Yerbateros vuelven a negociar precios con pocas expectativas de llegar a un acuerdo

Los productores pretenden actualizar los valores oficiales y además incrementar su margen de ganancia, mientras que desde la industria anticipan que solo permitirán aumentos que luego puedan trasladar al precio del producto elaborado. El jueves pasado se realizó la primera reunión en el marco de la concertación de precios, siete días después se hará la segunda. Cupificación de cosecha, reducción del contenido máximo de palo y cambios en la forma de cuantificar el contenido de palo en la yerba son otros de los temas que analiza el sector.

Representantes de los distintos eslabones que componen la cadena yerbatera volverán a reunirse el jueves próximo en el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) para dar continuidad a la sesión especial de precios que comenzó la semana pasada y cuyo objetivo es acordar los precios de la hoja verde y la yerba canchada para la próxima zafriña de verano. El primer encuentro dejó poca tela para cortar, ya que prácticamente no hubo debate, solo se aportaron datos necesarios para la elaboración de las grillas de costos que elabora el instituto.

Desde el sector primario adelantaron que pedirán que el precio oficial del kilo de la hoja verde aumente de los actuales 4,10 a 5,20 pesos. El nuevo número surge del análisis de costos elaborado por la Mesa Yerbatera que contempla no solamente la adecuación del precio a los costos actuales de la actividad, sino también un incremento de 7 puntos en el margen de rentabilidad que se deja para los productores. El representante de Misiones en el INYM, Ricardo Maciel, indicó que de mantenerse el margen de rentabilidad estimada en 15 por ciento, tal cual figura en las grillas que elabora la Mesa Yerbatera, el resultado sería un costo de alrededor de 4,70 pesos por kilo de hoja verde.

En la vereda opuesta, los industriales reiteran la misma postura que vienen sosteniendo en las últimas concertaciones y anticipan que solo acordarán un aumento en la medida que luego puedan trasladarlo a los precios del producto elaborado, controlado por la Secretaría de Comercio de la Nación.

Ante las poca expectativa de que la Nación permita un corrimiento de más del 5 por ciento en los precios a salida de molino, más aún teniendo en cuenta el año electoral, son pocas las expectativas de alcanzar un acuerdo de precios para la yerba mate.

Enrique Kuzko, uno de los directores del INYM por la producción, respaldó el pedido de aumento del sector primario y de los secaderos, pero reconoció que será difícil llegar a un acuerdo en esos términos teniendo en cuenta el manifiesto interés del Gobierno nacional por mantener a raya los precios finales de los productos básicos en un año electoral. “Sabemos que hasta octubre están congelados los precios”, dijo.

Por su parte, Roberto Montechiesi, representante de la industria en el directorio del instituto yerbatero, advirtió que la molinería, al igual que el resto de los eslabones, también se ve afectada por los aumentos en sus costos y trabaja con márgenes de ganancia reducidos. Aseguró que tienen la intención de pagar más al productor, pero para ello necesitarían incrementar sus ingresos a través de una suba en los precios a salida de molino.

Palo y cupos

Además de la actualización de los precios, los productores nucleados en la Mesa Yerbatera también acordaron pedir al INYM que analice estudiar la factibilidad de implementar la limitación a las plantaciones y cupos de cosecha de yerba mate para evitar una posible sobreoferta.

Además, propone trabajar con el Ministerio de Salud de la provincia y la Universidad Nacional de Misiones sobre la metodología para determinar de manera más precisa el porcentaje de palo en el producto, lo que sería necesario para implementar otra de las medidas que pretenden los productores: reducir el contenido máximo de palo permitido en la yerba elaborada, lo que redundaría en una mayor demanda de hoja verde.

Además la mesa reiteró el pedido de estudiar la factibilidad de la implementación de un Mercado Consignatario, según los nuevos mercados, tecnologías y sistemas de comercialización.

También se solicitó un fondo de garantía que permita la inclusión del pequeño productor, cooperativas e industrias a la operatoria bancaria. Por último, requirieron rigurosidad en los plazos de inicio y finalización de cosecha; incentivar la exportación y modificar la ley del INYM para fijar -en ese ámbito- el precio a salida de molino.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE