La resinera de Ituzaingó retomó en forma progresiva actividades en la planta industrial

 

 

Esta semana la planta industrial de resina Agroforestal Oberá SRL, localizada en Ituzaingó, Corrientes, retomó sus actividades para la producción de colofonia y trementina de pino después de dos meses de estar paralizada consecuencia del incendio que sufrieron a fines de marzo.

 

La fábrica prácticamente quedó en cenizas ya que las pérdidas en el siniestro fueron casi totales. “El fuego abarcó toda la línea productiva de la fábrica, salvándose la caldera y las máquinas para la fabricación de tambores (embalajes). Además de la línea productiva, el incendio consumió las oficinas de la empresa, el laboratorio y parte del depósito de productos terminados. Los daños ascienden a unos 600 mil dólares  aproximadamente”, explicó en una entrevista con ArgentinaForestal.com el socio de la empresa, Ralf Frank.

 

El directivo agregó que “a pesar de la paralización de la planta, esta situación no afectó los salarios de los trabajadores”.

El proceso productivo de Agroforestal Oberá comienza desde la extracción de la miera y culmina con la elaboración de la misma, para lo cual disponen básicamente de dos centros productivos, uno en campo o rural y el otro en fábrica. “Al momento del siniestro teníamos aproximadamente entre 78 a 80 empleados, divididos entre fábrica y campo”; precisó el empresario.

Las primeras pruebas para la puesta a punto fue el lunes 23 de junio, avanzando con resultados favorables en el funcionamiento del circuito productivo. Finalmente, el 30 de mayo decidieron comenzar a producir en forma continua y progresiva. “Estimamos que en pocos días podremos alcanzar los niveles productivos que teníamos al momento del siniestro e incluso superarlos. Se comenzarán las primeras semanas con dos turnos y progresivamente ampliaremos a un tercer turno”, precisó Frank.

 

Al ser consultado sobre los resultados de pericias técnicas, el directivo explicó que aún la empresa no recibió un informe final, pero “en principio es la compañía de seguros quien determina la intencionalidad o no del incendio. Aún no entregaron ningún detalle específico de lo ocurrido, se cree que fue una acumulación de gases combinado a una fuente de calor ocasionó el incendio, pero también pudo haber sido energía estática que sumado a lo anteriormente descripto pudo haber sido la causante  del siniestro”, detalló el directivo.

 

Pero descartó cualquier intento de intencionalidad luego de las visitas e inspecciones a la planta. “Esto permitió rápidamente comenzar los trabajos de limpieza del predio, las demás conclusiones técnicas hasta el momento no nos presentaron un informe  de lo que pudo haber sucedido”, admitió.

 

El siniestro ocurrió la madrugada del 24 de marzo del corriente año. “Estuvimos exactamente dos meses paralizados desde el siniestro, y actualmente ya está funcionando nuevamente la fábrica gracias principalmente a la compañía de seguros La Segunda SA  que actuaron rápido, en forma eficiente y entendieron que la fábrica se debía reactivar cuanto antes. Por su parte, también destacamos el gran esfuerzo de los  empleados  para que la fábrica después de tan solo dos meses de tal situación vuelva a operar”, acentuó Frank.

 

A su vez, los clientes y proveedores de la resinera correntina se mostraron muy colaborativos frente a la tragedia ocurrida y mostraron disposición para lo que se necesitara en forma inmediata. “Los proveedores al igual que los clientes supieron comprender la situación. El esfuerzo para recomponer lo afectado fue muy grande, pese a que logramos reactivar la fábrica en tiempo récord para nosotros, este siniestro nos perjudico mucho económicamente en el momento y nos obligó a reestructurar algunos aspectos del negocio”, aseveró el empresario.

 

De esta manera, indicó que aún queda mucho por hacer para una recuperación total del golpe sufrido. “Las inversiones aun no están finalizadas, lo más importante era recomponer el circuito productivo de forma segura como para comenzar a producir, las demás inversiones se harán en el corto plazo, ahora se trató de darle vida a la fábrica nuevamente, que era lo más importante. La cantidad de empleados que se tomará será la que requiera el avance del proceso, si la producción crece demandara más empleados, por el momento mantendremos la misma cantidad”, precisó el directivo ante la consulta del medio.

 

Finalmente, con respecto a las expectativas de mercado para la producción de la planta industrial sostuvo que pese a la gran baja de precios que está sufriendo este producto a nivel mundial, han logrado cerrar importantes compromisos con el exterior: “Estamos confiados de que podemos encontrar nuestro lugar en el mercado y lograr aún en el mediano plazo un mejor posicionamiento al que estábamos logrando antes del siniestro. Ahora solo queda trabajar eficientemente para lograr dichas metas”, concluyó Frank.

 

Por Patricia Escobar 

 



Quizás tambien le interese...