Atentado y doble rasero neocolonialista

Andres-OrtizEscribe Carlos Andrés Ortiz, analista en temas económicos y geopolíticos.
Deplorables y totalmente repudiables el atentado reciente y los otros hechos de violencia asociados, perpetrados en Francia, con el lamentable saldo de muchas víctimas y la profunda conmoción y muy justificado estupor generalizado.
Los motivos reales de tan crueles acciones, generan muchas dudas, habida cuenta que suele ser muy común que se entrecrucen varias hipótesis, no descartándose tortuosas operaciones encubiertas, del tipo de “falsa bandera”, como pretexto para otras acciones futuras, como cobertura o justificación de acciones precedentes, o para afectar la imagen pública de tal o cual sector.
Con la confusión generalizada reinante, en cuanto a los reales móviles de tan horrendas acciones, y con la dudosa objetividad y/o falta de fundamentación bien basada que exhiben muchos de los opinantes mediáticos; constituiría una imprudencia y una irresponsabilidad, tomar como válida una de las tantas hipótesis al respecto.
Pero en cambio, muy nítidamente se evidenciaron la tremenda hipocresía, el doble discurso y la búsqueda incluso miserable del infame rédito político, de algunos actores de primer nivel a escala mundial. Además, los análisis de cierto periodismo pretendidamente “serio” que juega a favor del establishment del G 7 y asociados; así como otro sector comunicacional de “la progresía” superficial o encerrada en falsos dilemas simplistas de “derechas” e “izquierdas” y otras vacuidades por el estilo; que solo resultan ser aportes a mayores confusiones o a palabrerías de muy pobre contenido.
Las actitudes compungidas de Hollande, de Obama (y posiblemente de Cameron), así como las de otros lideres de “occidente”, y sus expresiones “humanistas” y supuestamente incondicionales a favor de “la libertad” y “los derechos humanos”; a cualquier persona pensante y medianamente informada, solo pueden producir rechazo, ante tan descarado doble estándar.
¿Acaso no fueron esos líderes de potencias mundiales, los que ordenaron y avalaron las agresiones sistemáticas, con violencias de todo tipo, ejercidas sin más freno que las propias limitaciones logísticas de los agresores, de las cuales salieron perjudicados muchos países del mundo, con incontables víctimas civiles y cuantiosos daños materiales, que eufemísticamente fueron minimizados ante la
opinión pública como “daños colaterales”? ¿No fueron ellos o sus secuaces, quienes ordenaron asesinar a Kaddaffy y a Saddam Hussein, y a mostrar repetidamente en todos los medios, las fotos de sus cadáveres con evidencias de vejámenes y torturas, como símbolos de escarmiento y amenazas a otros que osen enfrentar al poder neocolonial?
Duelen mucho las crueles y absurdas muertes perpetradas recientemente en Francia…¡pero también dolieron y duelen las muertes, mutilaciones, familias destrozadas, regiones desarticuladas y grandes poblaciones expulsadas o condenadas a la miseria y el desarraigo, en Afganistán, Iraq, Libia, Siria, Somalia, Sudán, Congo, Nigeria, Sierra Leona, Costa de Marfil, Senegal, Eritrea-Etiopía, Medio Oriente y otros; sin olvidar el caos montado en Ucrania, los desórdenes prearmados en Venezuela, los intentos secesionistas en Bolivia y el frustrado magnicidio con mercenarios extranjeros, el abortado golpe de Estado e intento de magnicidio contra Correa en Ecuador, y algunos otros hechos similares; y por supuesto, viendo con profunda preocupación el prefabricado conflicto “mapuche” y otros similares de corte ultra indigenista, que en Argentina están creando perversa y sistemáticamente las condiciones para una guerra civil, que de no frenarse a tiempo será la excusa perfecta para una invasión de la OTAN desde Malvinas o desde otros puntos.
Varios analistas geopolíticos advirtieron acerca de la notable multiplicidad de factores que pudieron ser las causales de los crueles hechos acaecidos en Francia, no descartándose la posibilidad que haya sido una acción de “falsa bandera”, un siniestro operativo para justificar agresiones precedentes y posteriores, por parte de la OTAN, y particularmente por las potencias neocolonialistas –Francia, Gran Bretaña, EEUU-; como la largamente anunciada agresión masiva contra Siria y después contra Irán; y/o una excusa valedera para cerrar las fronteras y expulsar indeseables de la Unión Europea, u otras medidas drásticas por el estilo.
Tampoco puede omitirse el hecho que sin perjuicio de existir sectores fundamentalistas en todas las religiones –y el islam no es la excepción, por cierto-, pese a ello existen muchos indicios o pruebas concretas, que diversos grupos violentos que sustentan premisas extremas islámicas (con prácticas como asesinatos masivos de cristianos), serían en verdad creaciones de las agencias de inteligencia de las citadas potencias colonialistas; grupos formados por mercenarios y aventureros varios, armados y financiados desde el mismo “occidente democrático y humanista” que los usa para las tareas sucias.
Turbio, confuso y siniestro, es el real cuadro de situación, en torno a la violencia brutal y desalmada desatada en Francia.
Por supuesto, el tema permite realizar otros análisis.
Entre los muchos confusos crónicos –y por cierto muy perjudiciales para nuestro país, pues siembran odios y más caos conceptuales e ideológicos-, están por una parte, los de la “progresía” fuera de foco, esos que Jauretche llamaba “los mitro marxistas” (x), que desde “las izquierdas” siempre son funcionales a los intereses antinacionales; y desde las supuestas antípodas, los “patrioteros de bandera”, con los cerebros fritados y perforados por los cursos de la Escuela de las Américas (xx) y otros similares, que en sus cerradas confusiones mentales, se suelen proclamar “liberales nacionalistas” (¡brutal contradicción!), y tozudamente, siguen reivindicando al perverso “proceso” (xxx) de 1976 y otros esquemas goriloides (xxxx) similares.
Esos mismos confusos crónicos usan y abusan de las muletillas de “izquierdas y derechas”, ignorando o pretendiendo ignorar, que esas obtusas clasificaciones dieciochescas –de la Revolución Francesa”-, operan como engañifas para confundir incautos; siendo muy claro que lo que realmente importa, es verificar quienes actúan en favor de los Intereses Nacionales, y quienes son simples agentes, mercenarios o acomodaticios varios, al servicio de intereses foráneos. Ese elemental concepto, con su acostumbrada maestría, lo definió Jauretche, hace más de medio siglo.
Así como los patrioteros de bandera, con años de “picadora de seso” operando en sus obtusos razonamientos, terminan siendo simplemente buenos ciudadanos…norteamericanos, añorantes de la “madre patria” anglosajona (pero hinchan el pecho cantando el himno argentino, luego de operar en contra de los Intereses Nacionales, sin darse cuenta siquiera); de la misma forma los mitro marxistas (marxistas que se basan en la historia mitrista para analizar la realidad argentina), y otros “progres” varios fuera de foco, son capaces de repetir largas parrafadas de Marx o de Gramsci, y de citar ejemplos históricos de la vieja Europa
decimonónica, pero son por lo general totalmente incapaces de entender la realidad nacional sin las anteojeras distorsivas de sus cerrados preconceptos.
Ninguno de esos confusos, entiende que los “socialistas”, laboristas y similares “de izquierda” europeos son apenas un tinte levemente diferente del mismo tenor neocolonialista, con el que siguen operando las tres potencias mencionadas, más la Unión Europea como bloque y la OTAN como su siniestro brazo armado, presto también para dar el zarpazo en nuestras latitudes sudamericanas.
Mientras tanto, las muy generosamente financiadas ONGs ecologistas, indigenistas, derecho humanistas, y similares, siguen preparando el terreno de la disolución nacional, montándose sobre el engaño de sus campañas, más la ignorancia y la ingenuidad de muchos de nuestros compatriotas; además de las complicidades de inescrupulosos mercenarios del periodismo y del arribismo a cualquier costo de politiqueros de muy baja estofa, que en deplorables acciones compiten por lograr favores y apoyos de esos agentes de los intereses antinacionales.
(x) Bartolomé Mitre, político, militar, ex presidente, periodista, historiador. Agente de los intereses británicos en Argentina, tal como demuestra su accionar. Fundador de una corriente histórica, el academicismo, que en base a rebuscadas interpretaciones y versiones de dudoso o nulo fundamento, tergiversa la historia argentina en una versión “edulcorada” y falaz, que ha sido instrumento principalísimo de la colonización cultural pro británica en Argentina. El marxismo vernáculo hace sus interpretaciones locales basado en la historia mitrista.
(XX) Institución norteamericana, de formación y adoctrinamiento (colonización cultural) de los militares de Íbero América y El Caribe. Entre otros hechos, impuso la perversa Doctrina de la Seguridad Nacional.
(xxx) Proceso de Reorganización Nacional, autodenominación del gobierno cívico-militar que usurpó el poder entre 1976 y 1983; de orientación neoliberal, subordinado a los poderes financieros transnacionales, pro oligárquico y marcadamente antinacional, que destrozó la economía y el tejido social argentino.
(xxxx) “Gorilas” es el apelativo de los golpistas de 1955 en Argentina, quienes instigados, armados y provistos de logística británica, perpetraron el asalto al poder, bajo orientación liberal, oligárquica, antiindustrialista y sectariamente antipopular.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE