El capital humano y social como base de crecimiento económico de la región

Las tendencias mundiales sobre el excedente de oferta laboral no calificada marca a estos dos aspectos como uno de los principales desafíos a atender en el futuro. Así lo plantearon investigadores de la Regional Nea de Fundación Mediterránea. “El crecimiento económico estará relacionado a la productividad que se logre del recurso humano en la región con mayor calificación y el factor clave será la inversión en educación”, advirtió Gerardo Alonzo Schwarz.

Los empresarios socios de la Regional Nea de la Fundación Mediterránea, preocupados sobre los acontecimientos económicos y sociales que impactan en la comunidad -relacionados a la salud, la educación, el desempleo, la pobreza y la desnutrición-, decidieron abordar en la última reunión del año dos temas que de gran trascendencia mundial y regional: el Capital Humano y el Capital Social; y la Desnutrición Infantil.

En ese marco, en primer lugar, el gerente Gerardo Alonzo Schwarz, se refirió al “Capital Social y Capital Humano en la Región NEA, en el marco del crecimiento económico actual”; explicando en detalle su influencia en el mundo y los motivos por el cuál debiera importar cada vez más a las empresas el desarrollo de estos dos aspectos.

En segundo lugar, Adolfo Navajas (h), gerente de Gestión del Grupo Las Marías, expuso las acciones que impulsan en Gobernador Virasoro, Corrientes, a través del Banco de Alimento del Ombú y la Cooperadora para la Nutrición Infantil (Conin). (Ver noticia relacionada)

“¿Por qué nos tiene que importar desde nuestra visión empresaria el Capital Humano y el Capital Social?¿en qué podría influir en nuestra economía o cuál sería su impacto regional?”, se preguntó Gerardo A. Schwarz . Al mismo tiempo, respondió: “todos son interrogantes que debieran interesarnos porque este capital humano y social será el que nos permitirá romper el círculo vicioso de la pobreza”, dijo.

“El crecimiento económico estará relacionado a la productividad que se logre del recurso humano en la región con mayor calificación y el factor clave será la inversión en educación. Pero este proceso debe ir acompañado también del Capital Social, como guía para generar este capital humano; y la relación entre el sector privado y publico. Todo dependerá de la capacitación y la valorización que se le quiera dar en la región a estos dos aspectos esenciales que serán esenciales para el crecimiento”, afirmó Schwarz.

Capital Humano

La visión planteada por Naciones Unidas, Banco Mundial y demás organizaciones internacionales, definen al Capital Humano en tres dimensiones: la económica (habitantes, poder adquisitivo, etc.); la educativa (tasa de analfabetismo, disponibilidad de mano de obra capacitada, etc); y por la salud (condiciones mínimas, agua potable, expectativas de vida y demás).

“La productividad de una sociedad esta relacionada por la disponibilidad de recursos naturales; la inversión y capital físico; y el capital humano y el Capital social. El capital humano tiene entre los aspectos esenciales, las habilidades reconocidas por el mercado local, que es cuando la mayor parte de la población tiene un titulo terciario o universitario; y además tiene un reconocimiento económico por parte de las empresas”.

Por otra parte, tiene otros elementos que no son tan simples de evaluar, que tienen que ver con las habilidades y las aptitudes que existen en la sociedad, y que también modificará el escenario laboral. “No es lo mismo tener un personal igualmente capacitado, pero que algunos tengan motivación a emprender nuevas ideas y generar proyectos para mejoras en su sector, a otros que no lo hagan”, explicó.

Capital social

Paralelamente, se cuenta con un Capital Social que presenta un escenario más complejo de definir, que hace referencia “a la capacidad y liderazgo que se tienen para utilizar los recursos favorables al desarrollo”, según Naciones Unidas.

Para Gerardo Schwarz también se podría definir como “redes y vinculaciones integradas por distintos sectores de la sociedad, que no son ni el sector privado ni el sector público, sino las vinculaciones entre ellas y los valores que tienen estas sociedades que los lleva a cooperar entre sí para alcanzar un objetivo común en beneficio de toda la sociedad”.

La tendencia mundial indica que los sectores asociados a menores recursos tienen dificultades en el acceso al financiamiento; hay problemas educativos -alta tasa de repitencia y de analfabetismo-; hay problemas de inserción laboral por la falta de calificación de mano de obra, y demás.
“Todos estos problemas inherentes al sector educativo van a influir en la productividad total de la economía”, explicó el directivo de la Fundación. “Los problemas sanitarios, que generan ausentismo laboral es otro aspecto, por lo tanto, hay menos nivel de trabajo y de producción por persona. También hay baja capacidad de adoptar y generar nuevas tecnologías, falta personal calificado, etcétera. Esto es lo que hace que el Capital Humano que exista en la región esté íntimamente relacionado al fortalecimiento del Capital Social, porque de lo contrario, todo esto se traslada fortaleciendo los niveles de pobreza y disminuyendo el crecimiento de la región y a los socios que en ella se establezcan”, advirtió.

El capital humano tiende a solucionar muchos de estos componentes, y el capital social permite la cooperación entre sí, fortaleciendo los vínculos entre actores del sector privado y publico. “Los aportes posibles de la empresa a las redes, no pasa exclusivamente por el monetario, a veces pueden servir más un programa de voluntariado o de desarrollo comunitario y demás”, aseguró.

Tendencias

Finalmente, el economista se refirió a los desafíos que se enfrentara ante el contexto mundial sobre estos dos aspectos (Humano y Social) ante el riesgo por el incremento del ingreso al mercado laboral mundial de millones de trabajadores de escasa calificación. “En el largo plazo, se estima que esta situación afectará el proceso de la oferta laboral por el avance de dos países industriales: China e India. China tiene un importante número de trabajadores calificados, pero es mucho mayor el número de los no calificados, que da como consecuencia mayores rentabilidades al capital”.

Según el gobierno chino, la tendencia en el largo plazo indica que existen 150 millones de personas que son excedentes de mano de obra en su campo laboral, y con baja calificación laboral estos pueden ser incorporados al sistema laboral con salarios muy bajos. “¿Podemos competir con esto?, creo que no”, sostuvo Schwarz. “Sobre este aspecto habrá que trabajar, pero en conclusión, se debe tener en cuenta que está muy claro la relación Capital Humano y crecimiento económico; y el capital social como guía para generar este capital humano y la relación entre el sector privado y publico”, subrayó el profesional. “Todo dependerá de la capacitación y la valorización que se le quiera dar en la región sobre estos dos aspectos esenciales para el crecimiento”, concluyó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE