El testimonio de Chomin, antes de la condena

Antes de conocer su sentencia, Ladislao Chomin había negado todo acto de abuso y que haya tocado a la pequeña. El hecho habría sido en el año 2003. 

 

 

El Sacerdote explicó en Radio Libertad que aquel día la niña de 4 años “estaba llorando y para calmarla yo la paseé por todo el colegio”. Reconoció que la llevó a su dormitorio, pero negó haberla tocado. “Se me acusó de tantas barbaridades en ese sentido. Que le sacaba la bombacha, que le tocaba las partes intimas, que le tocaba los genitales, que la amenazaba, eso todo es mentira yo nunca hice eso”, afirmó Chomin.

 

El denunciado planteo que “la niña misma me dijo cuando le pregunté con quien te mimas, ella se mimaba conmigo, dijo con mami y yo le pregunté con quien más y ella quedó quieta; yo le pregunté con papi: no el me grita el me putea, el me reta”. Ratificó que fue a la casa de la niña en una ocasión, explicó que no había nadie. Marcó diferencias con los dichos de la madre y la niñera que habían denunciado que el había ido de mañana y ellas estaban presentes. Chomin ratifica que el fue en horas de la tarde.

 

Al ser consultado si algún otro niño entraba en las habitaciones de los padres, Chomin indicó que si, que una niña llamada Lucerito (4) sobrina de otro de los sacerdotes iba siempre al instituto y paseaba por las habitaciones. Según el padre “ella iba a la salita de cuatro y antes de irse a la casa iba al instituto porque no tenia con quien quedarse”. Afirmó que a ningún chico lo tocó ni manoseo nunca.

 

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE