza, maestranza y administración, deberían tener las escuela privadas en función de la cantidad de alumnos que allí concurran.

Basándose en esta norma, el sindicato -que no tiene presencia en Misiones- se tomó la libertad de presumir que en las 212 escuelas de gestión privada que funcionan en la provincia, trabajan empleados no registrados y reclaman aportes sindicales impagos acumulados desde el 1 de enero de 2010 por esos supuestos empleados. Además exigen que todas las escuelas se ajusten a lo que dice la norma e incorporen personal a su nómina, mayormente porteros y serenos.

El presidente de la Asociación de Institutos Privados de Educación de Misiones (Aipem), Luis Bogado, desmintió de plano que las escuelas tengan personal en negro y explicó que, a tratarse de entidades educativas con mucho menores recursos que las de Ciudad de Buenos Aires, en las que se inspiró la norma, se arreglan con menos personal. Recalcó además que la gran mayoría de las escuelas de gestión privada de Misiones cumplen una función social importante, atienden a sectores de la población de bajos recursos y cobran cuotas módicas o directamente no cobran.

En tanto que el rector del Instituto Tajy Poty detalló que la deuda que les reclama el Soeme asciende a 43.881,87 de pesos, correspondiente al pago de aportes sindicales entre el 1 de enero de 2010 al 31 del 12 de 2014, más intereses.

Dos Santos explicó que no tienen porteros y que las tareas de limpieza y mantenimiento las realizan los mismos alumnos y que por lo tanto resulta insólito que un gremio exija pagos de cuota sindical, ya que no hay trabajadores de ese rubro en la mencionada escuela. “Les tenemos que dar de comer de lunes a viernes a los alumnos y además brindarle un espacio adecuado para alojarlos. A duras penas cubrimos los costos para comprar los insumos de limpieza y los alimentos, no podemos costear el salario de un portero, si nos obligan a hacerlo, no nos va a quedar más opción que cerrar la escuela”, afirmó.

Indicó que brindan un servicio sin fines de lucro a una población de bajos recursos proveniente de 22 comunidades guaraníes, entre ellas Tamanduá, Takuapí, El Pocito, Marangatú, Leoni Poty, Leoni Tabay, Virgen María, El Chapa, Tajy Poty y Katupyry. En total asisten 135 alumnos, adolescentes, jóvenes y adultos, que se quedan a dormir en el lugar de lunes a viernes.

Además de la escuela secundaria, se dan cursos de formación profesional en apicultura, agricultura ecológica y arte y oficios.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE