Nutrición: ¿Por qué el consumo de agua ayuda a bajar de peso?

Nutrición: ¿Por qué el consumo de agua ayuda a bajar de peso?

El agua constituye más de las dos terceras partes del peso del cuerpo humano, siendo indispensable para la vida. Todas las células y órganos dependen del agua para su funcionamiento. Cumple muchas funciones, tales como ser lubricante y componente de la saliva y los líquidos que rodean las articulaciones, regula la temperatura corporal a través de la transpiración, ayuda al funcionamiento renal eliminando toxinas, entre tantas otras que podemos nombrar. Pero, además, es, por excelencia, el componente ideal para acompañar toda dieta o plan alimentario saludable.

 

Hoy en día existe un mayor interés por parte de la sociedad en general por cuidar la alimentación y realizar alguna actividad física, tanto para preservar la salud como para cuidar o reducir el peso corporal. Las últimas guías de alimentación indican que la cantidad mínima necesaria para hidratar al cuerpo son 8 vasos por día, además de infusiones, judos de frutas, etc.

Hoy les cuento datos de estudios recientes que tratan esta temática. Se trata de una investigación publicada en los Annals of Family Medicine, en la cual la Dra. Tammy Chang (profesora de la Universidad de Michigan, EEUU), y otros colegas decidieron estudiar acerca del consumo de agua y su relación con el peso corporal. Para ello, los investigadores utilizaron bancos de información del programa National Health and Nutrition Examination Survey – que recopila información sobre la dieta de los estadounidenses- y extrajeron datos de 9.500 adultos, que incluían sus hábitos de hidratación.

Se pudo observar que el 33% de las personas no estaban debidamente hidratadas, y hallaron una relación entre este factor y el sobrepeso: las personas que no tomaban suficiente agua poseían mayores índices de masa corporal (IMC). Puede haber muchas explicaciones para justificar este descubrimiento. Las personas obesas requieren más líquido que las personas con cuerpos más pequeños, lo que hace que el nivel de hidratación necesario sea más difícil de alcanzar. Pero investigaciones apuntan a que el agua juega un papel muy importante en el control de peso, y muestran que cuando individuos con sobrepeso toman agua antes de comer, el consumo de calorías disminuye.

Entonces, ¿cómo se logra darse cuenta de cuánto líquido hay que ingerir? En vez de seguir las recomendaciones de cierta cantidad de vasos por día, Chang asegura que la manera más confiable de ver si uno está hidratado o no es observar el color de la orina. Si es claro, casi alcanzando la tonalidad del agua, es probable que uno esté consumiendo la cantidad de agua adecuada. Sin embargo, si la orina es muy oscura, hay que aumentarla.

La médica nutricionista argentina Mónica Katz, expresa que “existe mucha evidencia de que beber agua ayuda a perder peso”. Y explicó que esto se debe a diferentes mecanismos: “Beber mucha agua diluye la sangre y esto genera una respuesta de adrenalina que aumenta el gasto energético. También aumenta la dopamina, la hormona del placer, y la recompensa. Además, consumir líquidos fríos genera que el organismo necesite aumentar la temperatura corporal y esto gasta calorías extra”.

Recordemos, además, que beber mucha agua ayuda a los riñones, a los intestinos, a los pulmones y a la piel a eliminar las toxinas y desechos del organismo, por lo tanto, evitaremos episodios como la constipación y retención de líquidos e hinchazón, lo cual es indispensable para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Comencemos a tomar más agua diariamente, durante todo el día ya que no existe un momento más adecuado que otro para hacerlo. Si bien las frutas y verduras aportan agua natural, no llegamos a cubrir nuestras necesidades si no tomamos agua pura.

Lic. Romina Krauss

M.P. n° 147

Fuente consultada: “Annals of Family Medicine” (http://www.annfammed.org/)



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE