El desafío de lograr mayor apoyo para la gestión de conservación en el Corredor Biológico

Las iniciativas en el Corredor Biológico Urugua-í – Foerster existen porque hay compromiso y voluntad de sus propietarios o instituciones, en el caso de ONGs, que buscan contribuir a la conservación y restauración de la selva misionera. Pero como toda iniciativa de este tipo, surgen necesidades que requieren del apoyo de otras instituciones, del Estado y de los visitantes.

“Dentro del corredor biológico Urugua-í – Foerster el paisaje fue avanzando en un proceso constante de regeneración, y esto se observa en las imágenes satelitales y fotos aéreas. Sin embargo, cuando salimos del corredor, la situación de las áreas naturales lindantes es un poco más preocupante”, dijo Diego Varela.

“Si bien no hay grandes desmontes como antes, el bosque no se recupera y se va perdiendo o degradando en forma lenta, pero constante. Son necesarias iniciativas para revertir este proceso, buscando alternativas de producción más amigables con el bosque nativo y la naturaleza, como la producción agroecológica y los sistemas agroforestales. También, hay que seguir apostando a las áreas naturales protegidas públicas y privadas, la restauración de corredores biológicos y la promoción del ecoturismo”, reflexionó el profesional.

 

Formalidad institucional

Por otra parte, sostuvo que “uno de los problemas más serios que enfrentamos a diario en la zona, sin duda es la caza furtiva en las propiedades. Sería muy importante que el Ministerio de Ecología brinde más apoyo a estas iniciativas privadas de conservación a través, por ejemplo, de un reconocimiento formal del corredor biológico y de la implementación de un puesto de guardaparques permanente en la zona. Desde Conservación Argentina podríamos contribuir con la infraestructura necesaria para que funcione un destacamento que de apoyo en control y vigilancia, entre otros aspectos relacionados a la conservación del corredor biológico”, explico Diego Varela, al ser consultado por ArgentinaForestal.com respecto de las limitantes y problemas con las que se encuentran los privados para sostener el trabajo de conservación en el área.

Otro aspecto al que se refirió como muy importante de abordar por las autoridades “es la situación legal del Parque Provincial Segismundo Welcz, actualmente ocupado y sujeto a impactos ambientales asociados a la ganadería, cacería y la tala de árboles.  Para que se entienda, del área núcleo del Corredor Biológico, la única área donde se registraron desmontes y además persisten impactos de la cacería y la ganadería dentro de la selva es, paradójicamente, dentro del Parque Provincial Segismundo Welcz”, sostuvo con preocupación el profesional.

 

A la espera de su protección

“La implementación de este parque provincial en la actualidad figura solo en los papeles, aún es una gran deuda a la conservación y a la memoria de Segismundo Welcz, nombre que fue puesto en honor a un guardaparque pionero del sistema de parques provinciales de Misiones”, recalcó Varela en la entrevista con ArgentinaForestal.com.

Desde Conservación Argentina marcaron su posición respecto a la situación del PP Segismundo Welcz, un área natural “lleva 10 años esperando que los protejan”.

El Parque fue declarado por ley provincial el 5 de julio de 2007. “Ese día, en la Legislatura de Misiones, diputados, colegas y amigos le realizaron un merecido homenaje en vida a don Segismundo Welcz, el pionero de los guardaparques y del sistema de áreas naturales protegidas de Misiones. El nuevo parque provincial llevaría su nombre. En diciembre de ese mismo año recibimos la triste noticia de su fallecimiento. Ahora, pasaron 10 años desde aquella sanción de la Ley de creación, pero las 209 hectáreas del área natural se encuentra ocupada ilegalmente por un empresario ganadero y el Ministerio de Ecología de Misiones todavía no logró tomar posesión del parque”, precisó Varela.

El caso está en la Justicia de Misiones, pero sus tiempos para el daño ambiental son preocupantes, ya que mientras no se resuelve la situación jurídica y socioeconómica del área, continúan avanzando con los desmontes, la degradación del bosque nativo por la ganadería y la caza furtiva.

“A pesar de su pequeño tamaño, esta área se ubica en un área clave dentro del Corredor Biológico Urugua-í – Foerster. Desde las ONGs conservacionistas, como Conservación Argentina y la Fundación Vida Silvestre, desde hace años nos preocupamos por esta área, trabajamos por su conservación y ofrecimos nuestro apoyo para que la Provincia implemente el área protegida. Desde el sector privado se avanzó en la creación e implementación de varias reservas naturales privadas que permiten el funcionamiento del corredor biológico y posibilitó la recuperación del bosque nativo y la fauna silvestre. El  corredor biológico ahora posee emprendimientos ecoturísticos que están permitiendo un desarrollo más sustentable para el corredor y ofreciendo alternativas de empleo para la población local. Es muy importante que el gobierno de Misiones convierta finalmente en una realidad este parque provincial, por la memoria de Don Segismundo Welcz y por la protección un área de gran importancia para la biodiversidad y el desarrollo local”, concluyó Varela.

 

 

Por Patricia Escobar 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE