En la Catedral de Posadas rezan por el Papa

Si bien no hay mucha concurrencia, durante toda la tarde los fieles se fueron renovando para orar por el Papa o por cuestiones personales en la Catedral de la capital provincial. En la Gobernación volvieron a izar las banderas hasta el tope. Lo mismo ocurre en los templos católicos de las ciudades y en el mundo. En tanto ya se han congregado más de 60 mil personas frente al Vaticano, donde serían más de las 23 horas. Toda la historia de las visitas del Papa a la Argentina.

[su_note note_color=”#cdcdcd”]En 1988 el Papa estuvo cerca de Posadas, durante su visita a Quiteria, en Encarnación. También llegó a Corrientes en 1987.[/su_note][su_note note_color=”#cdcdcd”]Durante los 26 años de su largo pontificado, Juan Pablo II demostró en numerosas oportunidades un afecto especial hacia la Argentina, país que visitó en dos oportunidades, en 1982 y en 1987.[/su_note]JUAN PABLO II Y LA ARGENTINA

Durante los 26 años de su largo pontificado, Juan Pablo II demostró en numerosas oportunidades un afecto especial hacia la Argentina, país que visitó en dos oportunidades, la primera los días 11 y 12 de junio de 1982 con motivo de la guerra de las Malvinas, y la segunda, del 6 al 12 de abril de 1987, en cuya ocasión visitó las ciudades de Bahía Blanca, Viedma, Mendoza, Córdoba, San Miguel de Tucumán, Salta, Corrientes, Paraná y Rosario.

En la ciudad de Buenos Aires participó en concentraciones realizadas en el estadio de Vélez Sarsfield, en la catedral ucrania, en el Mercado Central, en el Luna Park con la colectividad polaca, nuevamente en el Luna Park con los empresarios, y en el Teatro Colón con el mundo de la cultura.

Finalmente, presidió en la avenida Nueve de Julio la mayor concentración de que se tenga memoria en la Argentina, con motivo de la primera Jornada Mundial de la Juentud, en la que participaron un millón de personas, la mayoría jóvenes.

Además de su presencia y su palabra en nuestro país, Juan Pablo II se refirió a la Argentina en el rezo del Ángelus, con motivo del Tratado de Paz y Amistad entre la Argentina y Chile, en ocasión de las visitas “ad limina” de los años 1979, 1984, 1989, 1991, 1995 y 2002.

La Argentina estuvo también en la palabra de Juan Pablo II en oportunidad de las dos visitas del presidente Menem (octubre de 1990 y diciembre de 1993), y con motivo de la presentación de las cartas credenciales de los embajadores argentinos ante la Santa Sede: Francisco E. Trusso (1992), Esteban Juan Caselli (1997), Vicente Espeche Gil (2000) y Carlos Custer (2004).

Juan Pablo II creó tres cardenales argentinos (Antonio Quarracino, Jorge Mario Bergoglio y Jorge María Mejía); erigió 9 nuevas diócesis, entre las cuales el Obispado Castrense, una Prelatura (Deán Funes), dos eparquías (Armenia y Maronita) y el exarcado greco-melquita, designó a 95 nuevos obispos, y finalmente canonizó al primer santo nacido en la Argentina: San Héctor Valdivielso, y beatificó a los primeros beatos argentinos: Laura Vicuña, Nazaria Ignacia March Mesa, Artémides Zatti, Tránsito Cabanillas y María Ludovica de Angelis.

A continuación entregamos una reseña de todo lo enunciado, que fue publicado por AICA a los largo de estos 26 años:

Primera visita: 11 y 12 de junio de 1982
El 2 de abril de 1982 la Argentina recupera las Islas Malvinas, lo que desencadena la reacción británica y sobreviene la guerra entre la Argentina y el Reino Unido. En esos días se conoce la noticia de que el 28 de mayo el Papa haría una visita apostólica a Gran Bretaña, largamente preparada. Es entonces cuando Juan Pablo II, con paternal delicadeza, decide efectuar fuera de todo programa y sin preparación alguna, una visita fugaz a la Argentina. Inmediatamente escribe una carta a los argentinos fechada el 25 de mayo, que comenzaba diciendo: «A los queridos hijos e hijas de la Nación Argentina: Os escribo por mi propia mano porque siento que debo repetir el gesto paternal del Apóstol Pablo hacia sus hijos, abrazándolos en la fe». El Sumo Pontífice expresó que su viaje a la Argentina era eminentemente pastoral. «Mi viaje a la capital argentina –dijo– es un viaje de amor, de esperanza y de buena voluntad, de un Padre que va al encuentro de los hijos que sufren».

Esta visita constituyó, según opinión de numerosos y caracterizados testigos argentinos y extranjeros, un «acontecimiento nunca visto en el país» y «tal vez la mayor concentración de gente que haya recibido el Papa en sus trece visitas hasta el presente».

11 de junio
A las 8.50 aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza el avión que conducía a Juan Pablo II. El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Juan Carlos Aramburu y el nuncio apostólico, monseñor Ubaldo Calabresi, subieron a la aeronave a dar la bienvenida al Papa. Luego de besar el suelo argentino, el Santo Padre fue recibido por el Presidente de la Nación, General Leopoldo Fortunato Galtieri y por autoridades civiles y militares. Durante los 40 kilómentros de su viaje hacia la catedral de Buenos Aires por las autopistas Ricchieri y 25 de Mayo, miles de personas, a pesar del crudo tiempo invernal, saludaban con desbordante entusiasmo al Santo Padre, que respondía visiblemente emocionado a los saludos de la multitud.

En la catedral metropolitana lo esperaban sacerdotes, seminaristas, religiosos, religiosas y miembros de movimientos eclesiales, junto con los obispos argentinos y presidentes de las conferencias episcopales de Latinoamérica. Luego de orar ante el Santísimo Sacramento, pronunció un alocución e impartió la bendición a los presentes.

En la Casa Rosada, fue recibido por el Presidente y tuvo un encuentro con los miembros de la Junta Militar. Luego pasó a la capilla de la Casa de Gobierno donde oró unos momentos. Antes de retirarse el Santo Padre se asomó al balcón para saludar a la inmensa muchedumbre que colmaba la Plaza de Mayo.

Poco después de las 14 el Santo Padre inició su viaje a Luján, distante 70 kilómetros de Buenos Aires. En la Basílica Nacional, ante la imagen de la Patrona de la Argentina, Juan Pablo II oró por la paz, luego le ofreció a la histórica imagen la «Rosa de Oro» que le había traído desde Roma. Concelebró la Misa con los cardenales, obispos y sacerdotes presentes, ante una multitud calculada en una cifra cercana a las 700.000 personas. Juan Pablo II pronunció una homilía en la que exhortó a imitar a Cristo, pidió por los muertos en la guerra con Gran Bretaña y por la rápida terminación del conflicto.

Sábado 12
El Santo Padre comenzó la jornada trasladándose a la Curia Metropolitana donde tuvo un encuentro con los cardenales y obispos argentinos, los presidentes de las conferencias episcopales de Latinoamérica y los miembros directivos del CELAM. Luego de orar en la capilla de la Curia, comenzó su reunión con los obispos, a los que le dirigió un mensaje a puertas cerradas.

Luego de saludar a la multitud desde los balcones de la Curia arzobispal se dirigió en «papamóvil» hasta Palermo, donde junto al Monumento de los Españoles se había levantado un gigantesco altar cubierto en el que se concelebró la Santa Misa ante una inmensa multitud, en su mayoría jóvenes. Durante su homilía se refirió a la celebración del Corpus Christi, habló a los jóvenes argentinos, pidió por la paz y recordó a los muertos y heridos en la guerra de las Malvinas.

Finalizada la misa, nuevamente con la repetición de un mismo espectáculo, abigarradas y entusiastas multitudes aplaudieron y vitorearon el paso del Papa por las calles de Buenos y por las autopistas que lo condujeron al Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Después de una conversación a solas con el Presidente Galtieri, de unos 20 minutos, el Pontifície pronunció el discurso de despedida que concluyó con un «¡Hasta la vista!».

Segunda visita: 6 al 12 de abril de 1987
En 1987, durante la semana que se inició el lunes 6 y concluyó el domingo 12 de abril (Domingo de Ramos), la Argentina vivió uno de los acontecimientos más trascendentales de su historia religiosa: la segunda visita del Papa Juan Pablo II, que como maestro de la fe efectuó un recorrido por el país que abarcó 10 ciudades: Buenos Aires, Bahía Blanca, Viedma, Mendoza, Córdoba, Tucumán, Salta, Corrientes, Paraná y Rosario.

negritaLunes 6 de abril
En el aeroparque Jorge Newbery, al que llegó a las 16, el Papa dijo que sentía una «profunda alegría y una gran emoción al pisar por segunda vez esta bendita tierra de la Argentina. Vuelvo ahora en visita pastoral para seguir cumpliendo la misión que el Señor me ha encomendado, de evangelizar y ser Maestro de la fe, ejerciendo a la vez, como sucesor de Pedro, el ministerio de confirmar a mis hermanos».

Desde el aeropuerto se trasladó en Papamóvil a la catedral metropolitana, distante 8, donde dirigió un discurso al clero y al pueblo de Dios.

Desde la catedral se dirigió a la vecina Casa de Gobierno. El presidente Alfonsín, en un gesto excepcional, recibió al Papa al pie de la escalinata que da a la calle Rivadavia. Desde allí lo acompañó hasta su despacho, donde tuvieron una conversación privada. Durante la misma el primer mandatario obsequió a Su Santidad un rosario de un metro de largo, realizado en plata y rodocrocita. A continuación se dirigió al Salón Blanco para un encuentro con los dirigentes políticos, representantes de las dos cámaras legislativas, miembros del Poder judicial y ministros y secretarios de Estado.

Terminado el encuentro con las autoridades del país, Juan Pablo II se asomó al balcón de la Casa Rosada para saludar a la gran multitud congregada en la plaza. Luego se dirigió en papamóvil a la Nunciatura Apostólica, donde tuvo un encuentro con los 65 jefes de misión del cuerpo diplomático.

Martes 7 de abril
Juan Pablo II comenzó su jornada a las 8 trasladándose a la ciudad de Bahía Blanca, donde fue recibido por unas 130.000 personas con el canto «Gracias, Juan Pablo», compuesto con motivo de esta visita por el músico local Walter Giménez. En su homilía trató sobre «la evangelización del mundo rural». La ofrenda de un gran cesto de trigo recordó la generosidad ubérrima de la pampa húmeda.

El próximo destino fue la ciudad de Viedma adonde llegó a las 13.30 para tener allí una celebración de la Palabra. El tema de la misma tuvo caracter misionero. El obispo de Viedma, monseñor Hesayne, dirigió al Pastor universal un saludo de bienvenida y el Romano Pontífice pronunció a su vez un discurso que tenía como tema central la «nueva evangelización».

Terminada la ceremonia, la comitiva papal volvió a tomar el avión para dirigirse al aeropuerto El Plumerillo, de Mendoza, a 1.012 kilómetros. El Papa llegó a las 16.45 y se trasladó hasta el sitio donde iba a tener lugar la celebración de la Palabra. Había unas 200.000 personas. El Papa fue recibido por un coro de 250 voces, que entonó «Tú eres Pedro», y luego siguió una canción de cuna polaca. El arzobispo de Mendoza, monseñor Candido Rubiolo, dirigió al Pontífice un discurso de salutación. A continuación hubo una plegaria por la paz, y luego el Padre Santo pronunció un discurso. Tanto la alocución papal como todos los textos litúrgicos, estuvieron centrados en el tema de la paz: esto tenía un especial significado, dada la posición geográfica de Mendoza, limítrofe con Chile. A las 19 Su Santidad se trasladó al aeropuerto y viajó a Córdoba, que dista de allí a 465 kilómetros, donde pasó la noche.

Miércoles 8 de abril
En Córdoba Juan Pablo II comenzó su jornada a las 8 de mañana, trasladándose a la catedral. Dentro del templo esperaban al Papa 300 enfermos e inválidos, que representaban a todos los enfermos del país. El Papa luego de adorar al Santísimo dirigió una alocución a los enfermos. Desde la catedral se dirigió en papamóvil al Área Material Córdoba, donde presidió la misa. Hubo palabras de bienvenida del arzobispo de Córdoba, cardenal Raúl F. Primatesta. A su vez el Papa en la homilía trató el tema de la familia.

Por la tarde se dirigió nuevamente al aeropuerto y subió al avión que lo llevó al aeropuerto Benjamín Matienzo, de Tucumán, ciudad que dista de Córdoba a 510 kilómetros. Fue recibido con gran entusiasmo por unas 80.000 personas, la mayoría de las cuales llegaron a pie desde la ciudad de San Miguel de Tucumán. El aeropuerto se había transformado en un enorme palco sobre el que se alzaba una gran cruz de hierro. El encuentro revistió la forma de celebración de la Palabra. El arzobispo local, monseñor Horacio Bózzoli, dio la bienvenida al Papa y luego él pronunció su homilía sobre el amor de los cristianos a su Patria.

Terminado el acto, la comitiva papal tomó el avión que lo trasladó a Salta, a 234 kilómetros. Desde el aeropuerto, el Papa fue al hipódromo de Limache, para tener un encuentro con los fieles de la arquidiócesis, encuentro que tenía como tema «El V centenario de la evangelización de América Latina», dado que la evangelización de la Argentina comenzó por estas latitudes. En la celebración estaban presentes más de 1.500 representantes de los indios quechuas, tobas, matacos y chiriguanos que vinieron desde distintos puntos. El arzobispo local, monseñor Moisés Julio Blanchoud, dio la bienvenida al Padre Santo y a su vez el Romano Pontífice pronunció una alocución referida al tema del encuentro. Una vez terminada la celebración, la comitiva papal entró en la ciudad. El Papa cenó y pernoctó en el arzobispado.

Jueves 9 de abril
Por la mañana, desde el arzobispado salteño se dirigió hacia la catedral para hacer una visita no prevista a las imágenes del Señor y de la Virgen del Milagro. Después de haberse detenido unos momentos para adorar al Santísimo, el Santo Padre habló a los presentes, invitándolos a reflexionar sobre el misterio de la redención.

Luego viajó a Corrientes, a 740 kilómetros de distancia, donde bajo una torrencial lluvia fue recibido y saludado por el arzobispo de Corrientes, monseñor F. Antonio Rossi. Para los 100.000 fieles que participaban era como si resplandeciese el sol, permanecieron quietos, en sus sitios, rezando con el Pontífice, sin preocuparse del auténtico río de agua que caía sobre sus cabezas. Fue un gran testimonio de fe y de amor. La misa concelebrada con los obispos del Nordeste Argentino estuvo dedicada al tema «La religiosidad popular y la piedad mariana en la nueva evangelización».

Por la tarde viajó a Paraná, que dista 510 kilómetros. Fue recibido por el arzobispo de Paraná, monseñor Estanislao Esteban Karlic y luego se dirigió a la explanada que hay al salir de la aeroestación. El encuentro tuvo como tema «El mundo y los inmigrantes», debido a la gran cantidad de inmigrantes que hay en la zona. Terminada la ceremonia religiosa, Juan Pablo II fue a pie hasta el avión, saludando a la gente, y partió rumbo al aeropuerto de Buenos Aires.

Al llegar de nuevo a la capital argentina se trasladó en papamóvil hasta la Nunciatura Apostólica. La gente se agolpaba en este lugar y aclamaba a Juan Pablo II, de suerte que tuvo que salir al balcón a saludar a la muchedumbre. Luego, en un salón de la Nunciatura, tuvo un encuentro con representantes de la comunidad judía en la Argentina.

Viernes 10 de abril
El viernes, a las 8.15, recorriendo en coche descu-bierto 18 kilómetros, se trasladó desde la Nunciatura Apostólica al estadio del club Vélez Sársfield, donde celebró la santa misa, dedicada a las personas consagradas y a los agentes de pastoral, aunque asistían también numerosos fieles: había unas 30.000 personas. Concelebraron con el Papa más de 2.000 sacerdotes y estaban presentes unos 1.700 seminaristas, 3.000 religiosas y 400 monjas de clausura.

Terminada la celebración eucarística, el Papa se dirigió en papamóvil a la catedral de los ucranios, donde saludó a los niños que vestían trajes típicos nacionales ucranios. En el interior había unas 1.000 personas. El eparca, monseñor Andrés Sapelak, dirigió al Papa un saludo y luego de la coronación del ícono de la Virgen de Prokov el Santo Padre dirigió una alocución a los ucranios. Luego nuevamente en papamóvil se dirigió a la Nunciatura.

Por la tarde fue al Mercado Central de Buenos Aires, donde unos 300.000 trabajadores lo saludaron con gran entusiasmo; el Papa bendijo una capilla erigida en el lugar en recuerdo de su vida, el obispo de San Justo, monseñor Rodolfo Bufano dirigió un saludo al Pontífice, quien pronunció un discurso sobre la evangelización del mundo del trabajo.

Desde ahí el Papa se trasladó directamente al estadio Luna Park, donde tuvo un encuentro con la comunidad polaca en la Argentina. Pronunció su discurso en polaco y, terminado el acto se dirigió a la Nunciatura donde por la noche transmitió por radio y televisión un mensaje a todos los presos del país.

Sábado 11 de abril
A las 8 de la mañana se dirigió al aeroparque rumbo a la ciudad de Rosario, a 204 kilómetros de Buenos Aires. El arzobispo de Rosario, monseñor Jorge M. López, le dió la bienvenida y la homilía papal tuvo como tema la «Vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo». Finalizada la misa el Papa pronunció una plegaria en el Monumento a la Bandera.

Luego del almuerzo en la sede arzobispal voló a Buenos Aires. Cuando se inició el vuelo Su Santidad pidió al piloto que desviara la ruta, a fin de pasar, en vuelo rasante, sobre la Basílica Nacional de Nuestra Señora de Luján. Cuando la nave aérea sobrevolaba la ciudad de Luján, Juan Pablo II llamó a los cardenales Aramburu y Primatesta y juntos rezaron el Santo Rosario.

Desde el aeroparque se dirigió en papamóvil al estadio Luna Park para tener un encuentro con unos diez mil empresarios argentinos. Monseñor Italo Severino Di Stéfano, arzobispo de San Juan y presidente del Equipo Episcopal de Pastoral Social, dirigió al Santo Padre una bienvenida y por su parte el Papa pronunció un discurso a los empresarios.

A las 18, en la Nunciatura Apostólica, tuvo un encuentro con los representantes de la comunidad islámica en la Argentina. A la noche, la comitiva papal se dirigió en papamóvil a la avenida 9 de Julio, para el primer encuentro con los jóvenes presentes en Buenos Aires con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud. Una impresionante multitud de jóvenes (unos 60.000 eran los no argentinos provenientes de las más diversas partes del mundo), recibió a Juan Pablo II con las las luces de colores y los sonidos luminosos y festivos de los fuegos artificiales, y por el ondear de miles de pañuelos y banderas. El cardenal Pironio le dio la bienvenida. A continuación dos jóvenes también le dieron la bienvenida en nombre de todos. Luego comenzó el diálogo por medio de representaciones escénicas. A continuación hablaron jóvenes de diversos países y luego Juan Pablo II pronunció el esperado discurso a los jóvenes.

Domingo 12 de abril
El Papa comenzó su jornada a las 8 con un encuentro ecuménico en los salones de la Nunciatura. Participaron 35 personas representantes de diversas confesiones cristianas. Monseñor Mario José Serra, presidente del Equipo Episcopal de Ecumenismo, dirigió al Santo Padre unas palabras de salutación y Juan Pablo II respondió con un breve discurso a los hermanos separados.

Luego celebró en la avenida 9 de Julio la misa del Domingo de Ramos, con la que se clausuraba la Jornada Mundial de la Juventud. Era la primera vez, en la historia moderna del papado, que el Santo Padre no celebraba la fiesta de Ramos en Roma. Se calcula que había alrededor de 1.000.000 de personas, la mitad jóvenes. Estaba presente el presidente de la República, doctor Raúl Alfonsín. En el altar se había colocado la auténtica imagen de la Virgen de Luján, que el día anterior había sido traída procesionalmente por los jóvenes.

El Padre Santo pronunció la homilía del Domingo de Ramos. A las palabras del Papa respondieron los jóvenes con un acto de compromiso. Al terminar la misa, el Papa ·«envió» a los jóvenes al mundo y dio una cruz a cinco de ellos que representaban cada uno de los cinco continentes.

Luego Su Santidad se dirigió a la imagen de la Virgen de Luján y pronunció el acto de consagración a Nuestra Señora. Terminada la celebración, el Papa rezó el «Angelus» ante la imagen de la Virgen de Luján. Antes de recitar la plegaria mariana, leyó una breve meditación dominical.

Desde la avenida 9 de Julio, Juan Pablo se trasladó en papamóvil a la sede de la Conferencia Episcopal Argentina que bendijo e inauguró (Suipacha 1034). Tras almorzar con todos los obispos en la misma sede, tuvo un encuentro con la Conferencia Episcopal Argentina en donde dirigió un mensaje a los obispos.

Después de este acto se trasladó al Teatro Colón para tener un encuentro con el mundo de la cultura argentina.Luego de las palabras de monseñor Estanislao Karlic, presidente de la Comisión Episcopal de Fe y Cultura, el Padre Santo pronunció una alocución a los hombres de la cultura.

Del Teatro Colón el Papa salió rumbo al aeropuerto de Ezeiza donde pronunció un discurso de despedida. A las 19.30 despegó el avión papal: un Boeing 747 Jumbo de Aerolíneas Argentinas, rumbo a la Ciudad Eterna. La segunda visita de Juan Pablo II al país había finalizado, dejando en todos una profunda emoción.

La Argentina en la plegaria y la palabra de Juan Pablo II
Al margen de las dos visitas históricas al país, Juan Pablo II se refirió en varias ocasiones a la Argentina durante sus 26 años de pontificado. Este es un extracto de sus palabras.

En el rezo del Ángelus
28 de octubre de 1979

Hay cerca de 25 millones de católicos en aquella nación (la Argentina) distribuidos en 60 circunscripciones eclesiásticas. Es promisorio el incremento de las vocaciones religiosas y sacerdotales: generalmente son de jóvenes maduros, que presentan por lo mismo un alto índice de perseverancia. Ello se desarrolla en el contexto de un reflorecimiento religioso de la juventud.

Como es bien sabido la Argentina y Chile tienen por resolver un problema que los divide a propósito de la zona austral de sus territorios. He aceptado ya desde los primeros meses de este año, la invitación para asumir el rol de la mediación. También los obispos se están ocupando en crear un clima de distensión, en el que sea más fácil la superación de la diferencia.

En ocasión de los encuentros con peregrinos, con obispos de América Latina, en particular de la Argentina y de Chile, aparece a menudo el drama de las personas perdidas o desaparecidas. Oramos para que el Señor reconforte a cuantos no tienen ya esperanza de volver a abrazar a sus propios seres queridos. Compartimos plenamente su dolor y no perdemos la esperanza de que problemas tan penosos sean esclarecidos para el bien no solamente de los familiares interesados, sino también para el bien y la paz interna de aquellas comunidades para nosotros tan amadas.


Tratado de Paz y Amistad entre la Argentina y Chile
29 de noviembre de 1984

En la solemne ceremonia de ayer habéis firmado, Señores Ministros, en nombre de vuestros respectivos Gobiernos, el tratado de paz y amistad, que pondrá término definitivo a la controversia austral que por tantos años ha ensombrecido las buenas relaciones existentes entre vuestros dos países desde sus albores soberanos. Hoy deseo manifestaros la profunda satisfacción con que os recibo. En todas vuestras personas percibo también la presencia de vuestros dos pueblos, cuyo futuro de paz y de amistad ha sido el móvil de mi participación personal y de la consiguiente acción de la Santa Sede, durante el proceso de la mediación. Con profundo afecto sigo la vida y las vicisitudes de vuestros pueblos y ruego a Dios que les conceda la prosperidad en la anhelada paz, cuyo logro ha de guiar la responsable acción de cuantos participan en la dirección de los destinos de vuestras naciones.

Visitas «ad limina» de los obispos argentinos
Octubre de 1979 – Defensa del matrimonio y la familia

Es un preciso deber de los pastores enseñar y defender la doctrina de la Iglesia acerca del matrimonio y de la institución familiar, para salvaguardar sus elementos constitutivos, sus exigencias y valores perennes. Gracias a Dios, en vuestro pueblo se conserva muy arraigado el sentido de familia; pero no podemos desconocer que las tendencias permisivas de la sociedad moderna tienen un creciente impacto en ese vital sector, que la Iglesia debe tutelar con todas sus energías. El matrimonio, sobre el que se basa la familia, es una comunidad de vida y de amor, instituida por el Creador para la continuación del género humano, y que tiene un destino no sólo terreno, sino también eterno. Esforzáos, por ello, en defender su unidad e indisolubilidad, aplicando a la vida familiar el pensamiento central de la Conferencia de Puebla: «comunión y participación».

Junio de 1984 – En pos de la pacificación
Pido a Dios que la nueva etapa que vive ahora vuestra patria pueda responder a las expectativas de vuestros conciudadanos y sirva para curar las llagas del pasado, superar errores y fallas, crear un clima de pacífica convivencia dentro del respeto generalizado a normas justas. Ojalá puedan así promoverse los mejores valores humanos, morales y religiosos de vuestro pueblo, favoreciendo a la vez el necesario bienestar, del que todos participen equitativamente, sobre todo los más desposeídos.

Diciembre de 1984 – Congreso Eucarístico Nacional
El reciente Congreso Eucarístico Nacional ha sido sobre todo un momento de comunión, de vitalidad y de esperanzada celebración de vuestra experiencia actual de Iglesia de hoy y del mañana, en las no fáciles circunstancias que atraviesa vuestra nación.

La Eucaristía debe estar, pues, en el centro de la pastoral y tiene que irradiar su fuerza sobrenatural a todos los ámbitos de la existencia de los cristianos.

Noviembre de 1989 – La pobreza y el relativismo
Como «pregoneros de la fe» y «maestros auténticos» habéis recibido del Señor el encargo de enseñar. Dicha misión adquiere en nuestros días un significado especial. En efecto, no pocas manifestaciones de la cultura contemporánea –y vuestro país no escapa a esta situación– reflejan una mentalidad relativista, que descuida o menosprecia el valor de la verdad, y que rechaza la existencia misma de verdades absolutas. Ese cultivo de la duda, o la desconfianza respecto a la capacidad humana para percibir la verdad religiosa, puede contribuir también a debilitar la certeza de la fe y las convicciones mismas de vuestros fieles. Por ello, se hace necesario presentar el mensaje cristiano en toda su integridad, saliendo al paso de aquellas desviaciones que amenazan la pureza de la fe o que diluyen la coherencia y la unidad de la doctrina evangélica.

No deja de apenar vuestro corazón la pobreza, a veces extrema, en que se debaten determinados sectores de la población, como el desempleo, la falta de vivienda digna, el desequilibrio entre el costo de la vida y los salarios, la desigual distribución de los bienes.

A ello se une la incidencia de ideologías de corte materialista y hedonista que niegan toda trascendencia. Por otra parte, persisten actitudes que se cierran al diálogo y a la reconciliación como instrumentos para sanar las divisiones y heridas del pasado y lograr la pacificación social.

Además, la institución familiar, sobre la que se construyeron los cimientos de la Nación Argentina, se ve en nuestros días atacada por una mentalidad permisiva que atenta a su unidad y estabilidad, y que no respeta la sacralidad de la vida.

Enero de 1991 – El desafío de las sectas
Sin una integración plena en la vida eclesial y en sus estructuras visibles, sin una participación viva de la Palabra y en los sacramentos, la fe tiende a languidecer y difícilmente podrá resistir en el clima desacralizador que reina –sobre todo en los grandes centros urbanos– y que invita a dejar de lado a Dios y a desconocer la importancia de la religión para la existencia cotidiana de los hombres. La presencia de las sectas, que actúan especialmente sobre estos bautizados insuficientemente evangelizados o alejados de la práctica sacramental, pero que conservan inquietudes religiosas, ha de constituir para nosotros un desafío pastoral al que será necesario responder con un renovado dinamismo misionero.

Febrero de 1995 – La necesaria conversión
Quiero dirigir a los hijos de la Iglesia en la Argentina un ferviente llamado a una conversión más profunda, a una renovación espiritual, a una mayor santidad. Todo el pueblo de Dios es destinatario de mi apelación: los sacerdotes, los religiosos y religiosas, los demás consagrados, todos los fieles laicos, sin excluir a nadie.

Noviembre de 1995 – Alerta ante el aborto y la corrupción
Sois conscientes de la aparición de «una crisis cultural de proporciones insospechadas, que tiene sus manifestaciones en la difusión de un permisivismo contrario no sólo a las normas cris­tianas sino a la misma moral natural. En este sentido se difunde una mentalidad antinatalista y a veces una educación errada de la sexualidad; no faltan voces que propugnan que la ley autorice el grave crimen del aborto; se divisa el peligro de la manipulación genética en los medios de reproducción humana… y en el ordenamiento educativo se insinúan también tendencias contrarias a la tradición cultural de la nación y, en otro orden de cosas, la corrupción y su impunidad co­-rren el riesgo de generalizarse, con las lamentables secuelas de indiferencia social y escepticismo.

Otra preocupación vuestra, es la grave situación económica que aflige a una considerable porción de la comunidad argentina… Es oportuno recordar que la situación social no mejora tan sólo aplicando medidas técnicas sino también y sobre todo promoviendo reformas con una base humana y moral, que tenga presente una consideración ética de la persona, de la familia, de la sociedad.

Febrero de 2002 – Ante la profunda crisis social
Vuestro país atraviesa en estos momentos una profunda crisis social y económica que afecta a toda la sociedad y, además, pone en peligro la estabilidad democrática y la solidez de las instituciones públicas, con consecuencias que van más allá de las propias fronteras patrias. En muchos hogares falta hasta lo más básico e indispensable, poniendo a tantas personas ante un futuro lleno de riesgos e incertidumbres. La preocupación del momento presente debe llevar a un serio examen de conciencia sobre las responsabilidades de cada uno y las trágicas consecuencias del egoísmo insolidario, de las conductas corruptas que muchos denuncian, de la imprevisión y mala administración de los bienes de la Nación.

Se requieren oportunas medidas técnicas que levanten la economía y favorezcan que a cada argentino no le falten los bienes necesarios para desarrollarse como persona y como ciudadano. No le corresponde a la Iglesia en cuanto institución señalar cuáles son las más adecuadas, pues eso es tarea de los gobernantes y de los especialistas en las diversas ciencias sociales. Sin embargo, aun cuando la misión de la Iglesia es de orden puramente religioso, ello no impide que ofrezca su colaboración para favorecer un diálogo nacional entre todos los responsables a fin de que cada uno pueda cooperar activamente para la superación de la crisis.

La situación que se vive en la Argentina puede ser también causa de división y fomentar odios y rencores entre quienes están llamados a ser los constructores cotidianos del país. Por ello, os invito a seguir acompañando a vuestro pueblo como ministros de la reconciliación.

Si bien es cierto que la magnitud del fenómeno tiene también componentes externos y es necesario buscar apoyos fuera de las propias fronteras, se ha de tener presente que los argentinos mismos, con las ricas cualidades que los distinguen, han de ser los protagonistas y artífices principales de la reconstrucción del país, comprometiéndose, con su esfuerzo y su tesón a superar esa situación tan difícil.

Marzo de 2002 – Luchar por la familia
Otro campo de la acción pastoral que requiere especial atención es el de la promoción y defensa de la institución familiar. Asistimos a una corriente, muy difundida en algunas partes, que tiende a debilitar su verdadera naturaleza. Los mismos fieles católicos, en ocasiones, por variados motivos, no recurren al sacramento del matrimonio para dar comienzo a su unión en el amor. La extensión de la crisis del matrimonio y de la familia no ha de llevar al abatimiento o a la dejadez, al contrario, nos ha de impulsar a proclamar, con firmeza pastoral, como un auténtico servicio a la familia y a la sociedad, la verdad sobre el matrimonio y la familia establecida por Dios. Dejar de hacerlo sería una grave omisión pastoral que induciría a los creyentes al error, así como también a quienes tienen la grave responsabilidad de tomar las decisiones sobre el bien común de la Nación.

Encuentros oficiales entre el Gobierno Argentino y la Santa Sede
19 de octubre de 1990

Respuesta del Santo Padre al saludo del Presidente Carlos Menem

La Argentina es una nación católica. Que no dejen los argentinos debilitar ese legítimo orgullo ni mermar la responsabilidad que ello entraña. Los insoslayables problemas que tanto les preocupan afróntenlos con clarividencia y espíritu de fraternidad, con la participación responsable de todos y con la mirada puesta en Dios, cuya ayuda no les ha de faltar. Mi mensaje de hoy quiere ser de aliento y esperanza. Sé que todavía no han desaparecido heridas y antagonismos de un pasado aún no lejano, lo cual dificulta la cohesión social y las legítimas aspiraciones de progreso. Por ello se hace más necesario un renovado esfuerzo por superar cualquier forma de enfrentamiento y fomentar una creciente solidaridad entre todos los argentinos.

16 de diciembre de 1993
Respuesta del Santo Padre al saludo del Presidente Carlos Menem

Es necesario promover una conciencia solidaria que aúne voluntades y esfuerzos en orden a erradicar la pobreza y el hambre, la ignorancia y el desempleo. Por ello es necesario el rescate de los valores fundamentales en la convivencia social, tales como el respeto a la verdad y a la justicia, el decidido empeño por la paz y la libertad, el robustecimiento de los lazos de solidaridad; todo esto, en un marco de honestidad individual y colectiva, que en la Argentina abra nuevos caminos a la esperanza y al desarrollo económico y social, para que pueda ocupar el puesto que le corresponde en el concierto de las Naciones».

13 de marzo de 1992
En la presentación de credenciales del embajador Francisco E. Trusso
La República Argentina en virtud de las raíces cristianas y valores morales que han configurado su ser como Nación a través de la historia, puede sumarse válidamente a la noble tarea de reforzar entre los pueblos las bases de la pacífica convivencia en el marco de la justicia y el respeto mutuo, teniendo siempre como punto de referencia una recta concepción del hombre y de su destino trascendente. En el contexto de las nuevas situaciones y nuevos retos, se hace más necesario que nunca defender claramente el principio de la supremacía del bien común en la organización social y su vigencia en el seno de la comunidad nacional. Ha de procurarse que las iniciativas en favor de la estabilidad financiera y el desarrollo económico respeten siempre los principios de equidad en la justa distribución de esfuerzos y sacrificios por parte de los diversos grupos sociales.

20 de junio de 1997
En la presentación de credenciales del embajador Esteban Juan Caselli

Los católicos argentinos, especialmente los que están comprometidos en la educación, trabajen seriamente para ayudar a las nuevas generaciones, que representan el futuro de la Nación, a ser conscientes de sus deberes, con vistas al bien común y a la comprensión cordial entre todos, tan necesaria para la vida democrática. La Santa Sede aprecia el empeño del Gobierno argentino por hacer valer el derecho inalienable a la vida, levantando su voz de forma responsable y resuelta en los foros internacionales, a menudo en coyunturas caracterizadas por la difusión de una cultura contraria a la vida, que en muchos casos se configura como verdadera «cultura de la muerte» y presenta el recurso al aborto y a la eutanasia como un signo de progreso y conquista de libertad.

14 de abril de 2000
Presentación de credenciales del embajador Vicente Espeche Gil

Es importante que los programas de un gobierno para impulsar decididamente el crecimiento de la Nación tengan en cuenta la integridad del progreso del ser humano, que es individual y social al mismo tiempo, y en el que los valores espirituales y religiosos no son menos básicos que los materiales. No se construirá un futuro sólido y esperanzador si se abandonan los valores e instituciones básicas de toda sociedad, como la familia, la protección de los menores y los más desasistidos y menos aún, si se horadan los fundamentos mismos del derecho, la liberdad y la dignidad de las personas, atentando a la vida desde el momento de la concepción.

28 de febrero de 2004
Presentación de credenciales del embajador Carlos Custer

No faltan intentos de reducir el matrimonio a mero contrato individual, de características muy diversas a las que son propias del matrimonio y de la familia, y que terminan por degradarla, como si fuera una forma de asociación accesoria dentro del cuerpo social. Por eso, tal vez más que nunca, las autoridades públicas han de proteger y favorecer la familia, núcleo fundamental de la sociedad, en todos sus aspectos, sabiendo que así promueven un desarrollo social justo, estable y prometedor.

La Argentina ha sido y es particularmente sensible a estos aspectos, sabiendo que se trata de cuestiones en las que se decide el futuro de toda la humanidad. Por eso deseo expresar agradecimiento por los esfuerzos realizados en favor del matrimonio y la familia en ocasión de algunos foros internacionales, invitando al mismo tiempo a proseguir en esta trayectoria.

Juan Pablo II y la Iglesia Argentina
Cardenales argentinos que participaron en el cónclave que lo eligió

· Juan Carlos Aramburu, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina.

· Raúl Francisco Primatesta, arzobispo de Córdoba.

· Eduardo Francisco Pironio, prefecto de la Congregación de Religiosos e Institutos Seculares.

Delegación del gobierno argentino al inicio del Pontificado de Juan Pablo II

El ministro de Relaciones Exteriores y Culto, vicealmirante Oscar A. Montes, presidió la delegación argentina que participó en Roma de las ceremonias por el comienzo del pontificado del Papa Juan Pablo II. La delegación estuvo integrada, además, por el jefe del Departamento Europa Occidental, embajador Enrique E. Lúpiz; el secretario de embajada, Roberto H. Magnacca, y el embajador argentino ante la Santa Sede, doctor Rubén Blanco.

Cardenales argentinos creados por Juan Pablo II

· Antonio Quarracino, del título presbiteral de Santa María en Primavalle, del orden de los Presbíteros, el 28 de junio de 1991, Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina, fallecido el 28 de febrero de 1998.

· Jorge Mario Bergoglio SJ, del título presbiteral de San Roberto Belarmino, el 22 de febrero 2001, arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina.

· Jorge María Mejía, del título de diácono de San Jerónimo de la Caridad, Bibliotecario y Archivista emérito de la Santa Iglesia Romana, el 22 de febrero de 2001.

· Eduardo Francisco Pironio, que ya era cardenal creado por Pablo VI en 1976, Juan Pablo II lo elevó el 11 de julio de 1995 al orden de los Obispos, asignándole el título de la Iglesia Suburbicaria de Sabina-Poggio Mirteto, esto es uno de los seis primeros cardenales del Sacro Colegio en el orden de precedencia. Falleció en Roma el 5 de febrero de 1998.

Arquidiócesis argentinas creadas por Juan Pablo II
· Mercedes-Luján: Creada como diócesis de Mercedes en 1934, por Pío XI. El 10 de mayo de 1996 Juan Pablo II le agregó el título de Luján y el 21 de noviembre de 1997 la promovió al rango de arquidiócesis «dependiente directamente de la Santa Sede».

· Resistencia: Creada como diócesis en 1939 por Pío XII. Juan Pablo II la promovió a arquidiócesis el 1 de abril de 1984.

· Santa Fe de la Vera Cruz: A la arquidiócesis de Santa Fe, el 19 de setiembre de 1992 le agregó el título «de la Vera Cruz».

Diócesis argentinas creadas por Juan Pablo II
· Santo Tomé: El 6 de julio de 1979 por la bula «Romani est Pontificis».

· Deán Funes (prelatura): El 25 de enero de 1980, por la bula «Cum episcopus crucis axeatae».

· Chascomús: El 27 de marzo de 1980, con la bula «Universum dominicum gregem».

· Obispado Castrense: El 21 de abril de 1986, con la Constitución Apostólica “Spirituali Militum Curae”, con la que se creó y reglamentó los Ordinariatos Castrenses, el antiguo Vicarito Castrense pasó a ser Obispado Castrense.

· Eparquía Armenia: Creada como Exarcado Apostólico Armenio para América Latina con sede en Buenos Aires, el 3 de junio de 1981; el 18 de febrero de 1989, con la bula «Cum Christifideles ritus Armeni in Republica Argentina», separó a la Argentina del Exarcado y la elevó a Eparquía (Diócesis) con el título de San Gregorio de Narek.

· Puerto Iguazú: El 16 de junio de 1986, con la bula «Abeunt alterna vice».

· Eparquía Maronita: El 5 de octubre de 1990, crea la Eparquía de San Charbel en Buenos Aires de los Maronitas.

· San Roque: A la diócesis de Presidencia Roque Sáenz Peña, el 28 de febrero de 1992 le antepuso el título de San Roque.

· Alto Valle del Río Negro: El 22 de julio de 1993, por la bula «Pro Facilius».

· San Carlos de Bariloche: El 22 de julio de 1993, por la bula «In hac beati».

· Villa de la Concepción del Río Cuarto: A la diócesis de Río Cuarto, el 12 de julio de 1995 añadió el título Villa de la Concepción.

· Merlo-Moreno: El 13 de mayo de 1997.

· Gregorio de Laferrère: El 25 de noviembre de 2000.

· Avellaneda-Lanús: A la diócesis de Avellaneda, el 24 de abril de 2001, le agregó el partido de Lanús, desmembrado de la diócesis de Lomas de Zamora.

· Exarcado Apostólico Greco-Melquita. El 20 de abril de 2002, erigió este exarcado con sede en Córdoba.

Nuncios apostólicos en la Argentina durante el pontificado de
Juan Pablo II

· Mons. Pío Laghi (de abril de 1974 a diciembre de 1980)

· Mons. Ubaldo Calabresi (de enero de 1981 a marzo de 2000)

· Mons. Santos Abril y Castelló (de marzo de 2000 a abril de 2003)

· De mayo a agosto de 2003 se desempeñó como encargado de Negocios (a.i.) el Rvdo. Mons. Nicola Girasoli, consejero de Nunciatura

· Mons. Adriano Bernardini (actual nuncio desde agosto de 2003)

Santos y Beatos Argentinos
Un santo y cinco beatos le dio Juan Pablo II a la Argentina:
Santo

San Héctor Valdivielso, religioso Hermano de las Escuelas Cristianas (Lasallano), nacido en Buenos Aires el 31 de octubre de 1910, y muerto mártir en Turón (España) el 9 de octubre de 1934. Fue canonizado el 21 de noviembre de 1999.

Beatos
1. Beata Laura Vicuña, laica, alumna del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, nacida en Santiago de Chile el 5 de abril de 1891, y muerta en Junín de los Andes (Neuquén) el 22 de enero de 1904. Beatificada el 3 de noviembre de 1988.

2. Beata Nazaria Ignacia March Mesa, religiosa, fundadora de la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, nacida en Madrid (España) el 10 de enero de 1889 y muerta en Buenos Aires el 6 de julio de 1943. Beatificada el 27 de noviembre de 1992.

3. Beato Artémides Zatti, coadjutor salesiano, nacido en Boretto (Italia) el 12 de octubre de 1880, y muerto en Viedma el 15 de marzo de 1951. Beatificado el 14 de abril de 2002.

4. Beata María del Tránsito Cabanillas, religiosa, fundadora de las Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, nacida en Villa Carlos Paz (Córdoba) y muerta en la ciudad de Córdoba el 25 de agosto de 1885. Beatificada el 14 de abril de 2002.

5. Beata María Ludovica De Angelis, religiosa de las Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia, nacida en San Gregorio (Italia) el 24 de octubre de 1880, y muerta en La Plata el 25 de febrero de 1965. Beatificada el 3 de octubre de 2004.

Algunos importantes documentos del Pontificado de
Juan Pablo II (1979 a 2004)

15-abr-79 Sapientia christiana. Constitución apostólica sobre las Universidades y Facultades de la Iglesia.

16-oct-79 Catechesi tradendae. Exhortación apostólica sobre la catequesis.

22-nov-81 Familiaris consortio. Exhortación apostólica sobre la familia.

25-ene-83 Divinus perfectionis Magister. Constitución apostólica sobre la nueva legislación para las Causas de los Santos.

24-nov-83 Carta de los Derechos de la Familia.

3-set-84 Libertatis nuntio. Instrucción sobre algunos aspectos de la Teología de la Liberación.

11-nov-84 Salvifici doloris. Carta apostólica sobre el sentido cristiano del sufrimiento.

11-dic-84 Reconciliatio et poenitentia. Exhortación apostólica sobre el Sacramento de la Reconciliación.

5-abr-86 Libertatis conscientia. Instrucción sobre la libertad cristiana y liberación.

26-ene-87 Al servicio de la comunidad humana, una consideración ética de la deuda internacional.

22-feb-87 Instrucción sobre el respeto a la vida humana naciente y a la dignidad de la procreación.

27-dic-87 ¿Qué has hecho de tu hermano sin techo? La Iglesia ante la carencia de vivienda.

7-abr-88 Dimensión religiosa de la educación en la escuela católica. Documento de la Congregación para la Educación Católica.

22-may-88 Lítterae encyclicae. Carta apostólica a las personas consagradas de las comunidades religiosas y de los institutos seculares.

28-jun-88 Pastor bonus. Constitución apostólica sobre la reforma de la Curia Romana.

2-jul-88 Ecclesia Dei. Carta apostólica sobre la doctrina y los seguidores de Marcel Lefebvre.

15-ago-88 Mulieris dignitatem. Carta apostólica sobre la dignidad y vocación de la mujer.

3-nov-88 La Iglesia ante el Racismo para una sociedad más fraterna.

4-dic-88 Vigésimus quintus annus. Carta apostólica, en el XXV aniversario de la Constitución «Sacrosanctum Concilium» sobre la Sagrada Liturgia.

30-dic-88 Christifideles laici. Exhortación apostólica sobre la vocación y la misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo.

7-may-89 Pornografía y violencia en las comunicaciones sociales: Una respuesta pastoral.

30-nov-89 Instrucción de la Congregación para la Educación Católica sobre el estudio de los Padres de la Iglesia en la formación sacerdotal.

29-jun-90 Carta Apostólica a los Religiosos y Religiosas de América Latina, con motivo del V Centenario de la evangelización del Nuevo Mundo.

15-ago-90 Ex corde Ecclesiae. Constitución Apostólica sobre las Universidades Católicas.

7-abr-92 Pastores dabo vobis. Exhortación apostólica postsinodal sobre la formación sacerdotal.

2-feb-94 Carta a las familias.

22-may-94 Ordinatio sacerdotalis. Carta apostólica sobre la ordenación sacerdotal reservada sólo a los varones.

10-nov-94 Tertio millennio adveniente. Carta apostólica para la preparación del Jubileo del Año 2000.

13-dic-94 Carta a los niños.

29-may-95 Carta a las mujeres.

25-mar-96 Vita consecrata. Exhortación apostólica postsinodal sobre la vida consagrada y su misión en la Iglesia y en el mundo.

15-ago-97 Instrucción sobre algunas cuestiones acerca de la colaboración de los fieles laicos en el ministerio de los sacerdotes.

21-may-98 Apostolos suos. Sobre la naturaleza teológica y jurídica de las Conferencias Episcopales.

31-may-98 Dies Domini. Sobre la santificación del domingo.

1-oct-98 La dignidad del anciano y su misión en la Iglesia y en el mundo, Consejo Pontificio para los Laicos.

22-ene-99 Ecclesia in América. Exhortación apostólica postsinodal, sobre el encuentro con Jesucristo vivo, camino para la conversión, la comunión y la solidaridad en América.

4-abr-99 Carta a los artistas.

5-may-99 Derecho a la vida. Llamamiento a respetar el derecho fundamental del hombre a la vida.

26-oct-99 Carta a los ancianos.

31-oct-99 Declaración conjunta católico-luterana sobre la doctrina de la justificación.

21-ene-00 El matrimonio sacramental rato y consumado no puede ser disuelto ni por el Romano Pontífice. Discurso de Juan Pablo II al Tribunal de la Rota Romana.

31-mar-00 Memoria y reconciliación: la Iglesia y las culpas del pasado. Comisión Teológica Internacional.

13-may-00 Mensaje de Fátima, Congregación para la Doctrina de la Fe. Texto del llamado tercer «secreto» de Fátima.

4-jun-00 Ética en las comunicaciones sociales. Documento del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales.

24-jun-00 Declaración en la que se reafirma que los divorciados vueltos a casar no pueden ser admitidos a la Comunión.

20-jul-00 En el III centenario de la unión de la Iglesia greco-católica de Rumania con Roma.

6-ago-00 Dominus Iesus. Declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la unicidad y la universalidad salvífica de Jesucristo y de la Iglesia.

26-jul-00 Familia, matrimonio y «uniones de hecho» (publicado el 21 de noviembre de 2000).

23-nov-00 Instrucción sobre las oraciones para obtener de Dios la curación.

6-ene-01 Novo Millennio Ineunte. Carta apostólica al concluir el Gran Jubileo del año 2000.

17-feb-01 Con motivo del XVII centenario del Bautismo del pueblo armenio.

25-jul-01 Carta apostólica al concluir el Milenario del Bautismo del pueblo húngaro.

22-nov-01 Ecclesia in Oceania. Exhortación apostólica postsinodal para la Iglesia en Oceanía.

2-may-02 Misericordia Dei. Carta apostólica con forma de Motu Proprio sobre algunos aspectos de la celebración del sacramento de la Penitencia.

16-oct-02 Rosarium Virginis Mariae. Carta apostólica sobre el Santo Rosario.

28-jun-03 Ecclesia in Europa. Exhortación apostólica postsinodal sobre Jesucristo, vivo en su Iglesia y fuente de Esperanza para Europa.

16-oct-03 Pastores Gregis. Exhortación apostólica postsinodal sobre el obispo servidor del Evangelio de Jesucristo para esperanza del mundo.

4-dic-03 Spiritus et Sponsa. Carta apostólica en el XL aniversario de la constitución «Sacrosanctum Concilium» sobre la sagrada liturgia.

7-oct-04 Mane nobiscum Domine. Carta apostólica para el año de la Eucaristía (oct 2004-oct 2005).

Encíclicas De Juan Pablo II

1. Redemptor hominis (4 mar 1979). Sobre la persona de Jesucristo, redentor de los hombres.

2. Dives in misericordia (30 nov 1980). Sobre la misericordia de Dios.

3. Laborem exercens (14 set 1981). Sobre el trabajo humano en el 90º aniversario de la encíclica Rerum novarum de León XIII.

4. Slavorum apostoli (2 jun 1985). Dedicada a los santos Cirilo y Metodio, apóstoles de los eslavos.

5. Dominum et vivificantem (18 may 1986). Sobre el Espíritu Santo en la vida de la Iglesia y del muno.

6. Redemptoris Mater (25 mar 1987). Sobre la Virgen María en la vida de la Iglesia Peregrina.

7. Sollicitudo rei socialis (30 dic 1987). Al cumplirse el 20º aniversario de la encíclica Populorum progressio, de Pablo VI.

8. Redemptoris missio (7 dic 1990). Sobre la permanente validez del mandato misionero.

9. Centesimus annus (1 may 1991). Al cumplirse 100 años de la encíclica Rerum novarum, de León XIII.

10. Veritatis splendor (6 ago 1993). Sobre algunas cuestiones fundamentales de la enseñanza moral de la Iglesia.

11. Evangelium vitae (25 mar 1995). Sobre la defensa de la vida, amenazada sobre todo por el aborto, la anticoncepción y la eutanasia.

12. Ut unum sint (25 may 1995). Para intensificar los esfuerzos ecuménicos.

13. Fides et ratio (14 set 1998). Sobre las relaciones entre Fe y Razón.

14. Ecclesia de Eucharistia (17 abr 2003). Sobre la Eucaristía en su relación con la Iglesia.

Colegio cardenalicio ordenado por fecha de nacimiento
Mayores de 80 años. No participarán del Cónclave

1. Willebrands, Johannes (4 set 1909-Holanda)

2. Stickler, Alfons Maria, S.D.B. (23 ago 1910-Austria)

3. Kozlowiecki, Adam, S.J. (1 abr 1911-Polonia)

4. Mayer, Paul Augustin, O.S.B. (23 may 1911-Alemania)

5. Vachon, Louis-Albert (4 feb 1912-Canadá)

6. Tonini, Ersilio (20 jul 1914-Italia)

7. Swiatek, Kazimierz (21 oct 1914-Belarús)

8. Caprio, Giuseppe (15 nov 1914-Italia)

9. Innocenti, Antonio (23 ago 1915-Italia)

10. Margéot, Jean (3 feb 1916-Isla Mauricio)

11. Angelini, Fiorenzo (1 ago 1916-Italia)

12. Suquía Goicoechea, Angel (2 oct 1916-España)

13. Poggi, Luigi (25 nov 1917-Italia)

14. Gagnon, Edouard, P.S.S. (15 ene 1918-Canadá)

15. Dulles, Avery S.J. (24 ago 1918-Estados Unidos)

16. Pappalardo, Salvatore (23 set 1918-Italia)

17. Canestri, Giovanni (30 set 1918-Italia)

18. Cheli, Giovanni (4 oct 1918-Italia)

19. Primatesta, Raúl Francisco (14 abr 1919-Argentina)

20. Pham Dinh Tung, Paul Joseph (15 jun 1919-Vietnam)

21. Corripio Ahumada, Ernesto (29 jun 1919-México)

22. Felici, Angelo (26 jul 1919-Italia)

23. Spidlik, Tomas, S.I. (17 dic 1919-República Checa).

24. Ghattas, Stephanos II, C.M. (16 ene 1920-Egipto)

25. Scheffczyk, Leo (21 feb 1920-Alemania)

26. Pimenta, Simon Ignatius (1 mar 1920-India)

27. Sánchez, José T. (17 mar 1920-Filipinas)

28. Sfeir, Nasrallah Pierre (15 may 1920-Libano)

29. Honoré, Jean (13 ago 1920-Francia)

30. Araújo Sales, Eugênio de (8 nov 1920-Brasil)

31. Javierre Ortas, Antonio María, S.D.B. (21 feb 1921-España)

32. Tucci, Roberto, S.J. (19 abr 1921-Italia)

33. Arns, Paulo Evaristo, O.F.M. (14 set 1921-Brasil)

34. Nagy, Stanislas, Dehoniano (30 set 1921-Polonia).

35. Furno, Carlo (2 dic 1921-Italia)

36. Noè, Virgilio (30 mar 1922-Italia)

37. Monduzzi, Dino (2 abr 1922-Italia)

38. Cottier, Georges Marie, O.P. (25 abr 1922-Suiza).

39. Gantin, Bernardin (8 may 1922-Bénin)

40. Kim Sou-hwan, Stephen (8 may 1922-Corea)

41. Laghi, Pio (21 may 1922-Italia)

42. Agustoni, Gilberto (26 jul 1922-Suiza)

43. Antonetti, Lorenzo (31 jul 1922-Italia)

44. Aponte Martínez, Luis (4 ago 1922-Puerto Rico)

45.

46. Castillo Lara, Rosalio José, S.D.B. (4 set 1922-Venezuela)

47. Etchegaray, Roger (25 set 1922-Francia)

48. Mejía, Jorge María (31 ene 1923-Argentina)

49. Bevilacqua, Anthony Joseph (17 jun 1923-Estados Unidos)

50. Silvestrini, Achille (25 oct 1923-Italia)

51. Shan Kuo-hsi, Paul, S.J. (3 dic 1923-Taiwan)

52. Taofinu’u, Pio, S.M. (8 dic 1923-Samoa)

53. Clancy, Edward Bede (13 dic 1923-Australia)

54. Korec, Ján Chryzostom, S.J. (22 ene 1924-Eslovaquia)

55. Lourdusamy D., Simon (5 feb 1924-India)

56. Piovanelli, Silvano (21 feb 1924-Italia)

57. Deskur, Andrzej Maria (29 feb 1924-Polonia)

58. Tomko, Jozef (11 mar 1924-Eslovaquia)

59. Santos Alexandre, José Maria dos, O.F.M. (18 mar 1924-Mozambique)

60. Cassidy, Edward Idris (5 jul 1924-Australia)

61. Fernandes de Araújo, Serafim (13 ago 1924-Brasil)

62. Lorscheider, Aloísio, O.F.M. (8 oct 1924-Brasil)

63. Saldarini, Giovanni (11 dic 1924-Italia)

CARDENALES QUE PARTICIPARÁN DEL CÓNCLAVE

64. Colasuonno, Francesco (2 ene 1925-Italia)

65. Do Nascimento, Alexandre (1 mar 1925-Angola)

66. González Zumárraga, Antonio José (18 mar 1925-Ecuador)

67. Cé, Marco (8 jul 1925-Italia)

68. Álvarez Martínez, Francisco (14 jul 1925-España)

69. Razafindratandra, Armand Gaétan (7 ago 1925-Madagascar)

70. Falcao, José Freire (23 oct 1925-Brasil)

71. Obando Bravo, Miguel (2 feb 1926-Nicaragua)

72. Agré, Bernard (2 mar 1926-Costa de Marfil)

73. Connell, Desmond (24 mar 1926-Irlanda)

74. Cacciavillan, Agostino (14 ago 1926-Italia)

75. Jaworski, Marian (21 ago 1926-Ucrania)

76. Lustiger, Jean-Marie (17 set 1926-Francia)

77. Carles Gordó, Ricardo María (24 set 1926-España)

78. Baum, William Wakefield (21 nov 1926-Estados Uni­dos)

79. Wamala, Emmanuel (15 dic 1926-Uganda)

80. Medina Estévez, Jorge Arturo (23 dic 1926-Chile)

81. Suárez Rivera, Adolfo Antonio (9 ene 1927-México)

82. Martini, Carlo María, S.J. (15 feb 1927-Italia)

83. Martínez Somalo, Eduardo (31 mar 1927-España)

84. Ratzinger, Joseph (16 abr 1927-Alemania)

85. Paskai, László, O.F.M. (8 may 1927-Hungria)

86. Macharski, Franciszek (20 may 1927-Polonia)

87. Vithayathil (*), Varkey, C.SS.R. (29 may 1927-India)

88. Szoka, Edmund Casimir (14 set 1927-Estados Unidos)

89. Sodano, Angelo (23 nov 1927-Italia)

90. Wetter, Friedrich (26 feb 1928-Alemania)

91. Biffi, Giacomo (13 jun 1928-Italia)

92. Shirayanagi, Peter Seiichi (17 jun 1928-Japón)

93. Sin, Jaime L. (31 ago 1928-Filipinas)

94. Gulbinowicz, Henryk Roman (17 oct 1928-Polonia)

95. Kitbunchu, Michael Michai (25 ene 1929-Tailandia)

96. Pompedda, Mario Francesco (18 abr 1929-Italia)

97. Marchisano, Francesco (25 jun 1929-Italia)

98. Castrillón Hoyos, Darío (4 jul 1929-Colombia)

99. Glemp, Józef (18 dic 1929-Polonia)

100. Ambrozic, Aloysius Matthew (27 ene 1930-Eslovenia)

101. Hamao, Stephen Fumio (9 mar 1930-Japón)

102. Maida, Adam Joseph (18 mar 1930-Estados Unidos)

103. Williams, Thomas Stafford (20 mar 1930-Nueva Zelanda)

104. Herranz, Julián (31 mar 1930-España)

105. Mc Carrick, Theodore Edgar (7 jul 1930-Estados Unidos)

106. Poupard, Paul (30 ago 1930-Francia)

107. De Giorgi, Salvatore (6 set 1930-Italia)

108. Daoud, Ignace Moussa I (18 set 1930-Siria)

109. Giordano, Michele (26 set 1930-Italia)

110. Tumi, Christian Wiyghan (15 oct 1930-Camerúm)

111. Pujats, Janis (14 nov 1930-Letonia)

112. Etsou-Nzabi-Bamungwabi, Frédéric, C.I.C.M. (3 dic 1930-República Democrá­tica del Congo)

113. Panafieu, Bernard (26 ene 1931-Francia)

114. Vidal, Ricardo J. (6 feb 1931-Filipinas)

115. Ruini, Camillo (19 feb 1931-Italia)

116. Keeler, William Henry (4 mar 1931-Estados Unidos)

117. Sebastiani, Sergio (14 abr 1931-Italia)

118. Law, Bernard Francis (4 nov 1931-Estados Unidos)

119. Simonis, Adrianus Johannes (26 nov 1931-Holanda)

120. Saraiva Martins, José, C.M.F (6 ene 1932-Portugal)

121. Quezada Toruño, Rodolfo (8 mar 1932-Guatemala).

122. Egan, Edward Michael (2 abr 1932-Estados Unidos)

123. Vlk, Miloslav (17 may 1932-República Checa)

124. Schwery, Henri (14 jun 1932-Suiza)

125. Stafford, James Francis (26 jul 1932-Estados Unidos)

126. Murphy O’Connor, Cormac (24 ago 1932-Inglaterra)

127. Rubiano Sáenz, Pedro (13 set 1932-Colombia)

128. Arinze, Francis (1 nov 1932-Nigeria)

129. Martino, Renato Raffaele (23 nov 1932-Italia)

130. Scheid, Eusébio Oscar, S.C.I. (8 dic 1932-Brasil)

131. Lozano Barragán, Javier (26 ene 1933-México)

132. Husar, Lubomyr M.S.U (26 feb 1933-Ucrania)

133. Kasper, Walter (5 mar 1933-Alemania)

134. Poletto, Severino (18 mar 1933-Italia)

135. Sandoval Íñiguez, Juan (28 mar 1933-México)

136. Danneels, Godfried (4 jun 1933-Bélgica)

137. Errázuriz Ossa, Francisco Javier (5 set 1933-Chile)

138. Agnelo, Geraldo Majella (19 oct 1933-Brasil)

139. Meisner, Joachim (25 dic 1933-Alemania)

140. Re, Giovanni Battista (30 ene 1934-Italia)

141. Pham Minh Mân, Jean-Baptiste (5 mar 1934-Vietnam).

142. Tettamanzi, Dionigi (14 mar 1934-Italia)

143. Hummes, Claudio O.F.M (8 ago 1934-Brasil)

144. Amigo Vallejo, Carlos, O.F.M (23 ago 1934-España)

145. Bertone, Tarcisio, S.D.B. (2 dic 1934-Italia)

146. Darmaatmadja, Julius Riyadi, S.J. (20 dic 1934-Indonesia)

147. Rigali, Justin Francis (19 abr 1935-Estados Unidos)

148. López Trujillo, Alfonso (8 nov 1935-Colombia)

149. Sterzinsky, Georg Maximilian (9 feb 1936-Alemania)

150. Policarpo, José da Cruz (26 feb 1936-Portugal)

151. Mahony, Roger Michael (27 feb 1936-Estados Unidos)

152. Terrazas Sandoval, Julio, C.SS.R. (7 mar 1936-Bolivia)

153. Días, Ivan (14 abr 1936-India)

154. Lehmann, Karl (16 may 1936-Alemania)

155. Okogie, Anthony Olubunmi (16 jun 1936-Nigeria)

156. Turcotte, Jean-Claude (26 jun 1936-Canadá)

157. Rouco Varela, Antonio María (24 ago 1936-España)

158. Ortega y Alamino, Jaime Lucas (18 oct 1936-Cuba)

159. López Rodríguez, Nicolás de Jesús (31 oct 1936-República Dominicana)

160. Antonelli, Ennio (18 nov 1936-Italia)

161. Bergoglio, Jorge Mario S.J (17 dic 1936-Argentina)

162. George, Francis Eugene, O.M.I. (16 ene 1937-Estados Unidos)

163. Backis, Audrys Juozas (1 feb 1937-Lituania)

164. Nicora, Atilio (16 mar 1937-Italia)

165. O’Brien, Keith Michael Patrick (17 mar 1938-Escocia)

166. Grocholewski, Zenon (11 oct 1939-Polonia)

167. Toppo, Telesphore Placidus (15 oct 1939-India)

168. Zubeir Wako, Gabriel (27 feb 1941 Sudán)

169. Napier, Wilfrid Fox, O.F.M. (8 mar 1941-Sudáfrica)

170. Pell, George (8 jun 1941-Australia)

171. Scola, Angelo (7 nov 1941-Italia)

172. Rivera Carrera, Norberto (6 jun 1942-México)

173. Rodríguez Maradiaga, Oscar Andrés, S.D.B. (29 dic 1942-Honduras)

174. Tauran, Jean-Louis (5 abr 1943-Francia)

175. Sepe, Crescenzio (2 jun 1943-Italia)

176. Cipriani Thorne, Juan Luis (28 dic 1943-Perú)

177. Ouellet, Marc, P.S.S. (8 jun 1944-Canadá)

178. Pengo, Polycarp (5 ago 1944-Tanzania)

179. Schönborn, Christoph, O.P. (22 ene 1945-Austria)

180. Puljic, Vinko (8 set 1945-Bosnia y Hercegovina)

181. Turkson, Peter Kodwo Appiah (11 oct 1948-Ghana)

182. Bozanic, Josip (20 mar 1949-Croacia).

183. Barbarin, Philippe (17 oct 1950-Francia)

184. Erdo, Peter (25 jun 1952-Hungría).
(Fuente: Agencia AICA)




Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE