Alexa

Herederos de saberes: Carlos Maldonado creció entre la naturaleza del Bañado La Estrella y hoy con su familia son pioneros en turismo rural

Nacido y criado en el lugar, aprendió a convivir y conocer su particular naturaleza, la cultura y costumbres de sus pobladores y pueblos indígenas que habitan en el territorio de Fortín “La Soledad”, una comunidad a 70 kilómetros de Las Lomitas, en Formosa, y a pocos kilómetros del «Bañado La Estrella». En la actualidad, Carlos (44) junto a su familia vive del turismo rural y presta servicios a los turistas en las expediciones y paseos en piraguas para conocer el los secretos del humedal y sus bellos paisajes. El baqueano es nativo del lugar, y sus saberes los transmite a cada uno de los visitantes «para que se lleven las historias que encierra esta maravilla natural».

 

Su abuelo, Juan Antonio Maldonado, con solo 20 años de edad, llegó desde la provincia de Santiago del Estero a la zona rural y monte profundo formoseño en el año 1918, para vivir en el lugar dónde hoy conocemos como el “Bañado La Estrella”, en Las Lomitas, provincia de Formosa. Una superficie que se extiende en 400 mil hectáreas con una biodiversidad de alto valor ambiental, el segundo humedal más grande del país y el tercero en importancia en toda Sudamérica.

“En aquel entonces no existía este lugar como bañado natural, eran más áreas de palmares con mucho monte nativo, animales salvajes y poblado en mayor medida por indígenas salvajes también, todos bordeando el río Pilcomayo, que en ese entonces pasaba más allá, por el límite con Paraguay, sobre una localidad argentina llamada La Libertad”, relató Carlos Maldonado en una entrevista con ArgentinaForestal.com.

El nieto de Don Juan Antonio, nacido y criado en el lugar, aprendió a convivir con su particular naturaleza. Hoy es un conocedor de todo el territorio, de la cultura y costumbres de sus pobladores en el Fortín “La Soledad”, a 70 kilómetros de Las Lomitas. En la actualidad,  junto a su familia vive del turismo rural y presta servicios a los turistas en las expediciones y paseos en botes para conocer el humedal y realizar fantásticas fotografías, ya que sabe de los habitantes naturales y los secretos que encierra el lugar.

“Ya en los años 60, comenzó a formarse el humedal con una tendencia progresiva a desviar su curso normal hacia lo que es hoy Fortín La Soledad, nuestro poblado que queda a unos 20 o 25 kilómetros de distancia del área natural”, explicó el guía baqueano y emprendedor de Turismo Estrella Soledad. Fue así que recuerda que, con el correr de los años, comenzó a cambiar el ecosistema y formarse naturalmente el Bañado La Estrella en la región  del Chaco Seco. “Mi padre, Antonio, nació en este lugar y formó su familia con mi madre Dominga Guerra, por lo que siempre viví y crecí en este entorno natural. Hoy tengo 44 años, estoy casado con Susana Beatriz Cajal, y tenemos 6 hijos. Todos vivimos del turismo rural”, explicó el guía.

Fotografías: Gentileza Carlos Maldonado, Pablo Córdoba y Delia Pereira (Formosa) 

 

El bañado formoseño se encuentra en una geografía particular, está encerrado entre el Río Bermejo y el Río Pilcomayo, este último muy dinámico y el que provoca el cambio natural en el territorio y a los habitantes de la zona.

Este lugar marcó la identidad a sus pobladores, que con orgullo se definen como guardianes del área natural, y los demuestran, como anfitriones para quienes deciden conocer el lugar. Caminos de tierras, senderos, vegetación particular que se forma el extenso humedal, ecosistemas que se forman con el bañado natural. Un escenario de aguas quietas, pero en movimiento constante de la fauna del lugar. En piraguas, la promesa es la de realizar una expedición extraordinaria donde se observan a pocos metros los peces, lobitos de río o sigilosos yacarés que aparecen para solearse.

Muchos animales salvajes, pero lo que más atrae es la sorprendente biodiversidad de aves, en cantidad, tamaños y vivos colores, con sus cantos que acompañan en todo el recorrido del visitante.

Para Carlos Maldonado, el Bañado La Estrella es fantástico para conocer. “Es un lugar muy bueno para nuestra gente, porque trae mucha vida a la zona. La gente está aprendiendo a trabajar con los turistas. Aquí todo esta para hacer. En el bañado uno se encuentra con muchas especies de aves, mamíferos, paisajes diferentes al atardecer y amanecer, realmente es un lugar fantástico para conocer. Junto a mi familia, somos prestadores de servicios para los visitantes, realizamos recorridos de navegación por el bañado, paseos en piraguas, caminatas por senderos, paseos de noches de luna, y también hospedajes en casas de familia, porque lo nuestro es el turismo rural, prestamos asesoramiento para alojamiento con pobladores locales, comidas típicas, y lo que necesite el visitante”, explicó.

Sobre la campaña para lograr ser declarada como una de las “Maravillas Naturales Argentinas”, dijo que fue uno de los miles que votó para que sea reconocida por su belleza. “Desde que fue reconocida con esta categoría, sin lugar a dudas llega más gente al Bañado La Estrella”, aseveró.

La mayoría de los turistas que eligen el lugar son aficionados u observadores de aves, además de familias que tienen interés en la experiencia de convivir unos días con la naturaleza del lugar, les interesa descubrir sus paisajes y conocer la cultura y formas de vida del lugar.

Los saberes heredaros del guía y baqueano del lugar tienen su razón de ser, ya que la destreza en el manejo de la piragua, la cautela y el recorrido en los puntos para captar lo mejor del paisaje, hacen a la experiencia del guía. Se deben evitar los ruidos de motores que podrían impactar sobre la fauna y estropear la vista para captar el verdadero paraíso salvaje que resguarda el lugar.

Entre los misterios que encierra el bañado, dicen los pobladores que se comparte la leyenda de la “corzuela blanca”, la madre de las «bambi» que habitan el lugar, que aseguran se “aparece a los cazadores abusivos”, y a todo aquel que intenta dañar la naturaleza sin necesidad alguna.

El Fortín La Soledad está despertando al ecoturismo. La energía eléctrica llegó al lugar en 2018, al igual que la conectividad de internet, mejorando la telefonía móvil y servicio de wifi. “Esto permitió un gran cambio para recibir visitantes, fue trascendental, ya que va incrementando progresivamente el número de visitantes”, aseguran en el lugar.

Los turistas son recibidos por toda la comunidad, en forma colectiva, participan todas las familias del Fortín La Soledad. “Los turistas se regresan a su destino contentos y agradecidos, el lugar los sorprende, nadie cree que Formosa tiene esta joya escondida», expresa con entusiasmo Carlos Maldonado, e invita a conocer el Bañado La Estrella, una de 7 Maravillas Naturales de la Argentina.

 

Leer más

Formosa ingresó al mapa global como destino de turismo de naturaleza con el Bañado La Estrella

 

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas