Para Losada el paro de colectivos es para presionar por suba del boleto y más subsidios

Para Losada el paro de colectivos es para presionar por suba del boleto y más subsidios

El intendente de Posadas, Joaquín Losada, aseguró que la deuda en litigio por el pago del subsidio a mayores de 70 años no podría nunca provocar un desfinanciamiento en las prestatarias, ya que se trata de montos muy bajos en relación al dinero que manejan las compañías. Consideró en cambio que las medidas de fuerza que vienen llevando a cabo los choferes desde el miércoles están relacionadas con los sucesivos pedidos de aumento de tarifa negados por el municipio y con el reclamo que hacen las prestatarias por un incremento en los subsidios. De ese modo salió al cruce de un comunicado emitido por las empresas en el cual responsabilizaban al municipio por las huelgas que dejaron a miles de misioneros a pie.

“Resulta que estas cuestiones surgen siempre justo cuando ellos (los prestatarios) están planteando un aumento del boleto. No creo en las casualidades”, indicó Losada en relación a los paros de colectivos que desde hace cuatro días vienen perjudicando a la gente de Posadas, Garupá y Candelaria.

El jefe comunal afirmó que las empresas del transporte urbano de Posadas y del Sistema Integrado  de Transporte no deberían seguir diciendo que la municipalidad  les debe dinero, cuando no es así. “En este tiempo de gestión hemos  cumplido al día con los subsidios, es un esfuerzo muy grande que hace la comuna, lo que no podemos pagar es lo que está en discusión administrativa que es el subsidio a mayores de 70 años. No se  puede pagar un subsidio que hoy está en litigio, ellos quieren que pague a cuenta y yo no puedo pagar a cuenta”, explicó.

El mandatario desestimó que, tal como afirman las empresas, que la deuda en litigio con el municipio haya provocado el desfinanciamiento de las compañías y que eso haya provocado el paro de choferes por supuestos incumplimientos en el pago de los salarios.

“No creo que las empresas se desfinancien por los 6 millones de  pesos que es lo que estamos discutiendo. La  discusión es otra, arranca en diciembre  del año pasado cuando les otorgamos un incremento mucho menor al que ellos pretendían y eso les generó molestias. Esa discusión la volvieron a retomar a mediados de año cuando nos pidieron llevar el boleto a 20 pesos y este mes  cuando nos pidieron que llevemos el boleto a 23 pesos”, dijo.

Siguen las medidas de fuerza

El sábado los choferes cumplieron con la cuarta jornada de protesta consecutiva. A diferencia de los días anteriores, no hubo interrupción total del servicio sino que hubo una reducción de frecuencias que  obligó a la mayoría de los usuarios a esperar un promedio de entre 30 y 40 minutos para abordar una unidad.

La baja en la intensidad de las medidas de protesta de los choferes coincide con una conciliación obligatoria dispuesta por el ministerio de Trabajo de la Provincia, que abrió un período de negociación durante el cual se prohíbe la realización de medidas de fuerza por parte del sindicato y la adopción de medidas punitorias por parte de las empresas.

Luego de ordenar la conciliación, el ministro de Trabajo Juan Carlos Agulla, cuestionó que una vez más se haya tomado como “rehenes” a los pasajeros. Expresó que analizando la situación no se advirtió situación de gravedad laboral manifiesta “que amerite una decisión que acarrea daño social”, ni un acto empresarial que busque evitar ese daño social.

Instó, a empresarios y sindicatos a que informen cuando se define una medida extrema y garanticen un servicio de emergencia. “Están obligados a dar a conocer medidas que afecten a usuarios, con antelación suficiente y asegurar servicio”. Agulla sentenció: “los empresarios tienen alta responsabilidad, como también la representación de los trabajadores, evitando daño social colectivo”.

Como viene ocurriendo en los últimos años, el supuesto conflicto gremial que enfrenta a los trabajadores del volante con sus empleadores coincide con un pedido de aumento de boleto de los últimos, pero a diferencia de años anteriores esta vez el clima está más enrarecido por un enfrentamiento público que sostienen desde fines del año pasado las prestatarias y el municipio capitalino.

El pedido de aumento de tarifas se formalizó la semana pasada, mediante una nota presentada al Ejecutivo municipal por Empresarios Unidos del Transporte Automotor (EUTA), la cámara que nuclea a las prestatarias del Sistema Integrado de Transporte de Posadas, Garupá y Candelaria y del servicio urbano de la capital provincial. Las prestatarias plantearon que “la tarifa técnica” es decir el costo del boleto sin subsidios, es actualmente de 23 pesos, lo que indicaría que el valor del pasaje único pagado con SUBE debería ser de alrededor de 13 pesos.

Pero los empresarios ya venían presionando por un incremento de tarifas desde junio, a inicios de ese mes convocaron a una conferencia de prensa en la que consideraron que el precio del boleto adquirido con el medio electrónico de pago debería ser de 10 pesos

Además de la cuestión tarifaria, desde inicios de este año se viene desarrollando otro conflicto entre las prestatarias y la gestión encabezada por Joaquín Losada, suscitado por una diferencia entre lo que los empresarios consideran que deberían cobrar por transportar  gratuitamente a las personas mayores  de 70 años y lo que el municipio entiende que debe pagar por ese servicio.

JRC EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE