Macri consiguió un aplastante triunfo en el país pero en Misiones la renovación logró frenar la ola amarilla

Macri consiguió un aplastante triunfo en el país pero en Misiones la renovación logró frenar la ola amarilla

Macri logró el domingo el triunfo más contundente que haya tendido un gobierno nacional en elecciones legislativas desde la primavera alfosinista del ’85. Se quedó con más del 41 por ciento del total de los votos del país. Se impuso en 13 provincias y en 16 capitales de provincia. Ganó en los cinco distritos más grandes del país que albergan a más de 66 por ciento de los argentinos y en bastiones históricos de otras fuerzas, como Santa Cruz y La Rioja, peronistas desde la recuperación de la democracia, o Neuquén, donde el Movimiento Popular Neuquino había ganado todas las elecciones desde su creación en 1962.

Logró triunfos sorpresivos si se toman en cuenta los resultados de las PASO, como el de Salta donde el peronismo había ganado las primarias por más de 14 puntos y terminó perdiendo el domingo a manos de Cambiemos por 7 puntos, o el de Chaco donde dio vuelta una desventaja de 6 puntos.

En Buenos Aires, en la que era presentada como la madre de todas las batallas, Cambiemos revirtió el resultado de las PASO y logró imponerse por 4 puntos frente a la lista encabezada por Cristina Kirchner. En esa provincia, también logró resultados positivos en municipios del Conurbano que eran bastiones del kirchnerismo: ganó en Pilar y Lanús y achicó la brecha en Avellaneda, La Matanza y Merlo.

Pocas fuerzas provinciales consiguieron mantenerse en pie ante semejante ola amarilla que se extendió en todo el país. Una de ellas fue Misiones, donde el Frente Renovador ganó con más del 42,5 por ciento de los votos y por una diferencia de 10 puntos, lo que le valió 2 bancas del Senado, 2 de la Cámara baja y 10 de la Legislatura, lo que le permitirá ampliar a 24 su bloque de diputados provinciales.

El triunfo en escenario adverso le permitirá al gobernador Passalacqua negociar frente a Nación en una posición de fortaleza al ser de los pocos gobernadores no pertenecientes a Cambiemos que logró el respaldo de su pueblo en las urnas.

Para el oficialismo misionero las elecciones del domingo fueron las más desafiantes desde 2003. Por primera vez enfrentaba a un gobierno nacional de signo político distinto con alto grado de aceptación en la gente que hizo todo lo posible por impulsar a sus listas propias.

Desde la campaña de las PASO hasta el jueves anterior a las generales del domingo, Mauricio Macri visitó dos veces la provincia, también lo hicieron su vicepresidente Gabriela Michetti y las principales figuras de su gabinete, como Marcos Peña y Rogelio Frigerio. Ese respaldo en el territorio de los más significativos referentes de una fuerza política en franco crecimiento, impulsó las candidaturas de Cambiemos en Misiones al punto de llevar a esa fuerza a ganar en Posadas –por amplio margen-, Oberá y Puerto Iguazú.

Pero aún a contrapelo de la tendencia que marcaba el país, el Frente Renovador demostró estar a la altura del desafío y consiguió, además del triunfo global por 10 puntos, quedarse con 67 de los 75 municipios. Tal vez como nunca antes, la renovación debió ganar las elecciones por méritos propios, porque enfrente tenía una fuerza en pleno auge y con decisivo apoyo nacional.

Para que se diera el resultado del domingo, fue fundamental el manejo de alta política que viene llevando adelante el Gobierno provincial, en cabeza del gobernador Hugo Passalacqua y su vice Oscar Herrera Ahuad.

A diferencia de gobernadores opositores que se acercaron mucho al poder central, como Urubey en Salta o Schiaretti en Córdoba, y de otros dirigentes que mantuvieron una posición más hostil al presidente Macri, como Alicia y Cristina Kirchner; en Misiones Passalacqua y la renovación encontraron en una postura intermedia, la distancia justa que permite actuar con independencia sin caer en una oposición dura frente a un gobierno nacional al que la mayor parte de los argentinos respalda.

Oposición cordial y constructiva, pero oposición al fin, fue el concepto sobre el que el Gobierno provincial buscó construir una relación de beneficio mutuo con su par nacional. A casi dos años de iniciado ese camino, el electorado misionero le dio un respaldo mayoritario en las urnas a esa forma de hacer política.

El respeto y la sana convivencia política en Misiones permitieron una campaña limpia, sin golpes bajos. La figura de Passalacqua resultó fundamental dado su carácter afable y su voluntad de diálogo franco y constructivo con las demás fuerzas, que también aportaron lo suyo a favor de la coexistencia pacífica.

La defensa de los intereses de la provincia por sobre cualquier mandato partidario de orden nacional fue uno de los ejes de campaña de la renovación y uno de los argumentos principales sobre los que erigió su victoria. Entre los principales impulsores de este discurso está el candidato a senador Maurice Closs, quien en todo momento llamó a los misioneros a votar pensando en la provincia y advirtió que el nuevo Congreso debería resolver temas de importancia central para Misiones, como el reparto de los fondos federales y las reformas que pretende impulsar la Nación en materias fiscal, educativa, política y laboral.

El otro factor que indició de manera determinante en los resultados del domingo fue la gestión. Más allá de las campañas, está claro que luego de 14 años de gobierno los misioneros van a juzgar a la renovación por sus actos más que por sus palabras y ese juicio involucraría no solo a la gestión de Passalacqua, que no paró en ningún momento para hacer campaña, sino también a la de sus antecesores, Maurice Closs y Carlos Rovira. Por lo visto el domingo, el misionero sigue valorando como positivo al proceso que inició la renovación en 2003.

Municipio por municipio

El mapa electoral de Misiones muestra una tendencia muy marcada: Cambiemos crece en las grandes ciudades, especialmente las ubicadas en la zona del Paraná, el Pays se fortalece en los municipios tabacaleros y la Renovación da pelea en todos los frentes.

Conforme a este modelo, la mejor elección de Cambiemos fue en Posadas, donde ganó por más de 20 mil votos. También se impuso, aunque por muy escaso margen, en Puerto Iguazú y Oberá. En Eldorado, Puerto Rico, Jardín América, Garupá, Leandro N Alem, Candelaria y San Javier, se ubicó en un segundo lugar con relativa cercanía el Frente Renovador.

El desafío para el partido de los globos amarillos en Misiones será crecer en los municipios más pequeños, en la mayoría de los cuales gana con comodidad la Renovación. Como dato estadístico vale resaltar que en 28 municipios Cambiemos no logra superar la marca de los 500 votos, mientras que el Frente Renovador está por debajo de esa línea en solo 6 municipios.

Para el Frente Renovador el panorama es de una hegemonía casi total, salvo por Posadas que al igual que en 2013 fue la gran piedra en el zapato para este partido. Tomando en cuenta los restantes 74 municipios, la renovación obtiene más del 49 por ciento de los votos y se impone a Cambiemos por más de 81 mil votos de diferencia (18 puntos porcentuales) sobre un total de 450 mil votos, una verdadera paliza. Pero al incorporarse Posadas a la cuenta, la ventaja se reduce a 62 mil votos sobre un total de 623 mil votos, lo que equivale a casi 10 puntos porcentuales.

Como muestra de esta presencia predominante en territorio, el Frente Renovador ganó en 67 de los 75 municipios y ocupó el segundo puesto en los 8 en los que no consiguió imponerse. Posadas en el único punto del mapa en el que pierde por una cantidad considerable de votos –más de 20 mil-, el Colonia Aurora se ubica a 2.000 votos del PAyS, en Oberá a menos de 1.000 de Cambiemos y en los restantes cinco, pierde por menos de 500.

Elección histórica del PAyS

El enfrentamiento entre la renovación y Cambiemos polarizó las elecciones al punto que expresiones políticas que en elecciones anteriores habían alcanzado los votos suficientes para tener representación parlamentaria, esta vez se quedaron con las manos vacías, tales los casos de Unión Popular y los partidos que integraron el Frente Avancemos, que ponían en juego 5 bancas.

La única fuerza que logró romper el molde fue el Partido Agrario y Social (PAyS), que por primera vez se impuso en cinco municipios y consiguió tres bancas de la legislatura provincial.

Los municipios en los que ganó el frente conducido por Héctor “Cacho” Bárbaro, tienen como denominador común una alta proporción de población rural y una incidencia relevante de la actividad tabacalera: San Vicente, El Soberbio, Colonia Aurora, Mojón Grande y Dos Arroyos.

La principal materia pendiente para este frente que se consolidó como tercera fuerza en Misiones, será crecer en los municipios más poblados. En las elecciones del domingo se quedó con menos del 6,5 por ciento en el acumulado de los cinco distritos más grandes: Posadas, Oberá, Eldorado, Garupá e Iguazú, donde está más del 47 por ciento del total de los votos de la provincia.

Conclusiones electorales

  • Mandatarios con respaldo: Tanto Macri como Passalacqua consiguieron el apoyo de las urnas a sus respectivas gestiones, lo que los ubica en posición de fortaleza para lo que resta de sus períodos.
  • Barco sin rumbo: La oposición al gobierno nacional se quedó sin un liderazgo claro. Dentro del justicialismo Cristina Kirchner fue, por lejos, quien más votos obtuvo, sin embargo eso no le alcanzó para ganar en su territorio más fuerte y su alto nivel de imagen negativa plantea serias dudas respecto a cuál sería su techo de votos. Otras figuras que aspiraban a conducir al peronismo, como Sergio Massa, Manuel Urtubey, Juan Schiaretti o Florencio Randazzo, quedaron desdibujados por la falta de respaldo en las urnas.
  • Lugar de privilegio: Habiendo logrado una ventaja de dos dígitos en su provincia, el gobernador misionero se destaca entre los demás mandatarios no alineados con el gobierno nacional y se erige como una voz autorizada para representar a ese sector en las discusiones por las reformas que pretende introducir el gobierno nacional. El triunfo del domingo le otorga además al mandatario misionero un mayor margen de maniobra para gestionar frente a Nación algunas de las reivindicaciones histórica que largamente reclama la provincia.
  • Representantes de lujo: Más allá de la lectura política que pueda hacerse en relación a los números, las elecciones del domingo en Misiones dejaran como legado principal un gran aporte a la calidad de su representación legislativa nacional porque todos los diputados y senadores que asumirán el 10 de diciembre en nombre de la provincia tienen sobrado prestigio y demostrado conocimiento. Maurice Closs llegará con el respaldo de dos períodos como gobernador, dos años como senador y otros dos como diputado nacional; Humberto Schiavoni, presidente del PRO a escala nacional, es un hombre con llegada directa a Macri y peso específico propio en Cambiemos y más concretamente dentro del núcleo duro del PRO donde se toman las decisiones; Ricardo Wellbach tiene un profundo conocimiento de la provincia y contacto privilegiado con intendentes y dirigentes políticos y sociales a lo largo y ancho del territorio misionero; Luis Pastori se destaca por su conocimiento técnico, especialmente en materia presupuestal, aspecto en el que resaltó durante los cuatro años en los que integró la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja.
  • Mayoría: La renovación ganó un diputado provincial y ampliará a 24 su representación legislativa, lo que le garantiza dos años más de mayoría propia.
  • Uno menos: La oposición tendrá un diputado menos pero tendrá bloques más numerosos, el de Cambiemos pasará de 6 a 10 representantes y el del PAyS, de 3 a 4.
  • Polarización: Sólo el PAyS logró mantenerse en pie ante el crecimiento que tuvieron tanto la renovación como Cambiemos. Partidos como Unión Popular, Trabajo y Progreso (de Claudio Wipplinger), Vanguardia Radical (radicalismo no alineado a Cambiemos) o Salud Educación y Trabajo (Ramón Velázquez) tuvieron una cosecha de votos muy pobre que les impidió acceder siquiera a una banca en la Legislatura.
  • Materias pendientes: De cara a 2019, la renovación deberá replantearse la estrategia para seducir al electorado posadeño que en su mayoría se volcó a Cambiemos. En la vereda opuesta, el partido de los globos amarillos deberá encontrar la manera de atraer a votantes de habitan fuera de los cinco municipios más grandes de la provincia, en los que pierde por abrumadora diferencia contra el Frente Renovador.

Cambios de fondo

Con el resultado de las parlamentarias en la mano, el presidente Macri no perdió tiempo y en la mañana del lunes luego de reunir a su gabinete de ministros, salió en conferencia de prensa a convocar a los gobernadores para dar comienzo a una etapa que llamó de transformaciones. Al otro día ya le puso fecha, se reunirá con los gobernadores el 6 de noviembre, antes que se conforme el nuevo Congreso con los legisladores recientemente electos.

Entre la amplia agenda de reformas que pretende llevar adelante el Gobierno nacional y que abarcaría aspectos como el fiscal, educativo, político y laboral, hay uno que se presenta como el más urgente para Misiones: la discusión del reparto de los recursos federales.

Para la provincia el tema representa al mismo tiempo una amenaza y una oportunidad. Es una amenaza porque detrás del replanteo de la distribución de los recursos federales está el reclamo de Eugenia Vidal para que se actualice el Fondo del Conurbano, lo que implicaría la resignación de fondos coparticipables que ahora se reparten entre de las demás provincias.

Más allá de que funcionarios nacionales aseguraron varias veces que se buscaría una salida política al planteo formulado ante la Corte Suprema por Vidal y que ninguna provincia perdería recursos a causa de ello, lo más probable es que para cuando inicie la discusión, Vidal ya cuente con un fallo que se presume favorable, lo que fortalecería su posición en esa mesa de negociación política que propone el Gobierno nacional.

Pero la apertura del debate también es una oportunidad, porque establecerá el marco adecuado para que Misiones pueda reclamar la restitución del 30 por ciento de coparticipación que resignaron administraciones provinciales anteriores.

Epílogo y apostillas

Los resultados del domingo pasado mostraron otra vez que la fortaleza de la renovación no tiene fisuras en el ámbito provincial y que la estrategia fue muy bien desarrollada por los dos hombres con mejor imagen política dentro de la provincia: Hugo Passalacqua y Oscar Herrera.

El miércoles, en declaraciones efectuadas al periodismo Passalacqua dejó en claro que el hombre en la línea de sucesión es Oscar Herrera y que después de 2019 volverá a dar clases a la universidad, pero si el proyecto lo necesita, con total humildad en 2023 estará nuevamente al servicio de la renovación.

Conocidos los resultados provisorios se inició una férrea disputa entre Cambiemos y el PAyS por la última banca en juego. Según los datos del lunes, Cambiemos se quedaba con 8 bancas y el PAyS con 2, pero solo 96 votos separaban al partido liderado por Bárbaro de obtener una tercera banca.

A pesar del clima de tensión, el trabajo de la justicia electoral fue rápido, eficiente y transparente, lo que permitió que el jueves se conocieran los datos finales que terminaron otorgándole al Pays su tercera en detrimento de la octava de Cambiemos.

La disputa voto a voto hizo perder la línea a más de un dirigente y provocó discusiones acaloradas durante el escrutinio definitivo. Uno de los cruces más picantes se dio entre Cacho Bárbaro y el diputado radical Gustavo González, cuando el fundador del PAyS intentó restregarle una planilla en la cara a González para que este se “sacara las dudas” y tomara en cuenta que “ni siquiera” había logrado ganar en su natal Eldorado.

Las elecciones reforzaron algunos liderazgos, como el de Macri y el Passalacqua y dejaron un gran interrogante en relación al futuro de otras figuras, como Cristina, Massa y Randazzo. Terminado el tiempo electoral, comienza el de las reformas, que genera al mismo tiempo preocupación y esperanza. Cualquiera sea el resultado de esos procesos, el pueblo volverá a tener en sus manos la posibilidad de consolidar los liderazgos vigentes o de apostar a otras figuras y otras propuestas, pero será recién dentro de dos años.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE