Mató a su amante en un juego sexual y escapó con $ 20 mil

Mató a su amante en un juego sexual y escapó con $ 20 mil

La víctima era dueño de una heladería. Lo encontraron en su casa de Flores, Buenos Aires,  apuñalado y con las manos atadas. La mujer fue detenida por la División Homicidios de la Policía Federal.

Desnudo, tirado al lado de su cama, atado y con varias cuchilladas en el pecho. Así apareció el cuerpo de Julio César Vitoria (63), dueño de una heladería, asesinado en julio del año pasado en su departamento de Flores. El caso no tuvo novedades hasta el martes, cuando la Policía detuvo a una amante de la víctima.

La hipótesis de los investigadores es que el comerciante fue apuñalado durante un encuentro sexual y que la mujer escapó con unos $ 20.000.

Paula –la presunta homicida– es casada, tiene dos hijos y 33 años. Fue arrestada en su departamento de Cuba al 2300, en Belgrano, por la División Homicidios de la Federal. Los investigadores saben, en base al testimonio del hijo de Vitoria, que el heladero y la detenida mantenían una relación desde hacía más de diez años. Se habían conocido cuando ella trabajó como camarera en un bar que tuvo el comerciante.

Vitoria apareció muerto el 30 de julio de 2014, en el primer piso de un edificio de Bacacay al 2600. Dado las ataduras que le hicieron y la posición del cuerpo, los peritos concluyeron que pudo ser asesinado a puñaladas en medio de un juego sexual. Vitoria tenía las manos sujetas con pañuelos de seda y corbatas, y una cuerda alrededor del cuello. Ninguno de los lazos era lo suficientemente firme como para inmovilizarlo, por lo que creen que él no se resistió.

Sin embargo, en la escena del crimen no encontraron elementos que orientaran la investigación. “Hallamos sangre, huellas y pelos, pero nada sirvió para identificar al homicida”, dijo a Clarín una fuente del caso. Tampoco apareció el cuchillo utilizado en el homicidio.

La relación entre Vitoria y la mujer ahora detenida no era secreta. Familiares y amigos del heladero sabían que se veían regularmente y que luego de cada encuentro él la ayudaba dándole entre 300 y 1.000 pesos. Incluso el hijo de la víctima contó que había pagado un falso aborto cuando ella le hizo creer que estaba embarazada.

Según contaron fuentes de la investigación, la detenida solía enviarle fotos desnuda. “Un mes antes del hecho, le remitió un mensaje en el que le proponía ‘atarse’”, informó ayer la fiscalía de Instrucción N° 41, a cargo de Silvana Russi, a través de la web de la Procuración General. En esas conversaciones también hablaba de una “fiestita” en la que iban a hacer “cositas raras”.

Fuentes de la investigación contaron que “Luego del cometerse el homicidio, la mujer cayó en un cuadro depresivo y estuvo internada con tratamiento psiquiátrico. Hubo testimonios y nuevos elementos que impulsaron al juzgado a pedir ahora la detención. Hay indicios como para pensar que es la autora”.

El marido de la sospechosa también habría conocido al heladero. Incluso, lo habría visitado en alguna oportunidad. Por eso los investigadores lo tienen bajo la lupa: habría mensajes de texto que lo comprometen.
Los investigadores creen que en la noche del 29 de julio de 2014, el heladero tuvo un encuentro sexual con la sospechosa en su departamento. Hay imágenes de una cámara de seguridad que registraron a una mujer entrando y saliendo del edificio. Los testigos señalaron que era Paula.

El hijo de la víctima contó que esa tarde su padre se había llevado de la heladería, ubicada en Moreno, alrededor de $ 20.000 en una mochila. La plata nunca apareció. El homicida también vació una caja fuerte y escapó con dólares y dos teléfonos celulares.

La puerta del departamento no había sido forzada. Además del dinero, faltaba un juego de llaves: el homicida se las llevó para abrir y cerrar la puerta. Ese otro dato también llevó a los investigadores a pensar en la detenida. “Según su entorno, Vitoria llegó a decir que Paula era la única a la que dejaba entrar en su casa”, contó un vocero del caso.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE