Alexa

Whatsapp, Facebook e Instagram comienzan a funcionar para algunos usuarios pero el servicio aún es inestable

Las tres plataformas de Mark Zuckerberg fallaron de forma masiva después del mediodía por un problema técnico aún no detallado.

volvió instagram


Algunos usuarios de las redes sociales que experimentaron problemas con Whatsapp, Facebook e Instagram comenzaron a recuperar su conexión en dichas aplicaciones. Sin embargo el servicio aún no está normalizado.

 

Las tres principales plataformas digitales del emporio de Mark Zuckerberg – las redes Facebook, Instagram y WhatsApp- se cayeron de forma masiva este lunes al mediodía, con usuarios de todo el mundo reportando problemas para acceder por una falla técnica.

 

Luego de 7 horas de apagón, pasadas las 19 de Argentina, Facebook e Instagram comenzaron a funcionar y actualizar sus contenidos. En cambio, el servicio de mensajería continuaba fallando, aunque su versión de escritorio dejó de dar mensajes de error. No obstante, sin la conexión al teléfono seguía sin poder usarse.

 

Según el sitio Downdetector, que monitorea el estado de los sitios y redes sociales más populares, el incidente que afectó a las tres plataformas que son propiedad de Zuckerberg comenzó a las 12.15 (hora argentina) y el alcance era global.

 

WhatsApp no se podía conectar al servidor: al enviar un mensaje quedaba trabado con el famoso «relojito». Desde la versión web aparecía el mensaje que hace referencia a que la url no se puede comunicar con el teléfono.

 

Facebook, en tanto, no lograba establecer conexión de ningún tipo ni actualizar el inicio. La falla también afectaba a Messenger, la plataforma de mensajería de la red social.

 

El reporte de DownDetector muestra un claro incidente después de mediodía.

El reporte de DownDetector muestra un claro incidente después de mediodía.

 

En el caso de Instagram, un cartel avisaba que «no se puede actualizar el feed», mientras que a algunos usuarios ni siquiera les cargaban las últimas publicaciones ni historias.

 

Las tres compañías pertenecen al mismo grupo empresarial y no solo sus redes sociales fallaron, ya que al intentar acceder a sus blogs oficiales también se registraban errores.

 

Es normal que una página web o una app sufran interrupciones de servicio, aunque es inusual que ocurra a nivel mundial y durante tanto tiempo.

 

El mensaje recibido al intentar acceder a Facebook vía Google Chrome.

El mensaje recibido al intentar acceder a Facebook vía Google Chrome.

 

Somos conscientes que algunas personas tienen problemas para acceder a la aplicación de Facebook. Estamos trabajando para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible y pedimos disculpas por cualquier inconveniente”, indicó Facebook en su cuenta de Twitter. El mensaje fue replicado por los perfiles oficiales de Instagram y WhatsApp.

 

Cerca de las 17, en medio de la incertidumbre sobre el estado de situación, el CTO (director de tecnología) de Facebook, Mike Schroepfer, publicó en Twitter: «Sinceras disculpas a todos los afectados por las interrupciones de los servicios de Facebook en este momento. Estamos experimentando problemas de red y los equipos están trabajando lo más rápido posible para depurar (debug) y restaurar lo más rápido posible».

 

Según trascendió, los empleados de Facebook ni siquiera podían ingresar a los edificios de la compañía esta mañana para evaluar el alcance de la interrupción porque sus credenciales no funcionaban.

 

La de este lunes es interrupción más prolongada de Facebook desde 2008, cuando su servicios se cayeron durante casi un día entero. Claro que en ese momento eran 80 millones de usuarios: hoy, más de 2.890 millones.

 

Si bien WhatsApp e Instagram habían sufrido una caída en marzo y julio de este año, la última vez que se registraron fallas en los tres servicios en simultáneo fue en julio de 2020.

 

Sin embargo, la caída más grande de la historia de WhatsApp fue la registrada el 13 y 14 de marzo de 2019, que tuvo una duración de al menos 14 horas, que también afectó a las otras tres aplicaciones de la empresa.

 

Qué es un servidor DNS, la posible causa del apagón virtual

 

El “Sistema de Nombres de Dominio” -DNS- es un conjunto de protocolos para conectarse a internet. Qué pasa cuando se cae.


La caída global de Facebook y sus principales servicios -WhatsApp e Instagram- tienen en vilo a los usuarios de Internet. Aún sin respuesta oficiales sobre este incidente, una ingeniera explicó en su perfil de Twitter que el inconveniente que afecta a la red social estaría vinculado a un problema con los DNS, mientras que los especialistas pusieron el foco en el «enrutamiento BGP».

 

Para poder entender todo esto hay que ir por partes. Por empezar, en la red de redes existe un sistema que permite asociar cada número que identifica a los dispositivos conectados con un nombre que sea más fácil de recordar. Este sistema se denomina: «Sistema de Nombres de Dominio», más conocido como DNS por su sigla en inglés.

 

Sin embargo, otros protagonistas aseguran que el DNS es la consecuencia y no la causa, ya que el problema es aún más profundo: afectaría al enrutamiento BGP.

 

Si los DNS son la guía telefónica, el BGP es el sistema postal de Internet. Es un protocolo mediante el cual los routers de los proveedores del servicio saben cómo enviar los paquetes de red, que es básicamente la información que intercambiamos con nuestros servicios de chat o redes sociales.

 

El problema, según trascendió, tiene que ver con que Facebook habría retirado por causas aún desconocidas sus rutas del sistema de anuncios BGP, sacándose a sí mismos de Internet.

 

Esto provocó que los propios servidores DNS de la red social fuesen inaccesibles a todo el resto de Internet, con la consiguiente caída de todos sus servicios.

 

«Si por lo que fuera, Facebook decidiera un día retirar su negocio de Internet, este es el camino que debería seguir», explicaron expertos.

 

No es la primera vez, sin embargo que un servidor DNS tiene un problema, por lo que las redes sociales comenzaron a llenarse de explicaciones respecto de este fenómeno.

 

Cómo funciona un DNS

 

La función más conocida de los DNS es la de permitir que cada dirección de internet tenga una «palabra» asociada, en lugar de un conjunto de números. Por ejemplo, al escribir, «Facebook.com», el servidor DNS busca en su base de datos a qué dirección IP está asociado ese nombre, y guía hacia allí al navegador, que descargará la página correspondiente.

 

Por este motivo cada nombre de dominio es único y está compuesto por una serie de elementos que lo categorizan y ubican en la red.

 

Básicamente, el Domain Name System (Sistemas de nombres de dominio) se equipara a una guía telefónica de páginas web, ya que se trata de una tecnología que establece la dirección de IP que debe ser utilizada cuando las personas tratan de acceder a páginas web concretas.

 

Cada vez que un usuario registra un dominio, se crea una entrada «WHOIS» (un tipo de protocolo) en el registro correspondiente y esta queda almacenada en el DNS como un “resource record”.

 

La base de datos de un servidor DNS se convierte, así, en la compilación de todos los registros de la zona del espacio de nombres de dominio que gestiona.

 

Los DNS permiten que cada dirección de Internet tenga una "palabra" asociada para .

Los DNS permiten que cada dirección de Internet tenga una «palabra» asociada para .

 

La creación del sistema de nombres de dominio se remonta a 1983, cuando Paul Mockapetris sustituyó al procedimiento anterior de resolución, muy propenso a errores y basado en un archivo local de hosts.

 

Este ingeniero creó una jerarquía de nombres con un origen único – la raíz – y múltiples ramas que, a su vez, se subdividen en otras ramas, permitiendo un esquema de administración de nombres de manera distribuida y administrada también de manera distribuida.

 

La administración de cada rama, denominada zona, se hace de manera independiente a las otras ramas.

 

Para evitar nombres repetidos, se expresa el nombre del dispositivo completo con todo el camino hasta la raíz, análogamente a los números de teléfonos cuando se los considera “completos”, o sea, con número de prefijo según el país y la ciudad donde se encuentre.

 

Por ejemplo, puede haber un diario “El País” en Uruguay con el nombre elpais.uy y otro en España con el nombre elpais.es.

 

Peticiones al DNS

 

Cuando se introduce la dirección de una página web (URL) en el campo de búsqueda del navegador, este realiza un pedido al llamado resolver, un componente especial del sistema operativo, cuya función consiste en almacenar en caché direcciones IP ya solicitadas anteriormente, y proporcionarlas cuando la aplicación cliente (navegador, programa de correo) la solicita.

 

Si la dirección IP solicitada no se encuentra en el caché del resolver, este redirige la petición al servidor DNS que corresponda, que, en general, se trata del servidor DNS del proveedor de internet. Aquí se coteja la petición con la base de datos del DNS y, si está disponible, se envía la dirección IP correspondiente como respuesta (forward lookup).

 

Esta permite al navegador del usuario dirigirse al servidor web deseado en Internet. Otra vía alternativa consiste en el camino inverso, es decir, en traducir la dirección IP en la dirección de dominio (reverse lookup).

 

Un error muy común es cuando “El servidor DNS no responde”, y ocurre cuando hay problemas de conexión. Esto sucede cuando la conexión con Internet no funciona y no es posible acceder a una página web.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas