Alexa

Coronavirus: bares y restaurantes de Posadas ultiman detalles para abrir a fines de mayo o comienzos de junio

Luego de la reapertura de gran parte de los comercios el pasado lunes, los dueños de bares y restaurantes de Posadas se ilusionan con sumarse a las autorizaciones protocolizadas, siempre que la mesura y la responsabilidad de la población durante esta semana permita una evaluación positiva, según lo afirmó este miércoles el empresario y consejero de la Federación Argentina Hotelera y Gastronómica, Martín Oria.

Martín Oria-Red Ciudadana

 

En provincias como Mendoza, Salta y Jujuy este tipo de locales ya gozan de autorización para funcionar, aunque dijo Oria que son situaciones distintas, en lugares con problemáticas que requieren de respuestas también distintas.

 

Mencionó como ejemplo a Formosa, provincia que no notificó ningún caso de coronavirus y sin embargo solo este último martes permitió el desplazamiento de mandados tipo delivery hasta la una de la madrugada. “Está muy claro que el Gobierno Nacional ya delegó el cien por ciento de las responsabilidades a los gobernadores y acá eso está más que charlado, la responsabilidad es de todos, de cada intendente de los municipios de la provincia, del área ministerial que le toque y las Cámaras que les toque. No es solo la responsabilidad del Gobernador, ni tampoco el pedido de una Cámara o de los comerciantes; sino una responsabilidad tomada en conjunto”, señaló el también integrante de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos en Posadas.

 


Leé más sobre coronavirus haciendo click aquí.


 

Oria comentó que el viernes último participó de reuniones en las que participaba el ministro de Turismo de la provincia, José María Arrúa y el intendente de Posadas, Leonardo Stelatto, donde analizaron la situación y establecieron una hoja de ruta de cómo continuar la flexibilización en cuanto a las autorizaciones de apertura de locales comerciales dedicados a otros rubros. “Este lunes que pasó, se dio la apertura de los comercios más tradicionales, de más necesidad; ahora se va a analizar el comportamiento de la gente en esa situación. El paso siguiente será ver la apertura de La Placita, el Shopping, el Paseo de Compras del Híper Libertad y si todo va bien y no tenemos una curva de infectados ascendentes y no se complica el manejo de la sociedad ante las medidas de prevención, el paso siguiente será seguir con lo referente al esparcimiento de la gente”, dijo Oria.

 

Según la evaluación que se haga sobre esos parámetros, el empresario gastronómico dijo que a más tardar “a fin de mes o a principios de junio se podrá ir abriendo bares y restaurantes con el protocolo aprobado y todo lo que se necesite para resguardar la salud”. Sin embargo distinguió las particularidades que tiene la habilitaciones de lugares de comida. “Quiero dejar en claro algo, que cuando uno va a habilitar un negocio gastronómico, eso conlleva otras exigencias, otras habilitaciones, capacitaciones; distintas a un negocio de venta de ropas o ferretería. Hay que trabajar con la manipulación de alimentos y tener todo un protocolo aprobado por Bromatología de la Municipalidad, con inspecciones permanentes. La higiene en el manejo del alimento, la parte de cocina hay que acentuar al máximo, también con el uso del barbijo”, afirmó.

 

En cuanto a la organización interna de los espacios para comensales, dijo que se calcula que un lugar donde se ubican normalmente 15 mesas, con un promedio de 50 a 60 personas sentadas hay que ver cómo ubicarlas de manera de resguardar los metros de distancia exigidos entre comensales. Y calculó que los grupos familiares, que ya conviven en cuarentena en un mismo espacio, podrían ubicarse en una sola mesa o uniendo dos; pero que debe mantenerse la distancia reglamentaria con otras mesas y otros comensales.

 

En este punto, Oria descartó la posibilidad de incluir separadores de vidrio o de cualquier otro material debido a los costos. “Estamos viendo que acá en Misiones los costos no nos permiten hacer inversiones en estos momentos”, aseguró, al tiempo de afirmar que una de las medidas solicitadas al Municipio fue que se analice la posibilidad de usar todos los espacios verdes lindantes con los restaurantes y bares. Como ejemplo citó las plazas, la peatonal y el espacio detrás de la Estación, en el cuarto tramo de la Costanera posadeña.

 

“Todos tenemos que entender que abrir el comercio no es salir a la calle a mirar vidrieras, es salir a buscar lo básico y comenzar a movernos muy lentamente. Es lo mismo que tendría que pasar si este fin de semana se abre el esparcimiento y salimos todo con silletas y nos ponemos a tomar mate en ronda de seis o de siete, tiramos todo por la borda. El caso pasa a ser lo mismo. No tiene que haber mucha gente en un salón y tiene que haber dos metros o más entre mesas”, reflexionó Oria.

 

Un aspecto muy particular al que aludió se relaciona con el uso de la mantelería. “Los negocios más tradicionales son los que tienen la mantelería, otros tienen los descartables; pero los anteriores lo que se cambia es el cubremantel, cuando un comensal se va, debe cambiarse. Con el mantel de tela, habrá que cambiarlo también por cada comensal. El que no usa mantel, se limpia con alcohol directamente la mesa y ya está. También todo el camino que un comensal pueda hacer en el picaporte del baño se tiene que limpiar”.

 

Los costos también se verán modificados “aunque nadie sabe cómo será la vuelta”, consideró el empresario. “Hoy es el tercer día de apertura, el lunes les fue muy bien a los negocios; pero en nuestro rubro lo ideal va a ser reducir la carta, hacerla más sencilla, para no tener tantos proveedores, para ver si rota también el personal para que no haya mucho personal al mismo tiempo en el negocio. En síntesis, va a tener que haber un reacomodamiento en general” afirmó en diálogo con Red Ciudadana.

 

ZF

 

 

 

 

 

 

 

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas