Alexa

Análisis: El modelo de Misiones que rompe el molde, asiste a deudores hipotecarios y devuelve dinero por compras de alimentos

Aun en un contexto de tasas de intereses altísimas y de inflación al límite de la híper, Misiones le dio nuevo impulso a los programas Ahora con dos versiones únicas en el país: Ahora Canasta y Ahora para Deudores Hipotecarios. La Provincia consigue así ampliar la gama de beneficios para la población, a contramano de un país que se encamina a un ajuste con severos costos sociales.

La llegada de Sergio Massa al Ejecutivo nacional en un contexto de alta incertidumbre económica inauguró una nueva etapa del Gobierno nacional bajo la tónica general del ajuste ortodoxo. El Frente de Todos llegó con la promesa de terminar con las políticas que aplicaba la administración de Macri, pero terminó gobernando con un manual bastante parecido, “sinceramiento” de tarifas, suba de tasas e impuesto inflacionario incluidos.

Sin reservas, con la resaca de la pandemia, en un contexto internacional desfavorable y endeudada hasta el cuello, la economía argentina permite aspiraciones más bien modestas. Acorde a esa situación, las medidas que adopta el Gobierno nacional ya no apuntan al crecimiento y a la mejora de la calidad de vida de la gente, se concentran en evitar el colapso aunque ello conlleve un costo social doloroso, como anticiparon desde el FMI.

A pesar de ese panorama nacional poco alentador, Misiones no renuncia a su agenda económica propia, a contramano del ajuste. Mientras el Banco Central convalida subas de tasas de interés que elevaron al costo del financiamiento con tarjetas de crédito por encima del 125% anual, en Misiones se sostienen los programas Ahora que ofrecen financiamiento en hasta 20 cuotas sin intereses y reintegros de hasta 41%.

En un país que solo aspira a evitar una catástrofe, Misiones sigue desarrollando herramientas para sostener el consumo, generar puestos de trabajo y dar respuestas a problemas concretos derivados de la crisis económica que atraviesa el país.

Siguiendo esa línea Misiones volvió a sorprender al país con dos nuevos programas: el Ahora Canasta y Ahora para Deudores Hipotecarios. El primero ofrece reintegros de 17% en compras de alimentos y el segundo es un subsidio directo del Gobierno provincial a los deudores que tomaron créditos hipotecarios bajo el sistema UVA.

Misiones se convirtió así en la única provincia en asistir, con un aporte equivalente al 60% del aumento de las cuotas, a quienes se encuentran ahogados por una deuda impagable generada por un mecanismo de crédito hipotecario promocionado por el gobierno nacional de Macri.

El gobierno de Macri los embarcó en un sueño que para muchos terminó en pesadilla, consumado el daño, la gestión de Alberto mira para otro lado y la única ayuda llega de Misiones.

El contraste llama la atención y todo el país se pregunta cómo hace una provincia pequeña y desfavorecida por el reparto de la coparticipación para darle beneficios a sus habitantes cuando el contexto nacional marca un franco retroceso en la calidad de vida de casi todos los eslabones de la sociedad.

Políticas como esas explican en buena medida el hecho de que en Misiones la mayoría de los índices sociales y económicos sean mejores que el promedio nacional. La provincia lidera en generación de empleo en el sector privado, es la de mayor incremento en el consumo desde la salida de la pandemia y muestra una sostenida baja en el desempleo y en los índices de pobreza.

 

Una historia de sinergia público privada

Ahora Misiones comenzó a gestarse apenas iniciado 2016, cuando estaba claro que el cambio de rumbo que había aplicado la gestión de Macri a la economía nacional iba a tener consecuencias negativas en la provincia. Una de ellas fue el atraso cambiario que planchó los niveles de consumo y resucitó las asimetrías de frontera, en ese caso a favor de los vecinos.

Los comerciantes de Posadas se comían las uñas mientras la cola de vehículos esperando para cruzar a hacer compras en Encarnación se hacía todos los días un poco más larga. En ese contexto, cámaras del sector privado, funcionarios provinciales e instituciones del conocimiento decidieron juntarse para buscar soluciones. De allí surgió una agenda con una serie de propuestas que fueron elevadas en reiteradas oportunidades al Gobierno nacional, que prolijamente se ocupó de ignorarlas.

Los empresarios y el Gobierno provincial se concentraron entonces en avanzar en las soluciones que se pudieran instrumentar desde Misiones sin depender de la voluntad de un Gobierno nacional poco afecto a adoptar medidas tendientes a reactivar el consumo.

Se convocó a los principales bancos con el objetivo de avanzar en un programa provincial que suplantara al Ahora 12 nacional, que había dejado de ofrecer financiación sin intereses. La sinergia generada gracias a la acción conjunta de bancos, comercios y Gobierno provincial permitió el nacimiento del “Ahora Misiones” que terminó siendo un modelo superador en relación al Ahora 12 porque además de financiación sin intereses, ofrece reintegros de hasta 41 por ciento.

La clave para poner en marcha un esquema que por sus características y alcance es inédito en el país fue el principio del esfuerzo compartido. El Gobierno provincial aportó lo más importante, la voluntad política, además de subsidiar buena parte de los intereses, los bancos también pusieron lo suyo resignando tasa y finalmente los comerciantes se hicieron cargo de los reintegros.

El programa tuvo un éxito instantáneo y su incidencia en el porcentaje de las ventas totales en la provincia fue creciendo a medida que aumentaban las tasas de interés para el financiamiento convencional. Los comerciantes que estaban afuera del sistema no tardaron en apreciar el potencial que tenía esa herramienta y así nacieron múltiples versiones del mismo programa: Ahora Escolar, Ahora Mamá, Ahora Góndola, Ahora Sanitarios, Ahora Bienes Durables, Ahora Misiones +21, Ahora Carne, Ahora Patente, Ahora Gastronomía y los más recientes Ahora Canasta y Ahora para Deudores Hipotecarios.

Lo que comenzó como una herramienta eficiente para paliar las asimetrías de frontera, seis años después y en un contexto diferente, demostró ser útil también para defender el salario de los misioneros del impacto de una inflación que no da respiro.

 

Marco regulatorio para la medicina tradicional

La salud es otra área en la que el Gobierno de Misiones avanza con proyectos innovadores. Al franco impulso que la Provincia le dio a la medicina convencional, se sumará el impulso a la Medicina Tradicional y Complementaria a partir de la sanción de una ley que genera un marco regulatorio para estas actividades.

Este marco está destinado al reconocimiento de las prácticas y terapias de Medicina Tradicional y Complementaria dentro del sistema de salud pública y es optativo para los pacientes que deciden iniciar con este tratamiento, utilizándose como complemento de la Medicina Convencional o Predominante.

La normativa sancionada establece claramente la definición de este tipo de medicina, son los saberes que se encuentran por fuera de lo convencional o predominante. Es decir, el conjunto de prácticas y terapias realizadas para prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades, mantener o mejorar el estado de salud y el bienestar físico, mental y social de las personas, que se enseñan actualmente de manera preponderante en los establecimientos de enseñanza de medicina autorizados por el Estado.

Mientras que la medicina tradicional se refiere a la suma de conocimientos capacidades y prácticas basadas en teorías, creencias y experiencias de origen ancestral y de uso antiguo y respetado en las comunidades a las que pertenecen.

La Medicina Complementaria, por su parte, es el amplio conjunto de prácticas y terapias de atención de la salud que no forman parte de la tradición ni de la medicina convencional de un país ni están totalmente integradas al sistema de salud predominante.

Algunos ejemplos de la Medicina Tradicional y Complementaria son la medicina tradicional china, el ayurveda, las medicinas tradicionales de los pueblos originarios, la medicina antroposófica, la naturopatía, la fitomedicina, la osteopatía, la reflexología, el reiki, yoga y el tai chi chuan, entre otras.

La flamante Ley incorpora las prácticas anteriormente descriptas dentro de la nómina de las prestaciones médicas a cargo del estado provincial y de la obra social de la provincia a fin de que sean reconocidas en el sistema de salud pública. Además, el texto legal garantiza el respeto por las pautas establecidas en la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto de la Medicina Tradicional de los Pueblos Originarios, integrando en el sistema de salud público a las personas que a nivel empírico realizan acciones de salud en las comunidades de los mencionados pueblos.

Además...

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas