Alexa

Dirigente del Polo Obrero de Eldorado cuestionó las auditorias ordenadas por Sergio Massa a las asistencias sociales

El dirigente social Aníbal “Tato” Zeretski, perteneciente a la seccional de Eldorado del Polo Obrero, se pronunció sobre las nuevas medidas adoptadas por el ministro de Economía Sergio Massa en lo que se refiere a las ayudas sociales.

Aníbal Zeretski – Radio República

Las decisiones del Ministerio de Economía incluyen una auditoría a los planes sociales que, según el dirigente social, ya existen desde hace mucho. “Lo que se quiere es dar de baja varios de estos programas para ahorrarse gastos sociales. Forma parte de un paquete de medidas que van en la línea de profundizar un ajuste”, afirmó Zeretski.

Citando las palabras de muchos referentes nacionales de su espacio político, Zeretski argumentó que no hay nadie en el Polo Obrero que se oponga a la existencia y necesidad de las auditorías. “Sólo señalamos que las auditorías que se hacen con las organizaciones piqueteras no oficialistas suelen ser mucho más estrictas”, remarcó.

El dirigente también se refirió a la situación laboral precaria que atraviesan los empleados estatales. “En la mayoría de los casos no cumplen con las normativas laborales y las cláusulas salariales que deberían perseguir los trabajadores de cualquier estamento del Estado”, manifestó.

Con las medidas acercándose más y más, todavía es una “enorme incógnita” para el Polo Obrero qué, exactamente, se auditará. “¿Qué van a auditar si el trabajo no lo organizaron? En el Polo Obrero nos auto organizamos sin que el Estado organice ni un puesto de trabajo”, explicó Zeretski.

Actualmente, al menos cuatro mil miembros del Polo Obrero son beneficiarios del Potenciar Trabajo, una ayuda social estatal dirigida a la promoción del empleo y la productividad. “Los cuatro mil están trabajando en el marco de lo que establece la normativa del Ministerio de Desarrollo Social, que son máximo cuatro horas”, afirmó.

Este tipo de organización le permitió al Polo Obrero realizar cuadrillas de limpiado en diferentes zonas de la provincia, “alrededor de cien merenderos”, como indicó Zeretski, y entre doscientas y trescientas huertas. “A excepción de los compañeros enfermos y los estudiantes universitarios, que tienen al estudio como contraprestación, los que cobran el Potenciar Trabajo tienen que realizar una tarea”, explicó.

 

Tal vez te interese leer: Tras el recambio de autoridades, Sergio Massa se reunió con los nuevos funcionarios del área energética

 

Para Zeletski, hay una “falacia” al momento de referirse a una supuesta “acumulación de planes”, dado que el único programa compatible con todos los demás es la Asignación Universal por Hijo (AUH). “Después, de los demás, uno puede recibir un programa, pero no hay una acumulación que te da $80 mil o $90 mil, no existe eso”, afirmó.

Al igual que en muchas otras organizaciones sociales, el Polo Obrero vio recientemente un aumento en el número de miembros jóvenes. Una de sus diferencias con respecto a otras agrupaciones, sin embargo, es la cantidad de mujeres, que forman más del 70% del total de miembros.

Además, de los beneficiarios del Potenciar Trabajo, entre el 80% y el 90% tienen otros trabajos. “Tenemos compañeros que son peluqueros, tareferos, empleadas domésticas, chiperos, y remiseros. En general, nadie vive únicamente del Potenciar Trabajo, que es un complemento”, explicó Zeretski. La suma del Potenciar Trabajo no supera los $22.000.

Según el dirigente, no se le planteó nunca al Polo Obrero la posibilidad de la incorporación de sus miembros a espacios laborales. El nuevo plan de reinstaurar los planes sociales si, pasados seis meses, una persona no se siente a gusto en su trabajo registrado “no es tan fácil como parece”. “Es muy engorroso el mecanismo y los trámites en Anses”, comentó.

Zeretski también calificó al período de seis meses en el que el beneficiario cobra el plan social y la diferencia del sueldo formal es pagado por su empleador como una “situación intermedia”, no totalmente correspondiente a una formalización total. Aclaró, sin embargo, que hay mucho potencial de formalización si es que las ofertas laborales son atrayentes. “Si están cobrando $23.000 y le pagan $60.000, estarán interesados”, afirmó.

Un ejemplo de esto, según Zeretski, ocurrió en 2012, cuando en Eldorado se reinició la fábrica de zapatos y muchos beneficiarios del por aquel entonces conocido como “Argentina Trabaja” decidieron pasarse al empleo formal para ganar más. “Está claro que si el trabajador recibe una paga que hace una diferencia importante va a dejar la informalidad. Nadie pretende vivir con $23.000”, manifestó.

El dirigente social se refirió también a un reciente procesamiento sufrido por él y otros miembros del Polo Obrero involucrados en el corte de una ruta. “Vimos la cédula de uno de los docentes procesados y ahí aparece la lista de todos los que están en ese procesamiento”, explicó Zeretski.

Un anterior procesamiento hacia su persona prescribió hace algunos meses, pero nada de esto servirá para impedir que, de existir una justificación, Zeretski, quien también es docente, siga cortando las calles. “Si a los docentes no nos pagan lo que nos deben pagar o no hay trabajo para mis vecinos, tendré que hacerlo. Los costos que se tengan que pagar se pagarán, pero no puedo convivir con la miseria social haciéndome el distraído”, indicó.

El Polo Obrero no es como otras agrupaciones, como la burocracia sindical de la Confederación General del Trabajo (CGT), que “en una crisis descomunal, no llamó ni a un paro”, aseveró el dirigente: “Nosotros no somos como ellos. Si tenemos que luchar, vamos a luchar”, concluyó.

Auditoría de planes sociales 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas