A sala llena, Enrique Piñeryro realizó el espectáculo «Volar es Humano, aterrizar es divino»

A sala llena, Enrique Piñeryro realizó el espectáculo «Volar es Humano, aterrizar es divino»

En la noche del sábado 16 de noviembre Enrique Piñeyro aterrizó en el escenario del Teatro Lírico del Parque del Conocimiento. Sin dificultades, presentó un impactante show, en una sala repleta de espectadores en todas sus filas, de la mano de la “Aquafilms Producciones”   demostrando su talento desde lo audiovisual, le dieron forma a una puesta en escena el carácter de un contenido preciso y crítico. “Volar es humano, y aterrizar es vino” es el resultado de un producto artístico y del entretenimiento que se recomienda ver.

 

Enrique Piñeyro ha sido médico, comandante de la línea aérea, actor, productor y director de cine. En esta oportunidad el comandante de la escena propuso un monologo que critica varios aspectos de las vida social en general, desde el consumo de los medios de comunicación, las relaciones personales, los peligros que nos rodean, los carteles en la vía pública, la medicina, las publicidades, los miedos, el sexo, el alcohol, la política y así podríamos seguir enumerando temáticas que hicieron al desarrollo del espectáculo.

 

Desde el transcurso de monologo, mencionó “seamos un pelín más aeronáuticos, nos va ir mucho mejor”  refiriéndose a que en la tierra, suceden cosas que en el aire no, desde su experiencia por las varias profesiones pone a disposición sus investigaciones desde la medicina y la aeronáutica.

????????????????????????????????????

Propone hacer lo que se hace en la aviación, dio un ejemplo “tenemos que entender que cuando te dicen cuidado con el camión, se dice gracias, cuando te encierran no te lo hicieron a propósito, se equivocó, frena un poquito, no pasa nada si lo dejas pasa”.

 

En cierta forma también realiza un análisis de las temáticas que se abordan en el show en conjunto con el público, también le brinda participación a la gente presente, la interacción entre el protagonista de la escena y los presentes se vivió a lo largo la noche. Las risas se hicieron parte del salón, la gente se llevó nuevos conocimientos, además de perderle el miedo a volar.

 

Al finalizar, el encuentro después de dos horas lejos, sin perder la chispa en escena se despidió al su público, junto con sus asistentes de vuelo, que fueron parte del inició de la presentación.

 

 



Quizás tambien le interese...