Acuerdo entre la comunidad gitana y vecinos de Villa Dolores para que no haya amenazas ni discriminación

Con la mediación de la subsecretaría de Relaciones con la Comunidad, esta tarde acordaron un marco de convivencia en general los gitanos de la avenida Quaranta con vecinos de la zona de Villa Dolores. Según el titular del área gubernamental, Daniel Domínguez, se trata de un acuerdo de «seis cláusulas donde no se negocia el cumplimiento de las leyes, sí de respeto de las buenas costumbres, de la moral y de la ética». Estuvieron presentes por parte de los miembros de la comunidad gitana, representantes de tres familias, de apellidos Traico, Marcos y Miguel Yany como conciliador, y cuatro vecinos representantes de esa amplia zona comercial y vecinal, entre ellos Hugo Peña.

Este acuerdo fue necesario por los problemas que se originaron luego de la muerte de un gitano a manos del comerciante Altamirano, tras el cual la familia del mismo debió mudarse del lugar custodiada por la policía ante las amenazas de muerte por parte de los paisanos.

Aunque por el tema de la convivencia «este conflicto lleva mucho tiempo y tenemos esperanza que se solucione, y vamos a monitorear y estaremos atento a esta situación, creo que la solucion final y de fondo debe pasar por la educación y la necesidad que haya aulas satélites para algunos de los hijos de los gitanos que no están yendo a la escuela y estamos en proceso con el Ministerio de Educación para encontrar la forma a través de algunos planes de alfabetización», dijo Domínguez.

El acuerdo fue «de un compromiso que no haya más amenazas ni discriminación», agregó el funcionario.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE