Información de calidad en costos y equipamiento industrial sería clave para la competitividad de un aserradero

 

El economista Carlos Ramponi y el ingeniero agronómo  y consultor en Foresto-industrial, Ronald Vera, dictaron el jueves un taller de diseño de plantas industriales de Aserrío y Secado, analizando el impacto en la planificación de un proyecto los costos y la tecnología a utilizar, para lograr la sostenibilidad de una industria en un mercado competitivo como enfrenta el sector maderero en la actualidad. El curso fue organizado por la Escuela de Graduados Cátedra Abierta “Luis Dalprá”, de la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), coordinado por Gabriel Sackser.

El principal mensaje, por un lado, fue transmitir -a los profesionales, empresarios y estudiantes avanzados presentes- sobre la importancia de contar con información de base actualizada y de calidad para la selección del tipo más adecuado de equipamiento industrial, con ejemplos concretos”, señaló en contacto con ArgentinaForestal.com el ingeniero Vera.

“Durante el taller se analizaron qué aspectos se deben considerar en función a la oferta del recurso maderero que cuenta la empresa, ya sea por materia prima propia o que adquiría de terceros, qué tipo de aserradero, las maquinarias que se ajustan a cada clase diamétrica de la madera (tipo y tamaño de rollos)”, explicó Vera, que desde hace 8 años consecutivos se suma a esta iniciativa propuesta desde la Escuela de Graduados.

El licenciado Ramponi, en tanto, expuso sobre la temática de costos, ya que en la actualidad ningún proyecto foresto-industrial puede planificarse sin contemplar en la industria este análisis, dado que los aspectos operativos son clave para la sostenibilidad del negocio de un aserradero.

 

La tecnología de la información

Desde Misiones, habitualmente remarcan la existencia de casi 700 aserraderos en funcionamiento, de pequeña y mediana escala en un 99%, pero el debate está centrado en el estado tecnológico de las plantas de aserrío y de secado para salir a competir al mercado internacional.

“De acuerdo a debates generales, se podría estimar que existen en la actualidad dos situaciones; una es el estado de las industrias instaladas sobre la Ruta Nacional N°12, las cuales poseen tecnología más avanzada con equipamiento de alta producción, y hay un mayor número de aserraderos en funcionamiento en comparación con las industrias instaladas sobre la Ruta Nacional N°14”, explicó el coordinador de la Escuela de Graduados de la FCF, Gabriel Sackser.

De acuerdo al Censo Nacional de Aserraderos y de la Subsecretaría de Desarrollo Forestal, se relevaron -como primer dato- unas 777 industrias en Misiones en funcionamiento en la actualidad.

En ese contexto, se identificó la relevancia de transferir información actualizada al sector de la Industria de la Madera.

Desde la perspectiva económica, el licenciado indicó que “no todas las industrias madereras de la región tienen incluido un análisis de costos fijos y variables por sectores en forma detallada (área administrativa, mantenimiento, básculas, recepción de materia prima, producción, secado, remanufacturas, etcétera). Esto se debe a la falta de registros que permitirían gestionar indicadores: todo lo que no se registra no es gerenciable, lo que no se registra no es auditable, y lo que no se puede auditar no se puede mejorar”, reflexionó.

En esta línea, sostuvo que dentro de los análisis de costos, sean fijos, variables y totales, las industrias de la región, en alto porcentaje, no poseen registros sectorizados, como por ejemplo, partes diarios en su sector de mantenimiento que permiten visualizar los tiempos improductivos como así los tiempos que se insumen en las reparaciones y hasta el detalle de los trabajos realizados. “Al no contar un plan de mantenimiento preventivo, las empresas reducen momentáneamente sus costos de mantenimiento realizando únicamente mantenimientos correctivos. Esto genera que, transcurrido un lapso de tiempo, y sin mantenimientos preventivos, la empresa genere un ahorro momentáneo, pero en el tiempo encarece los costos de producción y mantenimientos”, explicó Ramponi.

Por su parte, el ingeniero Vera se refirió a la importancia de ser eficientes en la logística. “Es un área que permite visualizar las tendencias del mercado y cuáles son las demandas del mercado local, regional, mundial. De acuerdo a esa tendencia hay distintas tecnologías disponibles. Hoy en día la incorporación de sistemas informáticos y la automatización a la parte industrial, impacta en una mejora en la productividad, la calidad del producto y la eficiencia industrial (relación entre la producción/cantidad de mano de obra), como también en la eficacia en la industria maderera”, resumió.

Actualmente los aserraderos de alta producción poseen cierras dobles o cuádruples (tipo gemelas o tipo tandel), sometidas a alta tensión de tensados, con guías sintéticas resistentes al desgaste por la cadena y con lubricación. “Las chipercanter, como máquinas de alta producción, dependiendo de la especie, pueden entregar, con las distintas tecnologías disponibles, productos con alto valor comercial, tal como ocurre en Brasil con la industrialización de la Teca”, añadió el profesional.

El taller contó con la asistencia de alrededor de 40 personas, entre estudiantes, cuerpo docente de la Facultad de Forestales y del Centro Tecnológico de la Madera de Montecarlo, (CTM), profesionales independientes, gerentes y jefes de Plantas, y también empresarios interesados en una actualización de la temática y de información estratégica para este tipo de negocios.

“Logramos una excelente la recepción, surgieron numerosas inquietudes posterior a la charla que iremos respondiendo en el correr de la semana”, concluyó el profesional especializado en tecnología de la industria de la madera.

 

Un aporte desde la Escuela de Graduados

Desde la Escuela de Graduados de la FCF-UNaM explicaron que en forma permanente llevan adelante acciones de manera mancomunada con los graduados de todas las carreras para organizar diversas actividades de transferencia de conocimiento. Los coordinadores graduados de cada una de ellas, mediante reuniones, envío de correos electrónicos, o las nuevas vías de comunicación como WhatsApp, Facebook y el  contacto personal, logran obtener un cruzamiento de cuáles son los temas de interés vinculados laboralmente en el sector foresto-industrial de la provincia de Misiones y provincias limítrofes.

“De esta forma, al relevar las demandas y las problemáticas del sector que surgen por contacto directo de los graduados con los empresarios, decidimos cuáles son las actividades más necesarias. Contamos con nuestros graduados de Ingeniería en Industria de la Madera e Ingeniería Forestal, docentes de la facultad que trabajan en áreas relacionados a la temática, estudiantes avanzados de las ingenierías mencionadas y por supuesto del sector maderero que demanda mejoras en los distintos procesos dentro de sus plantas industriales; para abordar los temas demandados”, explicó Sackser en la entrevista sobre la convocatoria y pertinencia del taller de Aserrío y Secado.

“Una vez analizada la información obtenida, nos ponemos en contacto con un profesional con trayectoria en el sector, que pueda brindar respuestas claras y actualizadas, hablar de tecnologías disponibles en el mercado actual en Argentina y Latinoamérica, tendencias y además pueda hacer análisis de costos y valores de equipos para la industria del aserrado, como así también, análisis de costo/beneficio. Por ello invitamos al Ing. Ronald Vera y al Lic. Carlos Ramponi, quienes en el curso resaltaron la situación actual de la actividad industrial y, en ese contexto, la logística de estudio de factibilidad en los futuros proyectos en la región”, concluyó el ingeniero forestal.

 

 

 

Por Patricia Escobar 

@argentinaforest



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE