El milagro de Vancsik: peleó contra la leucemia, le trasplantaron la médula y vuelve a la pista en Oberá

Luego de varios años de pelear contra la leucemia, Gastón Vancsik (21) regresa a su gran amor, las competencias automovilísticas este fin de semana en Oberá, donde correrá mañana la 2da fecha del Misionero de Pista. El joven obereño se sube a un Fiat 600, dando la muestra de que vale la pena pelear, “estoy muy feliz de poder volver a subirme al auto. La preparación fue con mucha ansiedad”, señaló el piloto.

Sin duda alguna el caso de Gastón conmocionó a la comunidad, principalmente en Oberá, su ciudad natal, porque con tan solo 19 años le detectaron leucemia, tras una larga espera, luego de 6 meses pudo ser operado y le trasplantado de la médula ósea en octubre del 2013, tras recibir la médula de un donante oriundo de Alemania. El tiempo siguió pasando y a la par la recuperación de joven también, con altas y bajas en el camino, pero hoy, mucho más vital y con un  avanzado mejoramiento en su salud, regresa a su gran amor, las competencias automovilísticas.

Acompañado por Javier, su papá, que oficia de asistente, mecánico y amigo, regresó hace unos meses a las prácticas, “estoy muy contento de poder volver, estar sentado arriba del auto otra vez, estoy con muchas ganas de evolucionar”, manifestó Gastón el diálogo con Misiones On Line.

Desde octubre del año pasado tenía el alta médica para poder volver a hacer actividades físicas, y el objetivo principal que se puso en mente fue regresar a las pistas. “la preparación fue con mucha ansiedad, hace varios meses venía esperando poder competir, pero por una u otra cosa no se venía dando, hoy gracias a Dios puedo estar y me pone muy feliz”, comentó el piloto.

Previo a este gran paso, tuvo que regresar a su estado físico, cuidarse mucho en la alimentación, retomar el gimnasio para recuperar la masa muscular y subirse al karting para familiarizarse con la velocidad.

“Algo de memoria de los viejos tiempos quedó, son varios años sin correr. Como objetivo queremos terminar la carrera, que el auto no se pare, no cometer errores porque son 30 a 40 minutos de concentración, no es lo mismo que dar 2 o3 vueltas de prueba”, analizó el joven.

Por su parte, Javier, contó sus sensaciones al ver a su hijo nuevamente subido a un auto de carreras, “volver a competir fue su principal motivación para salir adelante, es un sueño cumplido, disfrutamos de esto porque nos apasiona. Cada vez que tenía un bajón anímico hablábamos de autos para motivarse”.

Hoy lo acompaña de cerca, para cuidar a su hijo y animarlo, “siempre tuve en mi mente la imagen de verlo correr en karting, supe que iba a volver y hoy estamos felices. A mí me gusta decir que Gastón es un ejemplo que lo divulgue y eso sirva para otros chicos que estén atravesando una situación difícil”, destacó Javier.

Como siempre, Gastón quiso agradecer a cada persona que siempre lo acompañó, y principalmente a su papá Javier, su mamá Ivone y a sus hermanos Vania y Jeremias, “siempre estuvieron, jamás me dejaron solo, eso me ayudó mucho para poder estar hoy acá”.

FA

EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE