La evaluación psicológica de los policías

Los criterios de evaluación comúnes apuntan a la capacidad de aprendizaje, coordinación visomotora (es importante para la portación de armas, se trata de la coordinación de lo percibido y de la acción ejecutada a partir de la misma), estabilidad emocional (se refiere a recursos emocionales para responder a situaciones de estrés o crisis) y la adaptación a las normas y respeto a la autoridad.
También se tiene en cuenta la tolerancia a la frustración (estrés o presión del medio) y la flexibilidad, capacidad para acomodarse a situaciones nuevas. Además se incluye la dependencia a las drogas y el alcoholismo en sus distintos grados, fallas en el control de la impulsividad.
Las evaluaciones psicológicas se realizan en el ingreso -excluyente- y a la hora del ascenso. Asimismo ante la Dirección General de Recursos Humanos, se evalúan aquellos efectivos que sin hallarse en condiciones de ascenso, evidencien problemas de conducta sociales, psicológicos o psiquiátricos, a quienes en dicha instancia además se les retira el arma reglamentaria.
Los legisladores apuntan ahora a una evaluación externa.

 

Ò      En la evaluación psicológica del personal policial no se deben observar indicadores de trastornos psicopatológicos que puedan obstaculizar el correcto desempeño de su función.

Ò      Algunos aspectos a evaluar son:

Ò      Estabilidad psico-emocional

Ò      Pensamiento, juicio, memoria y razonamiento conservado, sin alteraciones. Capacidad para discernir

Ò      Control y buen manejo de  los impulsos, agresividad y ansiedad

Ò      Conducta de acuerdo a lo esperado para el rol como funcionario policial

Ò      Recursos cognitivos y psicológicos que permitan la toma de decisiones y resolución de problemas

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE