La educación, el camino para lograr la igualdad de género, poner fin a la pobreza y el desarrollo sostenible

La educación, el camino para lograr la igualdad de género, poner fin a la pobreza y el desarrollo sostenible

Por primera vez se celebra en el mundo el 24 de enero como el «Día Internacional de la Educación», y en ese marco se realizó un fuerte llamado a los países a entender que es la clave a la paz y el desarrollo. Desde la UNESCO exhortan a los gobiernos y a todos sus asociados a convertir la educación universal de calidad en una prioridad principal. La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) proclamó recientemente el día 24 de enero como fecha clave de celebración, en la búsqueda de reforzar la importancia del papel que la educación desempeña en la paz y el desarrollo.

 

La resolución emitida por el principal órgano deliberativo de la ONU, el 3 de diciembre último, reafirma los compromisos asumidos por los Estados Miembros en septiembre de 2015 en pos de una agenda de transformación educativa para el desarrollo sostenible, con metas orientadas al año 2030.

 

Sin una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos y de oportunidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida, los países no lograrán alcanzar la igualdad de género ni romper el ciclo de pobreza que deja rezagados a millones de niños, jóvenes y adultos, fundamentan desde la ONU.

 

En la actualidad, 262 millones de niños y jóvenes siguen sin estar escolarizados, 617 millones de niños y adolescentes no pueden leer ni manejan los rudimentos del cálculo; menos del 40 por ciento de las niñas del África Subsahariana completan los estudios de secundaria baja y unos 4 millones de niños y jóvenes refugiados no pueden asistir a la escuela. “El derecho a la educación de estas personas está afectado y eso es inaceptable”, informaron, por su parte, desde la UNESCO.

 

En la celebración del primer Día Internacional de la Educación, la UNESCO exhorta a los gobiernos y a todos sus asociados a convertir la educación universal de calidad en una prioridad principal.

 

«Este día es la ocasión de reafirmar los principios fundamentales. En primer lugar, la educación es un derecho humano, un bien público y una responsabilidad pública. En segundo lugar, la educación es la fuerza más poderosa de que disponemos para garantizar mejoras significativas en la salud, estimular el crecimiento económico y aprovechar el potencial y la innovación que precisamos para construir sociedades más resilientes y sostenibles. Por último, necesitamos urgentemente un llamamiento a la acción colectiva en favor de la educación en el plano mundial», fue el mensaje de Audrey Azoulay, directora general de la organización.

 

El desafío de garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad

El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Argentina trabaja desde 2016 a favor de la concreción de las metas a 2030 del ODS 4: garantizar que todos los niños y niñas reciban una enseñanza primaria y secundaria gratuita, equitativa y de calidad, con aprendizajes pertinentes y efectivos; asegurar el acceso de la población a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia, así como a una educación inicial de calidad; asegurar el acceso igualitario de mujeres y hombres a una formación técnica, profesional y superior de calidad –incluida la enseñanza universitaria– y aumentar considerablemente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento.

 

Asimismo, la cartera educativa nacional se ha comprometido a trabajar en pos de la eliminación de las disparidades de género en la educación y del acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional para las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad. Asimismo, procura construir y adecuar instalaciones educativas que tengan en cuenta las necesidades de los niños y las personas con discapacidad y las diferencias de género, ofreciendo entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos, y aumentar considerablemente la oferta de docentes calificados, incluso mediante la cooperación internacional para la formación de educadores.

 

 

 

Fuente: UNESCO y Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación

 

 

 

PE

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE