Un estudiante de 22 años abrió fuego en una universidad de EEUU y hay al menos dos muertos

Un estudiante de 22 años abrió fuego en una universidad de EEUU y hay al menos dos muertos

Cuatro personas resultaron heridas. La Policía identificó al atacante como Trystan Andrew Terrell.

El último día escolar en Estados Unidos cerró con muertos y heridos tras un tiroteo. Un joven de 22 años abrió fuego contra sus compañeros en el campus de Charlotte de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos. En el hecho dos personas murieron y otras cuatro resultaron heridas.

El departamento de policía local identificó al atacante como Trystan Andrew Terrell, de 22 años.

El tiroteo, que ocurrió en horas de la noche del martes, generó pánico entre los estudiantes en el último día escolar. “Informan de disparos cerca de Kennedy. Corre, Escóndete, Lucha. Ponte a salvo inmediatamente”, tuiteó en ese momento el departamento de emergencia de la universidad estadounidense.


Imágenes de videos divulgados en redes sociales mostraban a los nerviosos estudiantes al salir del campus con las manos en alto.


Los servicios de emergencia reportaron que dos personas murieron, dos estudiantes fueron heridos de gravedad y dos más estaban siendo atendidos con lesiones menos serias. Una televisora local filial de Fox dijo, por su lado, que los muertos eran jóvenes de 17 y 18 años.

Un estudiante contó a la cadena NBC News cómo vivió el momento: “Fue una experiencia realmente aterradora escuchar los disparos y tener que correr… Nunca pensé que tendría que experimentar algo como esto”.


La alcaldesa de Charlotte, Vi Lyles, dijo que se encontraba “en shock” después de escuchar del incidente. “Mis pensamientos están con las familias de los que perdieron la vida, los que fueron heridos, la comunidad entera de UNCC y los valientes socorristas que se lanzaron a la acción para apoyar a otros”, escribió en Twitter.

Control de armas

El tiroteo se da sólo unos días después de que un adolescente abrió fuego en una sinagoga en Poway, California, y mató a una persona e hirió a otras tres. Se trata del último evento de este tipo en una cadena de tiroteos masivos en todo Estados Unidos.

De acuerdo con cifras del gobierno, 40.000 personas fueron asesinadas en 2017 con armas de fuego en Estados Unidos, dos tercios de ellas se suicidaron, el más alto nivel en cinco décadas.

El debate sobre el control de armas en Estados Unidos se aviva con cada tiroteo, que ocurren con demasiada frecuencia.

Sin embargo, en décadas no se ha podido encontrar una solución que satisfaga a los que buscan un control más estricto de armas para reducir estas tragedias y los que defienden la garantía al derecho constitucional de poseerlas.

Mientras legisladores republicanos son exitosos en evitar lo que ellos describen como un asalto a su derecho de tener armas, establecido en la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos, los esfuerzos por un mayor control son siempre insuficientes.

La cantidad de armas de fuego en circulación se mantiene en aumento (actualmente 393 millones en una nación de 326 millones de habitantes), y los tiroteos masivos son una parte regular e inquietante de la vida de los estadounidenses.

Los peores tiroteos ocurrieron en la escuela elemental Sandy Hook, en Newton, Connecticut, en 2012 cuando 20 nenes y seis adultos fueron asesinados, y en la escuela secundaria Marjorie Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, el año pasado, con 17 muertos.

 

(TN)



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE