comScore

Misiones atraviesa una intensa sequía: este es el mapa y el estado de los municipios más afectados

Misiones atraviesa una intensa sequía: este es el mapa y el estado de los municipios más afectados

La falta de lluvias y la consecuente sequía que genera, afecta la producción y distribución del agua potable en varias localidades de Misiones, algunas de las cuales se declararon en Emergencia Hídrica: Oberá, Montecarlo, Bernardo de Irigoyen, Pozo Azul y San Pedro. Las que presentan problemas son Cerro Azul, Puerto Libertad, Puerto Esperanza, Campo Ramón, Villa Bonita, Puerto Iguazú, San Antonio, San Javier, Loreto y Concepción de la Sierra.

 

En rojo, los municipios en Emergencia Hídrica y en amarillo los que registran problemas

 

La sequía y consecuente falta de agua, generó problemas en varias localidades de la provincia, algunas de las cuales se declararon en Emergencia Hídrica, mientras que en otras subsisten los problemas.

 

El principal inconveniente es la falta de lluvias que afecta a los reservorios, arroyos, diques y vertientes que sirven para que las cooperativas, que son en su mayoría quienes abastecen a las ciudades, distribuyan el vital líquido.

 

En tanto en las zonas rurales, no solo las familias sufren la falta del agua, sino que se ven afectados los productores, quienes se ven impedidos de regar y dar de beber a sus animales.

 

Emergencia

 

Este martes, el Concejo Deliberante de Oberá aprobó la declaración en una ciudad con problemas crónicos para brindar el servicio, sobre todo durante las épocas de altas temperaturas.

 

Esta semana, el presidente de la Federación Misionera de Cooperativas de Agua Potable, Daniel Sena, advirtió en Radio Libertas que había problemas por la escasez de agua en arroyos. “La provincia está completamente en una emergencia hídrica debido a la escasez del agua en Misiones. Hay localidades con una mejor capacidad de captación y otras que tienen más dificultades”, indicó.

 

La falta de lluvias no solo afecta los cursos de agua ubicados en la superficie, sino también a las internas. “El drama es que las napas se están agotando y pierden el nivel dinámico y llega un momento en que no tiene agua la napa y queda sin bombeo”, explicó Sena en la misma entrevista.

 

En Oberá, los ediles que presentaron el proyecto de Emergencia Hídrica indicaron que bajó considerablemente el caudal de los principales arroyos que abastecen la planta potabilizadora, el Ramón y el Bonito. Además, citaron la falta de lluvias y los pronósticos que anticipan un verano con pocas precipitaciones.

 

Antes de Oberá, otros municipios que se declararon en Emergencia Hídrica fueron Montecarlo, Bernardo de Irigoyen, Pozo Azul y San Pedro.

Conciencia

 

Por su parte en Montecarlo, el Concejo Deliberante también declaró la emergencia. “Buscamos crear conciencia en la gente del cuidado del agua por esta prolongada sequía y teniendo en cuenta que recién estamos entrando a los fuertes calores del verano. Todavía tenemos garantizada la provisión para fin de año y el verano, si Dios quiere va aguantar bien”, afirmó el intendente Jorge Lovato.

 

El intendente remarcó que los productores fueron los más perjudicados por la situación. “Para ellos estamos haciendo un reservorio de agua para darles la posibilidad a los vecinos de la colonia que puedan tomar el agua desde ahí”, agregó Lovato y destacó que también se trabaja en una toma de agua sobre el río Paraná, con una inversión de la provincia.

 

En Bernardo de Irigoyen, el dique que abastece a la Cooperativa de Provisión de Agua Potable de Bernardo de Irigoyen Limitada (Coopabil) está prácticamente seco, por lo que el intendente, Guillermo Fernández, en común acuerdo con el Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (IMAS), declaró la Emergencia Hídrica.

 

En ese sentido, el propio intendente informó en Radio Libertad que para paliar la situación utilizan las perforaciones que existen en el municipio. “Tenemos perforaciones por si se llega a secar el caudal o baja mucho el caudal de la represa; tenemos las perforaciones, pero bueno, tenemos que ir largando agua por sector y cada doce horas para ciertos sectores”, afirmó.

 

En tanto en Pozo Azul, la falta de lluvias causó la escasez del vital líquido en los arroyos y vertientes que abastecen el sistema, por lo que las familias que viven en el municipio comenzaron a tener problemas. El municipio comenzó a llevar soluciones.

 

Otro municipio que se declaró en emergencia es San Pedro, donde la falta de lluvias secó los arroyos y vertientes y dejó sin aguan, además del casco urbano, a las zonas rurales donde no hay posibilidades de riego ni bebida para los animales.

 

Otras localidades que presentan problemas en el abastecimiento de agua potable son Cerro Azul, Puerto Libertad, Puerto Esperanza, Campo Ramón, Villa Bonita, Puerto Iguazú, San Antonio, San Javier, Loreto y Concepción de la Sierra.

 

En Puerto Iguazú los problemas son crónico, como en el caso se Oberá. Este año, el bajo caudal del río Iguazú, debido al cierre de la represa Itaipú, que comparten Brasil y Paraguay, dejó sin agua a una de las platas potabilizadoras que IMAS tiene en la ciudad.

 

En Cerro Azul, el dique mediante el cual se extrae agua potable está casi seco y por ello, el pueblo quedó al borde del desabastecimiento. De allí se extrae el agua necesaria para mezclar con la que se bombea del Acuífero Guaraní.  Es indispensable para nivelar el PH y hacerla apta para el consumo humano.

SF-EP


Quizás tambien le interese...