Se estrena “La Soledad”, filme de director misionero

La ópera prima de Maximiliano González, realizador oriundo de Puerto Iguazú, ciudad que dejó para comenzar sus estudios de cine teniendo la certeza de que algún día filmaría una película en su tierra roja. “La soledad” es la ópera prima de Maximiliano González, realizador oriundo de la localidad misionera de Puerto Iguazú, ciudad que dejó para comenzar sus estudios de cine teniendo la certeza de que algún día filmaría una película en su tierra roja.

La película que se estrena hoy en el complejo de cine Sunstars es un retrato intimista de un momento histórico, un reflejo de un país en crisis en los ojos de un hombre que busca comenzar, como todo un pueblo, de nuevo. Miguel vive en Buenos Aires. Dolores, su pareja, lo abandonó. En la depresión, en plena calle, deja todo y mientras camina decide volver al inicio. Por ello viaja a un pequeño pueblo del norte, donde conoció a Dolores y donde también vive su mejor amigo, Enrique. Ya en el pueblo, de noche, escucha gemidos de dolor en la casa vecina; al acercarse, encuentra a Lucy, una joven de trece años a punto de parir. Soledad nace con problemas y la única posibilidad es operarla en otra ciudad. Enrique convence a Lucy que llevará a Soledad para operarse, Miguel mientras tanto buscará al padre de Soledad en Paraguay.

Para este filme, González convocó a los que recorrieron junto a él el camino del cine. Afectivamente está ligado a Rosario y de allí se desprendieron los técnicos que apoyaron su realización y tanto actores como Miguel Franchi, protagonista de la película, como también los que interpretaron pequeños papeles: Tito Gómez, Idilia Solari y Bárbara Peters. La idea de “La soledad” comenzó a fines del 2002 y el primer apoyo que tuvo fue de Enrique Liporace, quien aceptó el papel e impulsó las ganas de darle forma al personaje. Manteniendo la idea de realizar una película local se realizó un casting que convocó a más de 300 personas y del cual surgió Lucy, Florencia Vallejos, una nena de doce años de Posadas, que realizará su primera aparición en cine. Todo el elenco secundario se completó con actores no profesionales, personas del pueblo que decidieron actuar en la “primera película de un iguazuense”.

El rodaje

El Chango Spasiuk participó a través de la música, que compuso luego de leer el guión, el tema que sería la inspiración de la película “Mi pueblo, mi casa, la soledad,” y que luego editó en su disco “Tareferos de mis pagos”. En febrero comenzó el rodaje y por cuatro semanas en la ciudad de Iguazú se vivió la magia del cine. Todos colaboraron con la filmación casi como si fueran parte de ese gran esfuerzo. “La soledad” fue una experiencia enorme, porque lo mágico fue lo que sucedió en ese pueblo que hoy en día ansía que algo similar vuelva a suceder y espera ansioso la proyección del film.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE