Las Naciones Unidas quieren convertir a la mandioca en el cultivo del siglo XXI

Según un informe de la FAO, la producción mundial del tubérculo se incrementó 60 % desde el año 2000: «Se acelerará aún más en la década actual». La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicó esta semana una guía para aumentar «de manera sostenible los rendimientos de la mandioca» y lograr que se convierta en «el cultivo del siglo XXI».

 


Según la agencia de la ONU, el modelo de agricultura respetuosa con el medio ambiente bautizado Ahorrar para crecer puede incrementar de manera sostenible los rendimientos de la mandioca en un 400% y lograr «que pase de ser alimento para pobres al cultivo del siglo XXI».


En su «guía de campo», la FAO describe cómo aplicar el modelo a la producción de mandioca en pequeña escala y explica que la producción mundial del tubérculo «se ha incrementado en un 60 por ciento desde 2000»: «Se acelerará aún más en la década actual, al reconocer las autoridades su enorme potencial».


La FAO cree que su modelo «logra un mayor rendimiento mejorando la salud de la tierra, más que con el uso intensivo de insumos químicos»: «El modelo Ahorrar para crecer minimiza la perturbación del suelo causada por la labranza convencional, como el arado, y recomienda el mantenimiento de una cubierta protectora de vegetación sobre el suelo (…) alienta el cultivo mixto y la rotación de cultivos; y defiende el manejo integrado de plagas, que usa material de siembra libre de enfermedades y a los enemigos naturales de las plagas para acabar con los insectos dañinos, en lugar de pesticidas químicos».


Tras citar el caso de Vietnam, donde «los campesinos que utilizaron tecnologías y prácticas mejoradas aumentaron los rendimientos de mandioca de 8,5 toneladas a 36 toneladas, un aumento de más del 400%», la FAO menciona como modelos a la República Democrática del Congo y a Colombia: «En Colombia, la rotación del cultivo de mandioca con frijol y sorgo impulsó los rendimientos, lo que no se había conseguido solamente con el uso de fertilizantes minerales».


La FAO también estimó que, además de su importancia como fuente de alimentos y de seguridad alimentaria, los usos industriales de la mandioca «le dan un gran potencial para estimular el desarrollo industrial rural y aumentar los ingresos rurales»: «Otra consideración importante es que, de los principales cultivos básicos en África, se espera que la mandioca, dura y resistente, sea de los menos afectados por el cambio climático». (AFP)

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE