Alexa

Tras la renuncia de Máximo Kirchner, cerca de 30 diputados K resisten el acuerdo con el FMI

Luego de conocerse la renuncia de Máximo Kirchner, surgió una fuerte incertidumbre de cómo votarían en el Congreso el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) los diputados del Frente de Todos más cercanos al hijo de la vicepresidenta.

Si bien desde el oficialismo muestran unidad, después de que se conociera la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque oficialista, se cree que aproximadamente 30 diputados del Frente de todos estarían dispuestos a resistir el entendimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en línea con la postura del hijo de la Vicepresidenta, quien ayer fue relevado por el santafesino Germán Martínez.

El posicionamiento del núcleo duro que cuestiona al ministro de Economía, Martín Guzmán, se convertiría en un escollo para que Alberto Fernández consolide el acuerdo con el organismo, aunque por el momento se impone la presión interna antes que la fractura de la coalición de gobierno en el Congreso.

Así lo pudo saber LA NACION en consulta con diversos legisladores del Frente de Todos y funcionarios del Poder Ejecutivo que quedaron en vilo tras el portazo de Máximo Kirchner. “Si esperan una fractura, ni lo sueñen. Estamos lejos de eso”, advirtieron en el entorno del jefe de La Cámpora. Pese a que la gravedad de la disputa en torno al acuerdo con el FMI quedó expuesta, en la coalición oficialista buscaron desalentar la idea de que el país se encuentra a las puertas de una crisis de gobernabilidad.

En esa línea se ubicó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien intentó acercar posiciones para que prime, dentro del Frente de Todos, una postura favorable al acuerdo con el FMI. No obstante, aún renunciado Máximo Kirchner cuenta con el apoyo de 16 diputados camporistas y otros tantos de espacios aliados, como el Frente Patria Grande, que se referencia en Juan Grabois, y la Corriente Clasista Combativa (CCC), que por su origen maoísta rechaza naturalmente cualquier pacto con el Fondo.

Aunque antes del rechazo liso y llano, esos diputados buscarán influir en la redacción del memorando de entendimiento con el FMI, que sigue negociando Guzmán en medio del vendaval político desatado en el oficialismo. En diálogo con este medio, el neokirchnerista Leopoldo Moreau dijo que buscarán introducir modificaciones para aliviar el impacto de lo que, a su entender, puede provocar lo firmado por el Gobierno.

El tenor de las críticas que Moreau dedicó a Guzmán fue elevado. “Es su responsabilidad, porque vino liquidando las divisas desde el inicio de su gestión innecesariamente en una negociación con el Fondo cuando todavía no había acuerdo”, remarcó el exalfonsinista, reconocido en el Congreso por mantener una sintonía fina con la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Moreau, cuya hija Cecilia renunció anoche a la vicepresidencia del bloque de diputados, tuvo que comunicarse con Massa para aclararle que no había sugerido un boicot al acuerdo con el FMI, sino una negociación previa a la firma del memorando definitivo. “Por encima de nuestras diferencias, lo que tenemos que pensar es que está el país en juego”, dijo el presidente de la Cámara baja tras una extensa reunión que mantuvo con Fernández en Olivos. Luego, al caer la tarde, lo volvió a ver junto al santafesino Martínez en la Casa Rosada.

“No creo que esté en peligro el acuerdo”, dijo Martínez tras su designación. La falta de volumen político del bloque del Frente de Todos fue ayer uno de los inconvenientes que se le presentó a Fernández y a Massa para elegir al sucesor de Máximo Kirchner. “Es algo que le pasa a los oficialismos, porque tienen que poner mucha gente en el gobierno. En cambio, el bloque opositor es fuerte porque ya no gobiernan la Nación ni la provincia de Buenos Aires”, describió un funcionario que fatiga la Avenida de Mayo entre la Casa Rosada y también del Congreso.

Te puede interesar leer: Antes de presentar su renuncia, Máximo Kirchner se comunicó telefónicamente con Alberto Fernández 

 

Inquietud en el Senado

Aunque lejos de las tensiones que imperan en la Cámara vecina, el oficialismo en el Senado vive horas de incertidumbre entre el silencio de Cristina Kirchner y las dudas sobre cuál será el impacto que tendrá en la bancada que preside el formoseño José Mayans el portazo de Máximo Kirchner. Si bien los mensajes que emanaban ayer desde los despachos alineados en La Cámpora eran de unidad, lo cierto es que las críticas al entendimiento con el FMI generaron dudas sobre si el Frente de Todos podrá reunir los votos para aprobar el acuerdo cuando llegue al Senado.

Es que son muchos los que creen o sospechan que la jugada del líder de La Cámpora contó con el aval de su madre. En ese sentido, un senador patagónico consideró como un “escenario de fantasía” imaginar siquiera la convocatoria para discutir en comisiones el acuerdo sin el visto bueno de la vicepresidenta.

Fuente: La Nación

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas