El centro estuvo repleto de posadeños que se acercaron a realizar las compras de último momento para el inicio de clases

El centro estuvo repleto de posadeños que se acercaron a realizar las compras de último momento para el inicio de clases

La tarde de sábado en el centro de la ciudad de Posadas estuvo repleto de padres, madres y niños que salieron a realizar las compras a último momento para el inicio de clases. En algunos casos se debió a las fechas de cobros de los salarios, y en otros al cierre de las tarjetas.

Zapatos, uniformes, mochilas, útiles escolares fueron algunos de los elementos adquiridos por los posadeños, aunque, en muchos casos, afirman que ante la crisis una de las opciones es reciclar lo utilizado el año anterior.

El lunes comienzan las clases y cada año este inicio significa un gasto de entre $2 mil y $8 mil para una familia dependiendo de la cantidad de chicos en edad escolar. Esta cifra en muchos casos no incluyen los manuales  educativos de cada materia que por lo general son asignados una vez iniciado el cursado, y depende de la lista solicitada por la institución.

Esta tarde se pudieron observar filas fuera de algunos comercios posadeños dado que el interior se encontraba abarrotado de clientes. El personal de seguridad de los comercios habilitaba el paso de quienes pretendían ingresar de a grupos de unas diez personas a medida que iban saliendo otras del interior.

A pesar de las compras de último momento, los comercios no lograron repuntar sus ventas como años anteriores, las segundas marcas se han convertido en la principal opción y esto genera menos ganancias.

Es el caso de la Librería 6 de junio, dirigida por Emilio Gómez, el experto sostuvo que el temporal tampoco ayudó para que haya un repunte en las ventas en esta semana y sostuvo que las personas están buscando nuevas marcas y el factor precio continúa siendo decisivo.

Similar caso es el de la tienda “Locos del remate”, Jonathan Dos Santos explicó que años anteriores los clientes podían adquirir zapatos de 1.200 y 1.500 pesos sin embargo, hoy optan solo por las ofertas que alcanzan los 500 pesos. Agregó que han sido gravemente impactados por la competencia de precios con Paraguay.

¿Cómo vivieron este contexto las tiendas de primeras marcas? Bambino se caracterizaba por sus mochilas de marcas internacionales, sin embargo, el alza del dólar ha generado un impacto en las cantidades de importación.

En el caso de uniformes cuesta entre 1.500 y 2.000 pesos promedio vestir a un estudiante sin tener en cuenta el calzado. Respecto a los aumentos en precios, son de 20 y 30 por ciento en referencia al año pasado aunque algunas casas mantienen los valores a fines de paliar la crisis y poder aumentar las ventas.

 

JP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE