Alexa

Accidentes de tránsito: advierten sobre el uso del celular al volante

El uso del celular y otros dispositivos electrónicos al volante continúa siendo una de las más grandes causas de siniestros. El criminólogo Fernando Zacarías comentó sobre el hecho.

 

El uso del celular y otros dispositivos electrónicos al volante continúa siendo una de las más grandes causas de siniestros. Tanto cuando se tratan de peatones como con los mismos conductores, las distracciones en lugares que requieren atención pueden ser necesarias en ese momento, pero tienen la capacidad de cambiar vidas de un momento a otro.

Fernando Zacarías, licenciado en criminalística, manifestó que, a pesar de que el celular se haya convertido en una parte casi imprescindible de nuestras vidas, es todavía necesario mantenerlo a raya en situaciones de riesgo como el manejo. “Hay que tratar de entender que, en ciertos aspectos y lugares, el celular trae serias complicaciones. Para los peatones y ciclistas también, pero la diferencia que tienen los conductores es que se están movilizando, y es distancia que uno está haciendo sin prestar atención”.

Aun la más breve distracción al volante puede provocar cambios irreversibles en cualquier parte involucrada. En una media de 16 metros recorridos por segundo en calles interurbanas, por ejemplo, cuatro segundos de distracción suponen 64 metros sin prestarle la debida atención al volante. En una ruta la media sube a 30 metros, por lo que cuatro segundos suponen 120 metros perdidos.

Incluso si la persona se da cuenta rápido de su error, sigue siendo muy difícil controlar el vehículo frente a un riesgo inminente. “Sacar el pie y apretar el freno es generalmente un poco menos de un segundo. Hasta que el vehículo se detiene, que depende de la velocidad, pasan dos o tres segundos. Y así son cinco segundos que se fueron”, explicó el licenciado.

Zacarías recordó que la ley estipula la prohibición de cualquier tipo de distracción al volante, incluyendo el manos libre y la tecnología Bluetooth. “No es tanto la distracción de una mirada baja, sino también la distracción al momento de conducir. La concentración debe estar al cien por ciento”, dijo.

Los peligros de usar el celular al volante

Tal vez te interese leer: Procesos a seguir luego de un accidente de tránsito | “Se debe verificar si hay lesionados, ahí ya es otro el panorama en el siniestro”

Muchos de los accidentes en rutas misioneras son causados por errores tan aparentemente nimios como un ingreso a la banquina, que son prevenibles si se presta más atención a la conducción. “Ese toque de banquina son 50cm de desvío. Ni hablar del carril contrario, donde los siniestros ocurren a menos de un metro del carril contrario. Es decir, donde se baja la mirada un segundo y se pasan 50cm ya se está en el carril contrario. Cuando se levanta la mirada, se tiene a uno enfrente y ya no hay tiempo de reaccionar”, aseveró.

En el caso del casco urbano, Zacarías afirmó que aumentaron los niveles de distracción y choques por alcance, generalmente producidos por la inhabilidad de reaccionar rápidamente ante un vehículo que se detuvo delante. “Se tiene que entender de que, más allá de lo que diga lo ley, la recomendación es dejar el celular y apagar los datos y la mensajería. Ni siquiera se deberían verificar las notificaciones, los mensajes, o quién está escribiendo”, algo aplicable incluso si el encargado de verificarlos no es el conductor mismo, sino el acompañante.

Pese a esta recomendación, y a la creencia popular de que la no dejarse distraer por el celular supone también no dejarse distraer por conversaciones con los acompañantes del vehículo, las situaciones son diferentes, objetó Zacarías. “En el caso de las conversaciones con el acompañante, la atención está hacia adelante, y el acompañante puede advertir de cualquier situación de riesgo”.

El avance de la tecnología supone un paso correcto en dirección a la eventual erradicación de estos tipos de accidente e irresponsabilidades. Invenciones como los vehículos autónomos, que se conducen y detienen solos, pueden ayudar a su disminución, pero el peligro siempre se debe tener presente. “Eso no quita que la responsabilidad de evitar algo, o tomar una determinación, sea siempre del conductor”, sostuvo Zacarías.

El licenciado explicó también que, debido al creciente número de accidentes provocados por estos tipos de distracción, y la dificultad de probar su causa, las estadísticas sobre el tema están incompletas. “No tengo los datos concretos, y creo que nadie los tiene, porque, a excepción de situaciones judiciales donde actúa de oficio la justicia, es muy difícil probar el uso del celular”, indicó. A pesar de esto, la prevalencia de estos tipos de accidentes es evidente.

Muchos peatones y conductores disminuyen estas distracciones recién después de haber pasado por accidentes y ver de primera mano lo que provocan. Zacarías animó a que esto no sea así: “no se tiene que llegar a ese límite para tomar una decisión. Se tiene que empezar desde temprana edad, desde los hijos, el hermano, la mujer, los amigos. Ir dejando el celular porque el siniestro puede ocurrir en cualquier momento”.

El especialista también comentó sobre los efectos de la pandemia en la forma de actuar sobre la vía pública. “La pandemia creó en la gran mayoría una situación de apuro, de nerviosismo, y eso se traslada al tránsito”.

La solución radica en cambiar la filosofía al momento de andar al volante o cruzar las calles. “Se va por la avenida Uruguay a casi 100km/h cuando no hay nadie, y si hay muchos, se intenta zigzaguear, porque la idea es llegar lo antes posible. Pero la idea tiene que ser llegar. Si se va con esa premisa, entiendo que se pueden ir cumpliendo las reglas del tránsito e ir bajando la velocidad, lo que nos da más tiempo para hacer una maniobra evasiva, frenar, o decidir mejor”, concluyó.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas