El Parque de las Naciones es patrimonio cultural y turístico de los misioneros

El Parque de las Naciones es patrimonio cultural y turístico de los misioneros

Fue declarado por la Cámara de Representantes, en la sesión de ayer. La medida busca incrementar la actividad  turística comercial y cultural del predio ubicado en la ciudad de Oberá, donde se realiza, entre otras celebraciones, la Fiesta Nacional del Inmigrante. Los diputados también incorporaron al sistema de salud de la provincia la labor de los “payamédicos”, como terapia complementaria.

La declaración de patrimonio cultural y turístico fue recomendada por las comisiones parlamentarias que entienden en temas de Turismo, Cultura y Presupuesto, luego de analizar las peticiones de los diputados Joaquín Olivera, Alba Nilsson y del ex legislador Eduardo Morales Lezica.

Olivera resaltó el potencial turístico del predio del Parque de las Naciones: “creemos que a través de las directrices estipuladas se inicia un camino nuevo, un camino de responsabilidad y esfuerzo conjunto en busca de la autosuficiencia económica”, expresó.

Nilsson destacó “el esfuerzo y compromiso de una sociedad civil movilizada, reflejada en el arduo trabajo de voluntariado (no remunerado) que anualmente despliegan más de mil quinientas personas en la organización general”, refiriéndose a la Fiesta del Inmigrante, y consideró que las tareas propias de las distintas colectividades y ballets son “lo que distingue rotundamente a esta Fiesta, y la hace ser digna de contar con una verdadera Política de Estado de promoción turística y cultural por parte del Gobierno provincial”.

Payamédicos: terapia complementaria

El Parlamento, por iniciativa de los legisladores Germán Bordón y Aníbal Vogel, decidió incorporar al sistema de salud provincial la labor del “payamédico de hospital”· como terapia complementaria.

Los payamédicos son especialistas en la técnica del payaso teatral adaptada al ámbito hospitalario, que cuentan con formación específica comprobable.

La ley sancionada establece que los hospitales públicos deberán contar con un servicio de payamédicos, en especial en las áreas donde se encuentren niños, pacientes con enfermedades crónicas, personas con discapacidad y adultos mayores. Para el sector privado, la incorporación de esta práctica será optativa. También crearon un centro de formación y un registro de payamédicos.

Bordón explicó que “el rol fundamental en esta experiencia terapéutica es la del payaso de hospital o clown, quien a través del juego, el color y el humor contribuye a la salud emocional del paciente hospitalizado, siempre bajo un marco de respeto y ética propios”.

Vogel informó que investigaciones realizadas han demostrado la mejoría del estado de ánimo de quienes reciben este tipo de terapias, logrando una mayor sobrevida y menor morbilidad en varias enfermedades.

“Está comprobado que el acto de reírse está vinculado al aumento de las endorfinas, que son moléculas de la familia de la morfina pero endógenas (elaboradas por el propio organismo); liberamos endorfina con todas aquellas actividades que nos causan placer”, precisó.

Por otra parte, los legisladores expresaron su interés en que el Poder Ejecutivo incorpore al calendario escolar permanente la conmemoración de la Batalla de Apóstoles, el 2 julio; que se cree un bachillerato agrario en Colonia Villa Venecia, en el municipio de Cerro Corá; y que informe sobre las condiciones de ejecución de la pena privativa de libertad de dos internas del servicio penitenciario provincial.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE