El Congreso del PJ le dio la espalda a Viana y no se acortan los mandatos

RELACIONADAS

No hubo quórum para debatir la propuesta. Hubo una negociación previa del senador Ramón Puerta, Julio Héctor “Cachilo” Rodríguez y la liga de intendentes para rechazar la iniciativa. El presidente del Congreso dijo que los que le votaron en contra se deben hacer cargo de la crisis del partido. Se hará un frente “kirchnerista”

Discusiones. Viana no consiguió todo el apoyo que buscaba para consolidar su poder como conductor del PJ.	Del otro lado. Puerta manejó los hilos como un congresal más.

Discusiones. Viana no consiguió todo el apoyo que buscaba para consolidar su poder como conductor del PJ. Del otro lado. Puerta manejó los hilos como un congresal más.

[su_note note_color=”#cdcdcd”]"El menemismo sigue manejando el partido y el peronismo se perdió una oportunidad de aggionarse", dijo un dirigente[/su_note]El Congreso del Partido Justicialista le dio la espada a su presidente, Luis Viana, quien no pudo imponer la idea de hacer caducar los mandatos para cambiar la conducción de cara a las elecciones partidarias. Los votos no le alcanzaron y anoche se planteaba su continuidad al frente al presidente del Congreso, pero ya Viana anticipó que armará una línea interna para enfrentar a los que anoche se le opusieron y armar un “nuevo peronismo”.

Fue el propio senador Ramón Puerta el que enarboló la bandera en contra, a lo que también se sumaron agrupaciones como Compromiso Justicialista, de Diego Sartori y Humberto Schiavonni, los dirigentes que responden al presidente del Consejo Político, Julio Héctor “Cachilo” Rodríguez y la liga de intendentes, que conduce Emilio Kakubur.

En cambio, hubo consenso para normalizar las ramas femeninas y de la Juventud y los consejos políticos municipales, que en muchos municipios están acéfalos por una fuga masiva de dirigentes hacia el Frente Renovador después de la derrota del 28 de septiembre de 2003.

En el cónclave Viana pretendía afianzar su poder en la conducción siendo ratificado después de que el Congreso autorice la caducidad de los mandatos, pero los sectores que se opusieron a su propuesta, insistieron en la posibilidad de que se judicialice la situación.

En rigor, el acuerdo para rechazar la propuesta del presidente del Congreso había nacido días antes en negociaciones entre Puerta, Rodríguez, Kakubur y otros. Varios congresales admitieron estar en la vereda de enfrente a la del Presidente Néstor Kirchner en las elecciones pasadas, pero se aprobó la conformación de un frente “liderado por el PJ” para apoyarlo en su idea de plebiscitar su gestión en las elecciones legislativas de octubre.

No hubo grandes ataques contra el Gobierno provincial, sino extensas discusiones sobre cuestiones internas. Lo más duro fue lo de Rolo Dalmau: trató de “cagones” (sic) al partido por no haber expulsado a Juan Manuel Irrazábal y Julio Humada y ahora subirse a la ola kirchnerista a la que ambos apoyaron desde el inicio.

Subirse a la ola K

El Congreso del PJ fue armado para que su presidente, Luis Viana mantenga y acreciente el poder partidario con su idea de caducar todos los mandatos y presentarse a una nueva elección. Pero los papeles fueron cambiados sobre la marcha y no pudo lograr su objetivo. El principal argumento esgrimido por Ramón Puerta, uno de los que se opuso, es que “los tiempos no dan”, aunque él estaba de acuerdo con las internas.
Viana insistió en que su propuesta era para darle una línea política al partido para saber “qué ofrecer a la sociedad”. Fue Viana el único que atacó abiertamente al Gobierno con acusaciones sobre corrupción y persecusión a los intendentes y dirigentes justicialistas.
Pero también recibió duras críticas de parte de los congresales: le cuestionaron que el partido esté copado por guardias de la Legislatura “armados” y que el congreso extraordinario no tenía validez.

El Congreso del PJ le dio la espalda a Viana y no se acortan los mandatos

No hubo quórum para debatir la propuesta. Hubo una negociación previa del senador Ramón Puerta, Julio Héctor “Cachilo” Rodríguez y la liga de intendentes para rechazar la iniciativa. El presidente del Congreso dijo que los que le votaron en contra se deben hacer cargo de la crisis del partido. Se hará un frente “kirchnerista”

Discusiones. Viana no consiguió todo el apoyo que buscaba para consolidar su poder como conductor del PJ.	Del otro lado. Puerta manejó los hilos como un congresal más.

Discusiones. Viana no consiguió todo el apoyo que buscaba para consolidar su poder como conductor del PJ. Del otro lado. Puerta manejó los hilos como un congresal más.

[su_note note_color=”#cdcdcd”]"El menemismo sigue manejando el partido y el peronismo se perdió una oportunidad de aggionarse", dijo un dirigente[/su_note]El Congreso del Partido Justicialista le dio la espada a su presidente, Luis Viana, quien no pudo imponer la idea de hacer caducar los mandatos para cambiar la conducción de cara a las elecciones partidarias. Los votos no le alcanzaron y anoche se planteaba su continuidad al frente al presidente del Congreso, pero ya Viana anticipó que armará una línea interna para enfrentar a los que anoche se le opusieron y armar un “nuevo peronismo”.

Fue el propio senador Ramón Puerta el que enarboló la bandera en contra, a lo que también se sumaron agrupaciones como Compromiso Justicialista, de Diego Sartori y Humberto Schiavonni, los dirigentes que responden al presidente del Consejo Político, Julio Héctor “Cachilo” Rodríguez y la liga de intendentes, que conduce Emilio Kakubur.

En cambio, hubo consenso para normalizar las ramas femeninas y de la Juventud y los consejos políticos municipales, que en muchos municipios están acéfalos por una fuga masiva de dirigentes hacia el Frente Renovador después de la derrota del 28 de septiembre de 2003.

En el cónclave Viana pretendía afianzar su poder en la conducción siendo ratificado después de que el Congreso autorice la caducidad de los mandatos, pero los sectores que se opusieron a su propuesta, insistieron en la posibilidad de que se judicialice la situación.

En rigor, el acuerdo para rechazar la propuesta del presidente del Congreso había nacido días antes en negociaciones entre Puerta, Rodríguez, Kakubur y otros. Varios congresales admitieron estar en la vereda de enfrente a la del Presidente Néstor Kirchner en las elecciones pasadas, pero se aprobó la conformación de un frente “liderado por el PJ” para apoyarlo en su idea de plebiscitar su gestión en las elecciones legislativas de octubre.

No hubo grandes ataques contra el Gobierno provincial, sino extensas discusiones sobre cuestiones internas. Lo más duro fue lo de Rolo Dalmau: trató de “cagones” (sic) al partido por no haber expulsado a Juan Manuel Irrazábal y Julio Humada y ahora subirse a la ola kirchnerista a la que ambos apoyaron desde el inicio.

Subirse a la ola K

El Congreso del PJ fue armado para que su presidente, Luis Viana mantenga y acreciente el poder partidario con su idea de caducar todos los mandatos y presentarse a una nueva elección. Pero los papeles fueron cambiados sobre la marcha y no pudo lograr su objetivo. El principal argumento esgrimido por Ramón Puerta, uno de los que se opuso, es que “los tiempos no dan”, aunque él estaba de acuerdo con las internas.
Viana insistió en que su propuesta era para darle una línea política al partido para saber “qué ofrecer a la sociedad”. Fue Viana el único que atacó abiertamente al Gobierno con acusaciones sobre corrupción y persecusión a los intendentes y dirigentes justicialistas.
Pero también recibió duras críticas de parte de los congresales: le cuestionaron que el partido esté copado por guardias de la Legislatura “armados” y que el congreso extraordinario no tenía validez.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE