“El comandante Karacic tenía un ingreso de bala a la altura de la sien”

“El comandante Karacic tenía un ingreso de bala a la altura de la sien”

Una sor­pre­si­va muer­te sa­cu­dió ayer a Gen­dar­me­ría Na­cio­nal Ar­gen­ti­na (GNA) y a to­da la so­cie­dad co­rren­ti­na, cuan­do se su­po pú­bli­ca­men­te so­bre la muer­te del co­man­dan­te prin­ci­pal que es­tu­vo al fren­te de la Agru­pa­ción III de GNA, Juan Jo­sé Ka­ra­cic.
El alto oficial fue en­con­tra­do en su ha­bi­ta­ción con un dis­pa­ro en la sien, tras lo cual mu­rió.
Si bien se ha­bía se­ña­la­do que la prin­ci­pal hi­pó­te­sis era la de una au­to­a­gre­sión, hay cier­tos ele­men­tos lla­ma­ti­vos que mo­ti­va­ron a que el ca­so no se cie­rre y que se lle­ve ade­lan­te la in­ves­ti­ga­ción pa­ra po­der es­cla­re­cer es­te pun­to.
Se­gún se di­jo, Ka­ra­cic fue he­ri­do mo­men­tos pre­vios a via­jar a dis­tin­tas lo­ca­li­da­des de Co­rrien­tes, en­tre es­tas San­to To­mé. Jus­ta­men­te, un cho­fer de la Fuer­za ha­bía ido a bus­car­lo a su vi­vien­da ubi­ca­da en el ba­rrio Ya­pe­yú, más pre­ci­sa­men­te por ca­lle Mi­ra­mar al 2600.
Di­cho agen­te di­jo que has­ta man­tu­vo una con­ver­sa­ción con Ka­ra­cic y que es­te ha­bía ido a ca­len­tar agua pa­ra to­mar ma­te y a ter­mi­nar de ves­tir­se.
Es­to fue al­re­de­dor de las 3:30.
Mi­nu­tos des­pués, el cho­fer di­jo que es­cu­chó un dis­pa­ro y fue has­ta la ha­bi­ta­ción del hom­bre. Allí lo en­con­tró ti­ra­do. A un cos­ta­do es­ta­ba su bol­so con la ro­pa que iba a lle­var pa­ra el via­je, que ja­más iba a re­a­li­zar.
An­te es­te tre­men­do cua­dro, el cho­fer lla­mó a un ser­vi­cio de emer­gen­cias. Lue­go de la lle­ga­da del equi­po sa­ni­ta­rio y agen­tes de la co­mi­sa­ría Quin­ta, en­car­ga­da de di­cha zo­na de la ciu­dad, Ka­ra­cic fue lle­va­do ha­cia el Hos­pi­tal Es­cue­la, don­de fi­nal­men­te se de­cre­tó su de­ce­so.
De es­ta ma­ne­ra, co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra, se co­no­ció la no­ti­cia de la muer­te de Ka­ra­cic, an­te lo cual las au­to­ri­da­des co­men­ta­ron al­gu­nos pun­tos ini­cia­les de la in­ves­ti­ga­ción, que re­ca­yó en el Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nº6 de Gra­cie­la Fe­rrey­ra.
Has­ta el mo­men­to no tras­cen­die­ron de­ma­sia­dos de­ta­lles de los pe­ri­ta­jes que se hi­cie­ron en la ha­bi­ta­ción de Ka­ra­cic.
El sub­je­fe de Po­li­cía de Co­rrien­tes se­ña­ló que en el lu­gar no se ha­lla­ron in­di­cios de vio­len­cia den­tro de la ha­bi­ta­ción en la que se en­con­tró a Ka­ra­cic.
Asi­mis­mo no ha­bía ce­rra­du­ras for­za­das o al­gún in­di­cio que hi­cie­ra sos­pe­char so­bre la pre­sen­cia de un ter­ce­ro en el lu­gar.
En el si­tio don­de lo ha­lla­ron mal­he­ri­do, se en­con­tró un pro­yec­til. Asi­mis­mo se se­cues­tra­ron otros ele­men­tos pa­ra que ayu­den a di­lu­ci­dar qué es lo que ocu­rrió fi­nal­men­te.
Has­ta el mo­men­to, des­de el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción o de Gen­dar­me­rí­a, no hu­bo un co­mu­ni­ca­do ofi­cial por la muer­te del gen­dar­me, a pe­sar de que la no­ti­cia de su fa­lle­ci­mien­to co­bró re­le­van­cia na­cio­nal de los me­dios.
“Co­mo ins­ti­tu­ción es­ta­mos muy do­li­dos, te­ní­a­mos una ex­ce­len­te re­la­ción con Ka­ra­cic, co­mo ha­ce mu­cho tiem­po no te­nía la Po­li­cía de Co­rrien­tes”, in­di­có el sub­je­fe Ace­ve­do. “He­mos lo­gra­do en­ta­blar un tra­ba­jo con­jun­to, man­co­mu­na­do y te­ner un acer­ca­mien­to con to­dos los in­te­gran­tes de la Gen­dar­me­ría Na­cio­nal”.
La jue­za fe­de­ral de Go­ya, Cris­ti­na Poz­zer Pen­zo, adhi­rió a un due­lo an­te la tre­men­da muer­te.
De­be re­cor­dar­se que Ka­ra­cic asu­mió en su car­go en no­viem­bre de 2017, tra­mo en el que des­de Gen­dar­me­ría lle­vó ade­lan­te ope­ra­ti­vos su­ma­men­te im­por­tan­tes, so­bre to­do en­fo­ca­dos en con­tra del nar­co­trá­fi­co.
El úl­ti­mo que co­bró gran re­le­van­cia fue jus­ta­men­te la de­ten­ción de Fe­de­ri­co “Mo­re­ni­ta” Ma­rín, un sin­di­ca­do lí­der nar­co de Ita­tí, quien es­tu­vo pró­fu­go du­ran­te años y fue de­te­ni­do tras un ac­cio­nar en la ciu­dad de la Vir­gen Mo­re­na.
Asi­mis­mo, la Fuer­za a su man­do lo­gró de­ten­cio­nes im­por­tan­tes de per­so­nas alle­ga­das a “Mo­re­ni­ta” du­ran­te la ges­tión de Ka­ra­cic.
Jus­ta­men­te, al asu­mir co­mo je­fe de la Agru­pa­ción III, el co­man­dan­te prin­ci­pal, aho­ra di­fun­to, ha­bía he­cho hin­ca­pié en la pre­sen­cia del gen­dar­me pa­ra pro­fun­di­zar la pre­ven­ción en la lu­cha con­tra la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes.

Fuente: diario Época



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE