Un anciano denunció que fue golpeado por policías que custodian tierras privadas en Colonia Pepirí

Uno de los históricos habitantes de Colonia Pepirí, “Mbiguá” Gumercindo Avelino Olivera, denunció que fue golpeado y amenazado por policías que custodian terrenos vecinos y que son de la firma Juan Alberto Sociedad Anónima. El lugar es escenario de un largo conflicto entre los propietarios originales de las tierras, -entre ellos la empresa mencionada y otras como Mocona SA-, y su ocupantes actuales, algunos con más de 60 años de residencia, como el caso de “Mbigua”, de cuyo apodo derivó el nombre del paraje donde vive.

 

Uno de los históricos habitantes de Colonia Pepirí, “Mbiguá” Gumercindo Avelino Olivera, denunció que fue golpeado y amenazado por policías que custodian terrenos vecinos y que son de la firma Juan Alberto Sociedad Anónima. El lugar es escenario de un largo conflicto entre los propietarios originales de las tierras, -entre ellos la empresa mencionada y otras como Mocona SA-, y su ocupantes actuales, algunos con más de 60 años de residencia, como el caso de “Mbigua”, de cuyo apodo derivó el nombre del paraje donde vive.

Allí, y a unos 200 metros del terreno de este hombre, una cuadrilla de obreros, con el apoyo de por los menos 15 policías, comenzó hace tres días a cerrar el lugar con alambrados y a limpiar la vegetación. Llamativamente los uniformados además de estar armados, varios de ellos tenían puestos chalecos antibalas y tenían granadas de gases.

También los acompañan un par de apoderados de la firma Juan Alberto S.A.

Hasta ellos se dirigió el martes pasado “Mbiguá”, -que tiene más de 80 años-, acompañado por sus hijas. “Fuimos a preguntarles que hacían y les pedimos algún papel, alguna orden del juzgado, que nos muestren para ver si estaban autorizados a cerrar todo, pero nos presentaron nada”, contó el hombre.

Una de sus hijas, Teresa de Olivera, agregó que “les pedimos que no pongan el alambre hasta que venga nuestro abogado, pero vino la policía y nos sacaron como perros. Lo sacaron a mi papa para un lado agarrándolo del brazo y lastimándolo, y nos empujaron a nosotras. Nos dijeron que nos iban a meter presos y a su abogadito también, así lo trataron. Trajeron el móvil y a mi hermana la metieron adentro pero pudo salir”.

“Mbiguá” agregó que “están buscando asustarnos para que corramos y así con todo este alambrado que están poniendo vamos a quedar encerrados como animales, hasta el camino de un vecino cortaron”.

El hombre agregó que esperarán a su abogado y harán una denuncia en el juzgado de San Vicente contra la policía. También dijo que “a mi casa ni me vinieron a molestar pero vamos a ver que pasa ahora”.

 

Desde la empresa

 

Hugo Janssen Harms estaba en el lugar donde trabajaban las cuadrillas con fuerte custodia policial. Se presentó como uno de los administradores de la firma Juan Alberto SA. “Hace dos años que venimos haciendo acuerdos con las familias que estaban acá. Se les pagó las mejoras y se fueron. En este caso eran cinco familias”. Recordó que “hace tres meses vinimos a hacer tareas de mantenimiento, pero los vecinos irrumpieron en forma violenta, y rompieron lo que hicimos. Ahora decidimos volver a hacer el trabajo, y por los antecedentes pedimos apoyo policial. Hace tres días que estamos haciendo la tarea de delimitar el área y limpiar el terreno, y hasta ahora sin problemas. No hubo incidentes, vinieron unos vecinos a preguntar y a decirnos que venía su abogado”.

Con respecto al camino que le habían bloqueado a uno de los vecinos, Janssen Harms explicó que “hay algunos que son internos del predio y que sí los usaban ellos, pero esos se cerraron porque no se van a usar más”.

Además aseguró que desde la empresa buscarán continuar el proceso de diálogo con “Mbiguá” y los vecinos que aún permanecen en esas tierras. “Algunos de ellos demandan más superficie de la que utilizan, pero también sabemos que muchas veces gente de afuera los influencia, pero buscamos un acuerdo, que se va a ir dando y dependerá de las dos partes”.

 

 

 

La situación

Son más de 30 familias que forman Colonia Pepirí, aguas abajo de los Saltos del Moconá, sobre el río Uruguay. Viven allí desde hace décadas. El asfalto de la ruta Costera 2 puso en valor turístico el lugar y ahora los titulares de las tierras, Mocona SA y Juan Alberto SA, buscan desalojarlos.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE