Alexa

Hay actitudes que conectan con la pobreza. ¿Lo sabías?

Muchas veces, de manera inconsciente, tenemos actitudes que nos alejan de lo que realmente deseamos, ya sea por creencias que traemos de nuestra familia, ideas propias muy arraigadas que nos fuimos formando, maneras de ver la realidad y otros motivos más hacen que se desate una “lucha” entre lo que decimos, lo que hacemos y lo que pensamos.

Esta incoherencia que manifestamos, es lo que nos hace dudar y nos impide que conectemos con la abundancia.

La buena noticia es, que una vez que lo hacemos consciente, podemos modificarlo y obtener lo que deseamos en todos los aspectos de nuestra vida: salud, relaciones, dinero, trabajo, e inclusive podemos hacer que eso que tenemos prospere.

Te dejo algunas de esas actitudes, quizás puedas reconocer alguna que te está “jugando en contra”:

  • Enfocarte en lo que no tenés: ahí estás haciendo foto en la escasez que es todo lo contrario a lo que estamos buscando. Enfócate en lo que si tenés, aunque por el momento, no sea todo lo que quieras. Da gracias por esa comida, aunque te gustaría comer mejor, da gracias por tu calzado, aunque esté viejito, porque está, da gracias por tu casa, aunque quisieras una más grande y confortable. Se construye desde lo que SI tenemos.
  • Gastar o ahorrar en exceso: muy perjudiciales los dos extremos, nos llevan a pensamientos estresantes sobre nuestra seguridad y a la capacidad de generar dinero en un futuro.
  • Pensar que no tenés la capacidad de generar dinero, vínculos, confianza en vos mismo, proyectos: todos tenemos talentos para hacerlo. La limitación es únicamente una idea a través de nuestro pensamiento.

actitudes - pobreza y prosperidad (2)

  • Ver cosas materiales como ajenas a vos: no dudes de que podés tener todo lo que quieras, las dudas son las que te ubican entre las barreras que te ponés. Si aceptas que lo querés, lo podés atraer.
  • Sentir remordimiento por pensar en vos, gastar en vos. Se tan generoso con vos mismo como con los demás.
  • Evitar dar o compartir: algunas veces sentimos que si damos nos va a faltar, mientras que cuando damos, el mensaje es que confiamos en que hay más, que volverá multiplicado, que hay suficiente para todos.
  • Envidiar los bienes de los demás, el progreso de los otros, los logros: la envidia es una declaración de incapacidad de poder alcanzar lo que el otro pudo.
  • Centrarte en el hacer, más que en el ser: no te preocupes tanto por cómo hacerlo, simplemente se abundante, sentí que tenés todo lo que precisás, pensá desde la abundancia, agradecé y prepárate con las manos abiertas, para recibir.

actitudes - pobreza y prosperidad (2)

Por útimo, como dice Borja Vilaseca, no creas lo que te digo, experiméntalo. Probá, ponelo en práctica, viví de acuerdo a lo que te haga sentido. Los extremos, como siempre, son malos, probá. El ser totalmente excépticos, nos deja en un lugar de ignorancia que por miedo, por ego, por lo que fuese, nos empobrece. Creer todo lo que te dicen y adherir sin comprobarlo, es igual de malo.

Pensalo, después me contás.

Si precisás un acompañamiento, pedí coaching. Estamos a una conversación de distancia.

Ester Inglese

Coach Ontológico Profesional Acreditado Internacional.

Socio AACOP 6580

Coach de Prosperidad en Formación.

@ester.inglese / WhatsApp 3751 660207

Además...

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas