Violador serial de Rosario: siete mujeres reconocieron a uno de los hombres detenidos

Violador serial de Rosario: siete mujeres reconocieron a uno de los hombres detenidos

 

El domingo se realizará la audiencia imputativa al acusado por los abusos.

 

Uno de los dos detenidos bajo sospecha de ser el violador serial que asola a la ciudad fue reconocido esta tarde por siete de las víctimas. De este modo, se consolida la prueba para considerarlo responsable de los abusos sexuales que en los últimos cinco meses sufrieron al menos nueve mujeres en diferentes zonas de la ciudad.

 

“Luego de realizadas las dos ruedas de reconocimientos con los dos detenidos, la mayoría de las víctimas reconoce a Pablo Nicolás B., de 30 años, como el sindicado agresor, no reconociendo así a la otra persona detenida”, afirma el parte de Fiscalía.

 

El domingo, en horario a confirmar, se realizará la audiencia imputativa al acusado por los abusos, mientras que el otro detenido recuperará la libertad luego de realizar los trámites de rigor.

 

La rueda de reconocimiento se llevó adelante esta tarde en la sede del Centro de Justicia Penal. Fue la segunda que se realiza en el marco del caso en los últimos siete días. La primera resultó negativa.

 

El elemento que precipitó la detención de los hermanos fue la moto que se encontró en su poder y que usaban para realizar deliverys. El número de la patente coincidía con el que alcanzó a anotar una de las víctimas cuando el agresor se presentó por segunda vez al local comercial donde ella trabaja.

 

La moto fue secuestrada anoche en la serie de tres allanamientos que realizó la policía. Uno de los operativos se llevó a cabo en la pizzería propiedad de los acusados, ubicada Zeballos al 2000. Se trata de una Honda CB1, cuyo dominio es el mismo que fue aportado por las víctimas.

 

Pero este no es el único elemento que liga a la víctima con el hecho. También se secuestraron cascos de color negro (uno de ellos similar al aportado por las cámaras de seguridad) y también un camperón azul y amarillo, que fue declarado por las mujeres como una de las vestimentas que llevaba puesto el autor.

 

Los policías procedieron al allanamiento en varios domicilios, el real y el legal del acusado. Se hallaron tres juguetes que habían sido sustraídos en un local ubicado España al 3800 (juguetería-librería), una caja plástica de color blanco y un casco de color del mismo color.

 

Posteriormente, la pareja del acusado entregó ocho precintos plásticos de color negro, vestimentas similares a las solicitadas por las autoridades y cuyas descripciones habían sido aportadas por las víctimas. También se secuestraron tres celulares en desuso que eran propiedad del acusado.

 

Fuente: La Capital



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE