Alexa

Copa de la Liga | Tres años después, Boca y Tigre vuelven a definir al campeón argentino

Hoy, desde las 16, Xeneizes y Matadores juegan por el título de la Copa de la Liga en una final que trae recuerdos y huele a revancha. Los de Battaglia llegan con hambre después del empate ante Corinthians y el conjunto de Victoria quiere volver a dar el batacazo.

Son apenas diez minutos. Pero a su vez, son tres años. Lo primero es la distancia entre los sueños, entre los hoteles, entre los equipos y sus hinchas. Lo segundo, la distancia entre la hazaña y la herida, la revancha misma, esas cosas locas del fútbol: misma ciudad, mismo estadio, mismos rivales, sobrevivientes por acá, otros por allá, ex que son actuales, actuales que son ex.

Sí, Boca y Tigre, de nuevo cara a cara, de nuevo en una final, hoy por Copa de la Liga y de nuevo con el mismo deseo de gloria. O no. Esta vez con el peso de aquella definición del 2019 ganada por el Matador, que juega, que está, que se ve y se siente.

De un lado, en el Holiday Inn, está Boca, siempre candidato, siempre acompañado por la fanaticada azul y amarilla que lo hace sentir como en casa en cada rincón del país: se corea a Benedetto, se alienta a Rojo, a Salvio, al pibe Varela. Se venera al vice Román, el ídolo más ídolo. Y al héroe de los penales Rossi, a quien esperan con un cartelito para tener una foto con él.

Del otro, en el Neper, a sólo 5 km, está Tigre, siempre amenazante, siempre respaldado por una masa azul y roja que aprendió a creer: el afuera, estalla. Se salta, se entona, se aplaude a Diego Martínez, a Prediger, a Marinelli, a Blondel, se celebra también porque vamos, qué va, ayer nomás el Matador estaba peleando en el ascenso y hoy se encuentra jugando una final por el segundo título de su historia, con un detalle no menor: el primero, el imborrable, se lo ganó a Boca.

El clima está. El calor, con una cálida temperatura otoñal, no falta. El color sobra. Por algo Córdoba está en el centro del país. Y ahora mismo, del fútbol argentino. Boca va por su estrella 72 pero también por la clasificación a la próxima Libertadores, la madre de todas las batallas, por la que tiene otra final el jueves. Battaglia pone a su equipo ideal, el ataque que tiene 18 goles de los 27 goles del equipo, la dupla central más titular que vuelve a comenzar junta tras 69 días, el pibe Varela, el héroe Rossi…

Tal vez te interese leer: Este domingo Boca y Tigre definen al campeón de la Copa de la Liga: horario, formaciones y por dónde verlo en vivo

Tigre, el dueño del batacazo en el Monumental, ahora va por otro plenazo Matador. Martínez pone a su equipo base, con inyección xeneize en Equi Fernández, Colidio y Retegui, el capitán Prediger, el héroe Marinelli, jugadores que van desde el ascenso a la gloria en Primera, esa epopeya de Central en 1987 que nadie repitió en 35 años…

Ya está, ya se viene… Boca y Tigre, capítulo 2, la revancha final, estreno 16 hs, sólo en el Kempes. ¿Quién será el campeón?

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas