Centenario de Eldorado: «Se necesita revivir la Argentina inmigrante»

Centenario de Eldorado: «Se necesita revivir la Argentina inmigrante»

Es lo que resaltó la reconocida historiadora María «Petisa» Galasso, quien estuvo a cargo de la puesta en valor del Museo Cooperativo y del Museo municipal «Casa del Fundador»- considerados entre los más bonitos de Misiones. En una entrevista exclusiva deseó un feliz centenario para los eldoradenses y dijo que «deberíamos unirnos más, querernos los unos a los otros, respetarnos más, trabajar. Y si no hay trabajo, generar el trabajo, porque Eldorado, la provincia y el país necesitan gente trabajadora. Se necesita revivir la Argentina inmigrante».

 

«Eldorado fue el mejor sueño que ha tenido Schwelm (fundador de la ciudad)» destacó la reconocida historiadora María «Petisa» Galasso, en diálogo con Misiones Online.

 

Y prosiguió «y toda esa idea de que engañó me parece que cayó en la nada, porque la gente vino, fue feliz, construyó su futuro, organizó su familia, y hoy los nietos viven aquí, todos regresan a Eldorado, entonces todo ese sacrificio que se hizo me parece que valió la pena y es una realidad».

 

Además contó «la gente vino con lo poco que tenía, lo mucho o la nada, y cambiaron todo, desde el paisaje hasta el clima, la ropa, y hasta lo que estaban acostumbrados a cocinar. Ellos venían de ciudades organizadas con calles, veredas, cordón cuneta, medicamentos, bañosinstalados de agua caliente y fria, y todos los servicios, y así llegaron acá al medio del monte donde no había nada. Tiraron el carro en el monte y empezaron a construir desde cero, llegaron con su violín, piano, bandoneón, las porcelanas en el medio de la nada, y soñando con un futuro mejor, a mi emociona cada vez que lo pienso».

 

Primeras actividades

 

En referencia a que actividades realizaron los pioneros cuando llegaron, la historiadora dijo «lo primero que hicieron fue el desmonte, luego la instalación de los ranchos con hojas de pindó y de tacuara, luego la limpieza alrededor para el desarrollo de la familia (la mujer y los hijos). Con huertas, la caza y la pesca sobrevivían porque comían lo que producían».

 

«Y luego de la satisfacción de las necesidades domésticas, comenzaron con las plantaciones de tabaco, yerba, el tung, los citricos y la madera, ese fue el proceso. Y lo que los sacó de la pobreza fue el cooperativismo bien aplicado, eso dio sus frutos, donde está el museo cooperativo estaba la primera cooperativa agrícola que se fundó en 1931. A partir de ahí Eldorado dejó de ser colonia y comenzó a ser ciudad porque llegó el progreso» resaltó.

 

En este marco María Galasso recordó «luego la ruta nacional por donde hoy es la avenida Córdoba, antes de eso era todo por barco. Yo recuerdo cuando viajábamos por la ruta, al regreso desde lejos veíamos a lo alto la Cooperativa Agrícola y se me salía el corazón por la boca de la felicidad, porque ya sabíamos que estabamos llegando a Eldorado».

 

Y amplió «la provincialización insertó a Eldorado en el resto del país, en la década del 40 llegaron las instituciones públicas argentinas, llegaron todos los funcionarios, maestras, jueces, médicos, contadores y demás. Y hasta ahora sigue siendo llegando gente, yo antes salía a la calle y conocía a todos, ahora no, permanentemente está llegando gente. Evidentemente Eldorado siempre fue atractiva y lo sigue siendo. Así es que hoy por hoy, desde el Piray Miní hasta el Piray Guazú está casi todo habitado».

Un acto de bondad

 

En referencia a por qué cree que un hombre de la clase alta europea se embarcó en la aventura de fundar una colonia en Sudamérica, manifestó «lo que hizo Schwelm fue un acto de bondad y beneficiencia, digan lo que digan, fue el mayor acto de bondad y beneficiencia, porque él sabía cómo estaba Europa y sabía que los europeos acá iban a trabajar. Y él no les prometió 100 años de bonanza, pero ser propietarios de la tierra era una locura para los europeos- además 40 o 50 hectáreas era muchísimo. Hay fotos donde ves a los colonos caminando en sus hectáreas porque no podían creer que eran dueños y que todo eso era suyo. Ellos tenían el deber de tener todo limpio, con caminos cuidados, jardines al frente con flores, y hasta hoy vas por las chacras y todavía ves las florcitas al frente en los jardines».

Y destacó «para mi que fue unsueñoy un sueñomuy bondadoso, que lo convirtió a Schwelm en un personaje muy especial. El invirtió toda su fortuna y esfuerzo acá, y cuando se fue la señora y se fueron los hijos él se quedó aca, hacía el asado los 29 de septiembre en el parque para todos, plantaba árboles en el parque, tenía su huerta experimental en el parque para asesorar a los colonos, para que sepan qué podían plantar y cómo. A mi me parece una maravilla de la creación, que a alguien se le haya ocurrido traer en medio de la selva, trabajadores europeos y que encima haya sido un éxito».

 

«Y pocos se volvieron, obviamente algunos no tenían dinero para volver a Europa, pero cuando las cosas empezaron a ir bien y mejoraron, podrían haber vuelto, y no lo hicieron, se quedaron acá.

 

Y los que han viajado, porque hoy la pobreza nuestra comparada con Europa nos hace sentir un poco mal, ya no estan acostumbrados a vivir en la ciudad. Y es que a esto te acostumbrás sí o sí porque desde que te levantas hasta que te acostás estás con la naturaleza encima y es muy bello» indicó.

 

Atractiva Eldorado

 

Con respecto a qué cree que pensaría Schwelm si viera estos cien años de la ciudad que fundó, Galasso expresó «si Schwelm viviera calculo que estaría muy feliz por la continuidad del proyecto, por los logros que son de la gente, y sobre todo sabiendo que los hijos y nietos de esos colonos están acá, no se fueron, porque se van a estudiar y vuelven acá. Porque todos quieren volver, estamos todos acá, quiere decir que esto sigue siendo atractivo, fue un sueño cuando comenzó, y sigue siendo un sueño para muchos».

 

Para finalizar y en referencia a qué mensaje les dejaría a los eldoradenses en este centenario, María Galasso señaló «creo que tenemos que unirnos más, querernos los unos a los otros, respetarnos más, trabajar. Y si no hay trabajo, generar el trabajo, porque Eldorado, la provincia y el país necesitan gente trabajadora. Se necesita revivir la Argentina inmigrante… porque éramos uno de los países más ricos del mundo. Entonces nosé, quizás con más respeto, con más derechos, con todo, pero poder trabajar y construir un país y ponerlo a la altura que debe estar, donde ya estuvo una vez, o sea que es posible. Y después bueno, desearles a todos un feliz centenario».



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE