Ley 25.080: Deuda del incentivo forestal genera desconfianza e incertidumbre en el sector

El ingeniero forestal Juan Emilio Bragado (*) reflexionó en su columna mensual sobre la jornada foresto-industrial organizada por Cambiemos en Eldorado el sábado. “Hoy existe una herramienta establecida por la ley de promoción forestal (Ley 25.080), y el incumplimiento de los beneficios adeudados por Nación de casi 500 millones de pesos y con solo un presupuesto para el presente año de 100 millones de pesos para disminuir la millonaria deuda, genera descontento y pone en riesgo la sostenibilidad de un sector que demandó años consolidarlo”.

Al salir de las Jornadas Foresto-industriales organizadas en Eldorado por Cambiemos Misiones, para la difusión y análisis de las medidas adoptadas desde septiembre a febrero desde el Estado, percibimos que a nivel nacional se están empezando a atender las cuestiones que tienen que ver con la actividad de un sector que aún no encuentra estabilidad debido a la ausencia de políticas de fondo que dé respuesta a las demandas de los pequeños, medianos y grandes actores, que genere igualdad de oportunidades y de beneficios.

Un sector que hoy encuentra a Corrientes a la vanguardia en superficie forestada, pero con una alta demanda de industrias, infraestructura y calidad energética. Y una provincia de Misiones que pelea con las asimetrías ocasionadas por sus altos costos y un mercado interno deprimido, obligando a las industrias a vender casi al costo para mantenerse y no perder carteras de clientes, y aumentar su stock con el costo financiero que esto significa.

Si bien se tomaron algunas medidas, estas no necesariamente están favoreciendo a los pequeños productores, los cuales son los más vulnerables y a los que primero debería atenderse.

La implementación del transporte con bitrenes redundará en beneficios económicos significativos para las grandes industrias de la región al igual que el tratamiento que se está dando para poner en marcha la hidrovía.

Por otro lado, la quita del cobro de Ingresos Brutos a las exportaciones es una medida que favorece la competitividad, pero esta no es suficiente si no bajamos los altos costos operativos y de logística que hoy tenemos para poner un contenedor arriba de un barco, muy por encima de los costos que se tienen en los países vecinos.

Es necesario un debate profundo para elaborar una Política Forestal Nacional. Hoy existe una herramienta establecida por la ley de promoción forestal (Ley 25.080), y el incumplimiento de los beneficios adeudados por Nación de casi 500 millones de pesos y con solo un presupuesto para el presente año de 100 millones de pesos para disminuir la millonaria deuda. Esto genera descontento, desconfianza e incertidumbre, poniendo en riesgo la sostenibilidad de un sector que demandó años consolidarlo.

Todos coincidimos sobre el potencial que tiene esta actividad en Argentina en general, y en la Mesopotamia en particular. Hoy, incluso con un PBI bajo, es una de las actividades con mayor generación de empleo, directos e indirectos, y a diferencia de 40 años atrás en la década dorada del sector, existen nuevas oportunidades que ofrece la mitigación al cambio climático a través de la captura de CO2 por medio de la madera, el material más amigable con el medio ambiente, ya que 1 m3 de cemento que es reemplazado por 1 m3 de madera estoquea 1 tn de CO2.

Este debería ser el principal motivo para motorizar la actividad, y una medida concreta debería ser la reducción del IVA a 10.5 de todo producto proveniente de la transformación mecánica de la madera y que cumpla con este objetivo. Esta iniciativa colaboraría con la estrategia nacional de mitigación al cambio climático, compromiso asumido al rubricar el acuerdo de París.

Otro punto que hay que atender con urgencia es la sobreoferta de madera, donde se estima más de 8 millones de m3 solo en Corrientes.Una propuesta que puede ser interesante es copiar el modelo que dio origen a Papel Misionero, donde el Estado hace una fuerte inversión instalando industrias invitando al sector privado a ser parte de la cogestión y una vez que está la industria en producción puede ser vendida en su totalidad.

Recordemos que este modelo favoreció a los pequeños productores de la provincia a través de alianzas estratégicas entre el sector primario e industrial, y es una de las asignaturas pendientes que hoy se está teniendo para con las MYPyMES.

Argentina perdió el liderazgo forestal que tenía hace 40 años atrás, hoy nuestros países vecinos compiten con nosotros con ventajas significativas en cuanto a cargas impositivas, leyes laborales y costos operativos, quedamos relegados al 4to, lugar detrás de Brasil (con más de 7 millones de hectáreas forestadas), Chile (más de 2 millones) y Uruguay (más de las 1.3 millones que tiene Argentina).

Sin duda hay que celebrar el nombramiento del CPN Nicolás Laharrague, es una clara señal del ejecutivo nacional que no solo le interesa atender al sector, sino que también lo hace poniendo a la cabeza a una persona idónea y conocedora de la problemática. Y si a esto le sumamos que en la Mesa Forestal convocada por el gobierno nacional se sienta en la cabecera el mismo Presidente Mauricio Macri, es innegable la voluntad que se tiene de fortalecer al sector.

Pero a esta voluntad se le deben agregar acciones concretas que devuelvan la confianza, y las medidas deben ser tomadas con la mayor celeridad, porque los tiempos de los bosques no son los mismos que para la agricultura o ganadería. Las decisiones que se toman en el sector forestal pueden ser cambiadas en no menos de 8 años según las especies que se planten y el manejo que se les haga.

(*) Ingeniero Forestal

Director de la Consultora JEB Ingeniería Forestal

Presidente de la Fundación Cámbium



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE