Reconocido en una ronda de sospechosos

Mario “Neneco” González y su esposa están detenidos por su presunta vinculación con el crimen del remisero Arlindo Hartmann, quien fue ejecutado el Paraguay el 31 de enero pasado.
Esta semana el hombre fue reconocido por el hijo de la víctima como la persona que abordó el Peugeot 306 de la víctima para realizar un viaje a Posadas.
González ya había sido reconocido por Hartmann hijo a través de fotografías que le exhibieron en la Unidad Regional de Puerto Rico pocos días después del hallazgo del cadáver.
El defensor del imputado, Juan Abelardo Cristaldo admitió que el reconocimiento “fue positivo en el caso de González, no así de su esposa, Blanca Valdez”.
El letrado aseguró que no existen elementos de prueba en el expediente para que González continúe detenido. Es por eso que le pidió al juez de Instrucción de Puerto Rico, Ector Acosta, que le otorgue la libertad y lo considere simplemente un testigo sospechoso.
Cristaldo se quejó porque “ya están agotados los plazos para que el magistrado resuelva la situación procesal de mi cliente pero todavía estamos esperando”.
Hartmann fue contratado por una pareja el 31 de diciembre para realizar un viaje. El remisero salió del país por el puente San Roque González de Santa Cruz a bordo de su Peugeot 306, pero las autoridades migratorias no registraron a los ocupantes del rodado.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE