Nutrición: La pizza, un menú clásico que puede ser saludable

Nutrición: La pizza, un menú clásico que puede ser saludable

La pizza es, sin dudas, uno de los menús más elegidos por la mayoría, es infaltable en una cena con amigos o familiares o un festejo. Si bien, es cierto que se le adjudica la característica de ser un alimento poco saludable o “chatarra”, es una cualidad que puede modificarse con ciertas técnicas culinarias.

Dependiendo del tipo de pizza que elijamos comer, es decir, si la compramos hecha, o la hacemos en casa, y el tipo de ingredientes que tenga la misma, puede ser una preparación poco saludable o, por el contrario, muy nutritiva, sin dejar de lado, las porciones que se consume, lo cual implica que el aporte calórico sea elevado independientemente de la clase de pizza.

Hoy les propongo algunos tips para preparar pizzas saludables y ricas:

  • Realizar la masa casera: al hacerlo, podemos incorporar harina integral o salvado de trigo y/o avena y semillas, para aportar fibras a la masa, lo cual está ausente en una masa de pizza tradicional.
  • Realizar salsas caseras, utilizando verduras frescas como tomates, cebolla, morrón, etc. es importante no fritar las verduras, sino cocinarlas en un poco de agua y aprovechar su propio jugo.
  • Elegir quesos de menor tenor graso, como muzzarella o port salut light. Especialmente para quienes estén en plan de descenso de peso, o bien, necesitan disminuir las grasas saturadas por tener valores de colesterol elevado, problemas cardiovasculares, hipertensión, etc.
  • Agregar vegetales a la cobertura: en realidad podemos incorporar todo tipo de verduras a una pizza, básicamente depende del gusto o preferencia. Por ejemplo, morrones, choclo, zapallito cortado en tiras o rallado, zanahoria rallada, rucula, espinaca, berenjena, palmitos, cebolla en aros o juliana, brócoli, coliflor, champiñones, etc.
  • Reemplazar embutidos por carnes magras desmenuzadas, como pollo, atún, caballa, etc. o huevo, preferentemente utilizando la clara.
  • Probar otras opciones de “base” para la pizza: se puede realizar masas o “bases” con vegetales como calabaza, zanahoria, espinaca o acelga procesados (hojas y pencas), legumbres, etc.

Las opciones son varias, todo depende del gusto o preferencia, como también de la predisposición a probar nuevas combinaciones de sabores, lo cual nos brindará múltiples beneficios para la salud, ya que muchas veces rechazamos alimentos cuando en realidad no los hemos probado, o no, en otros tipos de preparaciones.

Con estos tips, estamos mejorando la calidad nutricional de las pizzas, aumentando su contenido en fibras, vitaminas y minerales, disminuyendo la cantidad de grasas saturadas, colesterol, harinas refinadas y, por lo tanto, obtenemos un menú con menor aporte de calorías, de sodio y que brindará mayor saciedad.  Recordemos que, con pequeños cambios, día a día, podemos lograr mejorar nuestra alimentación y, con ello, nuestra calidad de vida, sólo debemos dar el primer paso.

Lic. Romina Krauss

M.P. n° 147



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE