Alexa

La Cámara de Casación Federal anuló un fallo que impulsaba la investigación sobre las torturas que sufrieron los soldados ex combatientes en la Guerra de Malvinas

La Sala I de la Cámara de Casación Federal aceptó el recurso de casación presentado por el ex militar Jorge Oscar Ferrante acusado de cometer torturas durante la Guerra de Malvinas. Fue un hecho trascendental para la causa dado que podría definir si se prescriben finalmente las torturas contra los jóvenes soldados por parte de oficiales y suboficiales del Ejército.

 

Con las firmas de los jueces Diego Barroetaveña, Daniel Petrone y Ana María Figueroa, la Cámara recibió el recurso presentado por la defesa de Ferrante, el abogado Manuel Eduardo Barros, quien solicitó mediante este documento “que se dicte una nueva resolución de acuerdo con los lineamientos expuestos en la presente”.

 

Ferrante, quien cumplió el cargo de subteniente y había oficiado además como jefe de una sección durante el duro combate en Malvinas, fue llamado a indagatoria por las supuestas torturas contra Julio César Más, quien “habría sido estaqueado entre doce y dieciocho horas y que habría culminado cuando otro conscripto lo liberó durante un bombardeo”.

 

 

Guerra de Malvinas

 

 

Al momento de dictaminar  ante Casación el fiscal  Javier de Luca sostuvo que en la causa se investigan “crímenes de guerra y/o graves violaciones a los Derechos Humanos” y por lo tanto son “imprescriptibles”. Y sostuvo que “existen razones para concluir que los soldados que resultaron víctimas de los hechos pesquisados en la presente causa, pueden considerarse protegidos por los Convenios I y II de Ginebra toda vez que, más allá del sujeto pasivo y activo, pertenecen a la misma fuerza”.

 

En la causa se presentó como amicus curiae la asociación civil “Defensores de Derechos Humanos de Latinoamérica” planteando que los hechos investigados ya habían prescripto.

 

La jueza Figueroa votó por rechazar el recursos de Ferrante y a favor de que se siga investigando. “Conforme el estado procesal de la causa y la totalidad de las constancias glosadas al expediente, se advierte que la decisión cuestionada cuenta con los fundamentos mínimos y necesarios que impiden su descalificación como acto jurisdiccional válido» alegó.

 

Y dejó en claro que, «como lo consideraron la judicatura de grado y la Cámara de Apelaciones respectiva, persiste la potencial caracterización de los hechos como delitos de lesa humanidad o graves violaciones a los derechos humanos, al tiempo que lo mismo sucede con relación a la eventual calificación de los sucesos como crímenes de guerra conforme lo dictaminado por el Fiscal ante esta Cámara”.

 

Sin embargo, los jueces Daniel Petrone y Diego Barroetaveña votaron por hacer lugar al recurso de casación. “Se advierte que asiste razón a la defensa en cuanto a que en aquel fallo se ha insistido con una cuestión que fue zanjada por esta Cámara Federal de Casación Penal en el decisorio reseñado en el punto precedente -el cual se encuentra firme-, al referirse a la categorización que corresponde otorgarle a los hechos por los cuales mediara requerimiento de instrucción por parte del Ministerio Público Fiscal”, sostuvo Petrone.

 

Inicio de la causa sobre torturas que sufrieron los soldados en la Guerra de Malvinas

 

La causa por las torturas en Malvinas se inició en 2007, cuando desde Comodoro Py se remitió a la Justicia de Tierra del Fuego una denuncia del soldado Rubén Darío Gleriano. En 2009, la defensa oficial de uno de los acusados pidió que se declarara extinguida la acción penal. Pero la entonces titular del juzgado federal de Río Grande, Lilian Herráez, rechazó el planteo.

 

En agosto de 2009, la Cámara de Comodoro Rivadavia, por mayoría, ratificó la decisión de la jueza. Dos meses después, la Sala I de Casación, con otra integración, le ordenó dictar un nuevo fallo.

 

Guerra de Malvinas: qué alegó la defensa del ex militar Jorge Oscar Ferrante

 

En principio, el abogado de Ferrante planteó que aquel fallo de Casación incluía a su defendido. Y alegó que respecto de su asistido “debe operar el principio de cosa juzgada, pues de lo contrario, se está́ incurriendo en una doble persecución”.

 

Sobre la calificación legal, sostuvo que los hechos denunciados no pueden tomarse como crímenes de guerra porque “las presuntas víctimas tenían estado militar y por tanto estaban sometidos a la justicia militar, no resultando ser población civil o grupos perseguidos”.

Derechos Humanos repudió el recurso presentado por la defensa del ex militar en la Guerra de Malvinas

 

Guerra de Malvinas

 

En un comunicado la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, querellante en la causa por los estaqueamientos y torturas de soldados, informó que recurrirá el fallo de la Sala I de la Casación Federal que declaró prescriptibles esos delitos.

 

«la querella de la Provincia en la causa Malvinas recurrirá a la Corte Suprema para revertir el fallo de la Sala I que con las firmas de los jueces Daniel Petrone y Diego Barroetaveña hizo lugar al recurso presentado por la defensa del militar Jorge Ferrante», comunicaron.

 

La Subsecretaría explicó que esa decisión del máximo tribunal «anuló el fallo de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia que había declarado crímenes de lesa humanidad y por lo tanto imprescriptibles, a las torturas cometidas en las Islas y había confirmado el llamado a indagatoria del imputado».

 

Se añadió que «el recurso ante la Corte se presentará haciendo especial hincapié en el deber inexcusable que recae en el Estado argentino de investigar y juzgar los crímenes contra la humanidad conforme los compromisos internacionales asumidos en materia de derechos humanos, y garantizar una adecuada reparación a cada una de las víctimas, las que 39 años después de los hechos, continúan reclamando justicia».

 

Para la Provincia, «resulta evidente que la investigación y juzgamiento sobre las torturas en Malvinas no puede agotarse en un fallo que no resuelve sobre la cuestión de fondo, que es arbitrario y que no contempla el imperio constitucional, convencional y el derecho internacional de los derechos humanos».

 

Añadieron que, «días atrás, la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia confirmó los procesamientos de tres imputados en la causa ratificando que se trataba de delitos de lesa humanidad y el Juzgado Federal de Río Grande citó a prestar declaración indagatoria a otros diez ex militares acusados de cometer actos de torturas contra soldados de su propia tropa«.

 

En ese marco, remarcaron que «el fallo de Casación que se impugnará, no se encuentra firme y, por lo tanto, deberá efectivizarse la toma de las declaraciones indagatorias ya fijadas y continuarse la investigación en curso».

 

La realidad es que el fallo de Casación se produjo a días de que se anunciara una nueva ronda de indagatorias: el martes 27 de abril pasado la jueza Borruto llamó a declaración indagatoria a 10 militares acusados y había fijado audiencias para los meses de junio y julio.

 

 

 

Fuente: Infobae y Télam

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas