Precio de la yerba: todos los sectores resignaron un poco para sellar el acuerdo

Precio de la yerba: todos los sectores resignaron un poco para sellar el acuerdo

El Directorio del INYM fijó en 8,40 pesos el precio para el kilo de la hoja verde y en 31,90 pesos el kilo de la yerba canchada. La consigna fue evitar un laudo de la Nación, en el marco de un contexto económico complicado.

Los distintos eslabones de la cadena yerbatera lograron este lunes la unanimidad necesaria para establecer los nuevos valores de la materia prima y acordaron que durante el semestre octubre – marzo el kilo de hoja verde tendrá un valor mínimo de 8,40 pesos, mientras que la yerba canchada un precio de 31,90 pesos.

Este nuevo esquema de referencia significó un incremento de casi el 20% para la hoja verde; un porcentaje que no dejó conforme a los actores pero que fue aceptado para evitar el “mal mayor” de recurrir a un laudo de la Secretaría de Agricultura de la Nación, en el marco de una compleja situación económica.

“Los acuerdos son difíciles, pero arribamos a un número que fue aceptado por todos”, destacó el presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), el ingeniero Alberto Re.

La unanimidad para establecer los nuevos valores llegó luego de tres horas de debate en la sede del INYM, en Posadas, entre representantes de los cosecheros, productores, cooperativas, secaderos, industria, y Gobiernos de la Nación y de las provincias productoras Misiones y Corrientes. Cada uno presentó y argumentó sus costos. “Aceptamos un precio por debajo de nuestros costos pero dejamos en claro que será necesario abrir una sesión extraordinaria en el caso de que suban elementos importantes como la mano de obra, los insumos y una actualización de la tarifa sustitutiva”, subrayó Nelson Dalcolmo, dirigente de la Asociación Chimiray que ocupa un lugar en el Directorio por el sector de la producción de Corrientes.

Los precios establecidos tendrán vigencia desde octubre y hasta marzo del año que viene. En rigor de verdad regirá solo para los cuatro meses de la zafriña de verano, ya que en octubre y noviembre está prohibida la cosecha y secanza. “Siempre lo mejor es acordar acá, en la mesa del INYM; sobre todo hoy, cuando el Ministerio (de Agroindustria) que debe resolver está sufriendo una reestructuración en su trabajo”, enfatizó Ricardo Maciel, representante del Gobierno de Misiones en el INYM. “Si bien hay asociaciones que plantearon un precio superior a lo que se resolvió -añadió –, creo dada la situación actual primó la cordura y se acordaron estos valores que se pondrán como base para el año que viene”.

Por parte de la industria también hubo coincidencia en que, si bien no dejó conforme a todos, los precios convenidos fueron los más “posibles” en un contexto complicado. “Hemos llegado a un acuerdo que beneficiará a todos los sectores; de otra manera hubiera favorecido a algunos y perjudicado a otros. Hemos logrado consenso en un contexto nacional muy difícil. Si íbamos a laudo no sabíamos a qué precio vendría de la Nación”, recalcó Rubén Henrikson, director por la industria yerbatera y miembro de la Cámara de Molineros de Yerba Mate de la Zona Productora.

Aunque en los debates el sector de la producción y de los secaderos insistieron en la necesidad de acortar los plazos de pago (en la zafra 2017 llegaron a los 360 días), el referente de la industria recordó que su sector también padece la dificultad para acceder a financiamiento al momento de comprar materia prima. “Ojalá se pudiera hablar de cumplir en menores plazos, pero con intereses bancarios de casi el 75% anual se hace imposible para las empresas. La yerba – recordó – tiene una condición muy particular: entre la cosecha y hasta a cobrar las ventas de la envasada pasan no menos de 9 meses. Las grandes cadenas también tienen problemas financieros; entonces hay que acomodar esfuerzos para que la economía de Misiones sea lo más regular posible”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE