Alexa

El Ministerio de Trabajo de Misiones intervino ante una denuncia de explotación laborar a yerbateros en Pueblo Illia

Un grupo de trabajadores yerbateros de la localidad de Pueblo Illia se animó a denunciar y contar las malas condiciones laborales en las que trabajaban. Ante esta situación de explotación laborar a yerbateros el Ministerio de Trabajo y Empleo intervino para resguardar a los trabajadores y actuar de intermediario entre la empresa y los afectados.

 

Según la ministra Silvana Giménez, tuvieron conocimiento a través de los medios de prensa sobre la situación que vivían los trabajadores, quienes realizaban su labor sin recibir el salario que se les prometía acorde al mínimo vital y móvil. Además,  «parte de sus salarios eran abonados con vales de mercadería», según indicaron los damnificados.

 

Decidieron así enviar de manera inmediata una comisión de oficio con el propósito de poder relevar y registrar en actas la situación de los trabajadores del secadero, así como pedir la documentación necesaria a la empresa, explicó Giménez.

 

Silvana Giménez – Open 101.7.

La ministra expresó que a partir de esta acción relevaron a un grupo de 20 trabajadores en total, quienes fueron los que realizaron la denuncia pública y pedían que se les pagara retribuyera su sueldo acorde al salario mínimo vital y móvil como cualquier otro trabajador.

 

Luego que de el ministerio intervenga y escuchara a los yerbateros, lograron llevar adelante una audiencia entre trabajadores y la empresa.

explotación laborar a yerbateros

Giménez recordó que el Ministerio de Trabajo cuenta con cuatro delegaciones en el resto de la Provincia, siendo Posadas la sede central y las delegaciones que se encuentran en San Vicente, Oberá, Puerto Iguazú y en Eldorado. Agregó que en las mismas los trabajadores pueden acercarse ante cualquier consulta sobre asesoramiento, para saber de sus derechos o efectuar una denuncia laboral si así lo ven necesario.

 

En este caso, la asistencia se dio de manera inmediata, a través de una comisión conformada por la policía de trabajo del Ministerio, los técnicos y el equipo de Higiene y Seguridad, quienes al llegar al lugar registraron en actas todo sobre la forma de trabajar de la empresa y asesoraron a los trabajadores.

 

Expresó por estas horas se espera la presentación de la documentación requerida a la empresa, que es una parte importante del proceso. “Lo que queremos es que los trabajadores perciban lo que se merecen”, aseguró la funcionaria, y dejó en claro que una de las tareas del Ministerio, es actuar como “mediadores entre partes para resguardar los derechos de cada trabajador misionero”.

explotación laborar a yerbateros

 

El desgarrador relato de una víctima de explotación laboral en Buenos Aires 

 

La mujer era víctima de explotación laboral fabricando ropa en dos talleres clandestinos en Bajo Flores, Buenos Aires, donde también vivía con sus hijos menores de edad.

 

Una mujer era víctima de explotación laboral en dos talleres clandestinos ubicados en Bajo Flores junto a otras 33 personas que fabricaban ropa en condiciones inhumanas. Allí mismo vivían junto a sus hijos menores de edad y cumplían jornadas de 17 horas de trabajo.

 

“Cuando mi hijo empezó a gatear me prohibió que el bebé se quedara en la pieza y mucho menos conmigo porque tenía que trabajar, entonces le pasaba una cinta por la cintura y lo ataba a un fierro que había en el patio, entonces mi bebé se la pasaba atado a ese palo como un animalito”, relató la mujer.

 

Estas familias llegaron al país provenientes de Bolivia a través del clan de la familia Aliaga, quienes le prometieron trabajar en tareas de costura en un taller textil por una remuneración de 400 dólares mensuales.

 

Según expresa Crónica basándose en los testimonios de la causa judicial iniciada, las víctimas no recibían información sobre la carga horaria del trabajo ni la ubicación del taller. Sin embargo les ofrecían comodidad y una ganancia anual de 10 mil dólares para luego volver a su país.

 

Al comenzar con el trabajo, la realidad era otra: la remuneración eran 300 pesos argentinos y el alimento; no podía salir de los talleres salvo que sean acompañados por algún integrante del clan Aliaga; no se les permitía salir ni los domingos ni los sábados; trabajaban encerrados y amenazados en distintos cuartos; vivían en condiciones de hacinamiento.

Fuente: Minuto Uno explotación laborar a yerbateros

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas